jueves, 30 de mayo de 2019

LEIVA - Nuclear (2019). Crítica review


por Alberto Iniesta (@Radiorock70)
del blog Discos




La zona de confort puede representar un peligro mucho mayor de lo que cabría pensar para la carrera de cualquier artista. Especialmente si, como sucede en el caso de Leiva, las veces donde sus canciones han traspasado esa frontera marcada por la seguridad de los mismos acordes de siempre suelen coincidir con los mejores momentos de sus discos. Precisamente, voy a comenzar deteniéndome en el análisis del concepto disco para Leiva: En sus tres primeras entregas en solateras (este Nuclear supone el cuarto LP de su trayectoria sin Pereza) se mantenía la idea de rodear al single de éxito (Eme, Terriblemente Cruel y Sincericidio) de momentos donde la brillantez convivía con momentos que, pese a sobrevolar la idea del vencer, no terminaban de afianzarse en la idea del convencer. Probablemente, Pólvora sea el disco donde abundan en mayor cantidad los momentos memorables, mientras que Diciembre y Monstruos sufrían de ese mal tan común en la música que es el quiero y no puedo. Con respecto a esa idea, pese a contar con varios temas donde no termina de rematar a gol. lo cierto es que este Nuclear mejora a su predecesor.




Expertos da un pistoletazo de salida con un aire añejo que supone un viaje a mitad de camino entre El Último Incendio y Estrella Polar, pero con las revoluciones mucho más bajas y una peligrosa sensación de monotonía que crece con el paso de los minutos. Con todo, imposible no destacar esa danza de araña de la letra, guiño a los Buenas Noches Rose. Superpoderes arranca con ingredientes más sólidos que se desvanecen por completo al llegar al estribillo. Algo similar sucede con El Gigante De Big Fish, donde lo musical le hace sombra con descaro a una lírica que se distribuye de manera irregular a lo largo del disco. Llega entonces No Te Preocupes Por Mí, el single elegido en esta ocasión para promocionar el disco, con ese aire de grandeza que tanto caracteriza a las buenas canciones, pero que pide a gritos una segunda estrofa para entrar en el olimpo de las Amelie, Vis A Vis, Vértigo o La Llamada.




Nuclear, una de las más eléctricas del disco además de ejercer de tema homónimo, supone ese ejercicio de apostar por una subida de la marea para alterar las aguas tranquilas del disco en clave de rock. Como Si Fueras A Morir Mañana viene a recordarte aquello que cantaba Jorge del tipo del espejo con cara de conejo: “odio al tipo del espejo unas 7 veces por semana”. Pese a las apariencias, es una apuesta de lleno por el optimismo más salvaje y animal. Costa de Oaxaca, musicalmente, se encuentra entre las cimas del disco, con la certeza absoluta de que podría tratarse de uno de los puntos de partida para un futurible disco.




Pero lo cierto es que todo el disco descansa a la sombra de Godzilla, canción donde letra y música se fusionan con una naturalidad sobrecogedora. Memorable el momento donde se contempla la posibilidad de algo tan ambiguo y utópico como luchar contra el mal, sucediendo al contrario con el olvido de una persona concreta.

Un paso más de un músico que, en contra de la sensación que dejaba la escucha de Aviones, el último disco de Pereza, parece que definitivamente es más de canciones que de LPs, más de instantes al azar que de momentos de larga duración.

Nuclear

No Te Preocupes Por Mí

Godzilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario