viernes, 3 de mayo de 2019

Crítica de "BEAUTIFUL BEAST" (Toshiharu Ikeda, 1995): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Beautiful Beast es una película japonesa de mediados de los 90 protagonizada por Kaori Shimamura en el papel de una joven y guapa china llamada Ran que desembarca en Japón con la misión de matar a un jefe yakuza. Pero un camarero –Yoiji Fujinami, antiguo gangster reciclado- se cruzará en su vida y la joven asesina se enamorará de él. En realidad, al poco de conocerse y tras diez minutos escasos de película ya estarán fornicando sobre la barra del bar pero, bueno, piltrafillas, ese es el devenir habitual en este tipo de cine.






Total, que entre los miembros de la banda del desaparecido jefe yakuza crecerá la ira y la necesidad de encontrar a la culpable del asesinato y las sospechas no tardarán en recaer acertadamente –lo que no deja de ser una coincidencia demasiado increíble- sobre un grupo mafioso de Hong Kong llamado los intocables que en sus filas tienen a una mujer llamada la Orquídea negra.






Así pues, mientras se esconde de sus perseguidores y de la policía, Ran conocerá a una puta china convertida en una suerte de esclava sexual que -como ella misma dice- le chupa las partes íntimas a caballeros adinerados para poder devolver un préstamo, una joven risueña que pese a todo no pierde la sonrisa. Finalmente conoceremos el verdadero propósito de Ran, que no es otro que matar al delincuente que años atrás causó la muerte de su hermana pequeña.

Beautiful Beast es la típica cinta nipona con belleza vengadora al frente y escenas de gran violencia que se alternan con algún que otro interludio erótico de lo más light, es decir, otro ejemplo del cine japonés de yakuzas de serie B que tanto me atrae y del que ya os he ofrecido diversas críticas a lo largo de la historia mi blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario