domingo, 5 de abril de 2015

Los mejores pensamientos de Marco Aurelio - Meditaciones (3)


En el repaso concienzudo que estamos dando al libro que recoge los Pensamientos o Meditaciones del filósofo y emperador romano Marco Aurelio, hoy nos toca acercarnos al libro III, del cual rescatamos los siguientes pensamientos. Son auténticas perlas para quien las sepa apreciar. No está hecha la miel para la boca del asno, dice un popular dicho que para este caso particular quizá venga que ni pintado. ¿Libros de autoayuda? ¡Cuántos no copiaran a Marco Aurelio! ¿Hay alguna otra parte mejor donde ir a beber que aquí! Beber para vivir, para saber vivir, para vivir al menos de una manera más reposada, más inteligente, más sublime a fin de cuentas. Marco Aurelio se aparta a la orilla del mundo, para observar; se aparta al margen de lo que significa ser hombre, para extraer unas conclusiones que luego nos ofrece como consejos de un modelo de vida, de ser hombre. Son los que aquí recojo fragmentos tan solo. El libro completo es lo que recomiendo, donde estos tales encuentran natural acomodo.


Libro III (fragmentos):

IV:

El corto espacio de tiempo que te queda por vivir no lo malgastes en pensar en los asuntos de otro, a menos que estos no sean un bien para la sociedad. No podrás ocuparte de lo que otro hace, y de por qué lo hace, de lo que dice o piensa, de las intrigas que trama o de otra cosa cualquiera por el estilo, so pena de faltar también a otro cualquiera de tus deberes.


IX:

Que tu entendimiento, que juzga todo, te inspire una especie de culto. El punto esencial estriba en no admitir ninguna opinión contraria al orden general del mundo o a la naturaleza de un ser racional.


X:

Ten presente, pues, estas prescripciones, y deja a un lado todo lo demás. No olvides tampoco que la vida se limita para cada uno de nosotros al tiempo presente, que solo es fugaz intervalo; el resto de la existencia no existe, es incierto. Por consiguiente, la vida de todo ser no representa casi nada; el lugar donde transcurre no es más que un rincón insignificante de la tierra y la reputación más duradera que uno deja tras de sí apenas si vale algo: se transmite como una sucesión de individuos que a su vez deber ser presa de la muerte, a seres raquíticos que no se conocen a ellos mismos y que, como es natural, conocen mucho menos todavía al que no existe hace mucho tiempo.


XII:

Si cumples tu cometido en el presente según la recta razón con cuidado, persistencia y serenidad, sin distraerte en nada extraño; si conservas en pureza el genio divino que te anima, como si tuvieras que restituirlo en cualquier instante; si apegado a estos mismos principios no te ves atormentado por el deseo o por el temor; si te limitas a hacer lo que haces conforme a la naturaleza de tu ser y decir sencillamente la verdad en todos tus discursos y en todas tus palabras, vivirás feliz. Luego nadie pude impedirte que te conduzcas de este modo.


Los mejores pensamientos (1)
Los mejores pensamientos (2)

Selección propia (ÁCS)

1 comentario:

  1. Uno de los grandes pensadores de una Roma a la que, poco a poco, la empezaba a acechar la decadencia. Aunque el personaje histórico más interesante, para mí de Roma, es Claudio. Genial pensador. Abrazos, Ángel.

    ResponderEliminar