domingo, 14 de abril de 2019

Las mejores películas de 1980 - Lo mejor del cine de ese año

El hombre elefante.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Un año de calidad media correcta tirando a vulgar, sobre todo comparándola con años anteriores, incluso próximos a este, pero con unas cimas numerosas y excepcionales, donde además destaca la presencia de cineastas como Scorsese, Kubrick, De Palma, Bergman, Lynch, Truffaut, Kurosawa, Redford, Carpenter, Woody Allen…, por lo que además de talento y grandes películas predominaron y relucieron, especialmente, los trabajos de género, en el terror, la Ciencia Ficción, el thriller, la acción…

El imperio contraataca.


Es una declaración de intenciones para el primer año de la década de los 80. Para muchos es la peor década de la historia, al zambullirse en un cine más lúdico, frívolo, de géneros considerados “menos serios”, alejados de temáticas más comprometidas, sobre todo en las cintas que más gustaron al público. Los citados: Ciencia Ficción, Aventuras, Terror, Thriller, Acción…


Aterriza como puedas.


Es cierto que en general no aguanta la comparativa, sobre todo con décadas anteriores (si bien la de 2000 fue una década bastante más mediocre que esta), pero no lo fue por esa causa en realidad, ya que ese tipo de cine era especialmente sobresaliente y brillante, con las producciones de los grandes maestros que despuntaron en esta década, sino por los malos imitadores que no entendieron que aquellos recogieron la esencia y herencia clásica adaptándola a su personalidad, mientras que estos remedaban la carcasa de los primeros. Eso, y que los cineastas que se metían en temáticas más comprometidas carecían del talento para hacerlas brillar en la cantidad y calidad necesaria para ser recordadas. De hecho, fueron los grandes maestros que dejaban cintas de género en ocasiones durante esta década, los que terminaron realizando las películas de más enjundia en temáticas más comprometidas (en esta o en décadas siguientes). Que le pregunten a Spielberg, Scorsese, Coppola y compañía.


Toro salvaje.

Sí, aquí comienza la época Spielberg (que ya había dejado obras maestras), aquí se comenzó a gestar lo que vivimos ahora, aquí crecieron las personas que ahora destacan como creadores, los que dirigen e inventan las nuevas películas y producciones, y si no, preguntaros qué películas os marcaron de pequeños o las que os gusta poner a vuestros hijos para iniciarlos… Somos la “Generación Spielberg.”


El resplandor.

--------------------

Las mejores películas de 1980
Lo mejor del cine de ese año


A LA CAZA, de William Friedkin. 

Sorprendente cinta que se adentraba sin prejuicios en los ambientes gays más sórdidos de la mano de un espectacular, una vez más, Al Pacino. Potente cinta.


AL FINAL DE LA ESCALERA, de Peter Medak. 

En 1980 se realizaron dos de las más brillantes cintas de terror del cine moderno, “El resplandor” de Stanley Kubrick y ésta “Al final de la escalera”, que además tienen muchos aspectos en común. En ambas la trama va de fantasmas y su desarrollo se aleja de lo convencional. “Al final de la escalera” es una de las grandes obras del género sin duda, que lo dignifica y ejemplifica además de mostrar un camino por el cual debería ir. Una película que huye del tópico y se consagra a la enseñanza de que es mejor sugerir que mostrar, preocuparse por la atmósfera y el ambiente que por los litros de hemoglobina. Scorsese la situó entre sus películas de terror predilectas.





ATERRIZA COMO PUEDAS, de Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker. 

Una de las cumbres y uno de los referentes del cine paródico. Hoy día se citan y recuerdan muchas de sus bromas que han pasado al imaginario colectivo.


ATLANTIC CITY, de Louis Malle. 

Sensacional película de Malle. Perdedores en el crepúsculo, últimos retazos de esperanza… una bella y triste cinta más que recomendable con un Burt Lancaster inconmensurable y una atractiva Susan Sarandon.


BRUBAKER, de Stuart Rosenberg. 

Gran thriller de denuncia, zonas por las que Rosenberg se movía con soltura. Denuncia carcelaria basada en hechos reales sobre el director de prisiones, Tom Murtom, que se hizo pasar por preso para destapar el sistema de corrupción y abusos en la prisión estatal que luego gobernaría. Un gran título.


CAÍDO DEL CIELO, de Dennis Hopper. 

Otra cinta contestataria contra el sistema, underground, punk y contracorriente de Hopper. Con algo más de vigor de su exitosa Easy Rider, retratando el lado oscuro y oculto del “sueño americano”.





CAZADOR A SUELDO, de Buzz Kulik. 

Una de acción para la despedida cinematográfica de Steve McQueen, mito del celuloide. La cinta no pasa de entretenida, pero el acontecimiento de ser el último trabajo del actor justifica su presencia.


DE LA VIDA DE LAS MARIONETAS, de Ingmar Bergman. 

Interesante drama psicológico de Bergman creado para la televisión. Las pulsiones internas de un asesino gestado desde la frustración e insatisfacción.


EL CRIMEN DE CUENCA, de Pilar Miró. 

Tuvo innumerables problemas con la censura, pero no la franquista precisamente. Un exhaustivo retrato de las torturas sufridas por dos hombres acusados de asesinato. Descripción detallada de la España rural y profunda…





EL DIRECTOR DE ORQUESTA, de Andrzej Wajda. 

Una gran película que más que sobre el choque de generaciones, reflexiona y muestra el choque de visiones, la idealizada y artística con la ambiciosa y práctica, la cálida y la fría, con la música y la mujer como desencadenante de todo.


EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS, de Don Taylor. 

Aunque no aporta nada a las cintas de viajes en el tiempo, su propuesta es verdaderamente atractiva. Se plantean varias preguntas interesantes pero ni se profundiza en ellas ni se responden… Para pasar un buen rato sin más.


EL HOMBRE ELEFANTE, de David Lynch. 

Obra maestra absoluta de David Lynch, el director más extraterrestre (y uno de los más influyentes), que a la vez es capaz de crear las más sencillas y bellas historias, las más conmovedoras. Difícil será que esta no te remueva por dentro. Anthony Hopkins y John Hurt están sublimes, si bien el resto del reparto cumple al mismo nivel.


EL LARGO VIERNES SANTO, de John MacKenzie. 

Buen título sobre la mafia y sus luchas de poder protagonizado por Bob Hoskins. Un título potente y realista que quizá merece mejor suerte y reivindicación.





EL LEÓN DEL DESIERTO, de Moustapha Akkad. 

Mussolini y sus batallas en África contra los beduinos libios, su frustración e impotencia, su violenta y totalitaria espiral cruenta… Una lucha entre el idealismo y la ambición desmedida.


EL NIDO, de Jaime de Armiñán. 

Magnífica película sobre un amor platónico entre un maduro director y una niña de trece años que acaba ensuciándose a través de la mirada ajena. Otro gran retrato de la sociedad de provincias.


EL RESPLANDOR, de Stanley Kubrick. 

Kubrick, con la idea clásica de la casa encantada, le dio un vuelco al terror, dotándolo de personalidad, originalidad, dignidad, profundidad y abriendo caminos nuevos en el manido y tópico género. Kubrick es la fusión de la mente privilegiada de un ajedrecista de talento y el sentido visual de un fotógrafo excepcional. Y “El resplandor” es, en suma, una de las obras indispensable del cine de terror, de obligado visionado.


EL SECRETO DE TESLA, de Krsto Papic. 

Biopic del genio que repasa su vida, lo que es un aliciente. Apreciable trabajo.





EL ÚLTIMO METRO, de François Truffaut. 

Una estupenda cinta del gran director francés. Un canto de amor al teatro y al arte, contenedores de las esencias humanas, que relucen especialmente en momentos de dificultad y supervivencia (se ambiente en la ocupación nazi de Francia).


FAMA, de Alan Parker.

Pegó fuerte esta cinta de Parker que mostraba la lucha y los sueños de los jóvenes aspirantes a bailarines en una prestigiosa academia. Tanto es así que dio para una serie que también tuvo tremendo éxito.





FORAJIDOS DE LEYENDA, de Walter Hill. 

Hill retratando las secuelas tras la Guerra Civil americana, con esos hombres sureños que se resistieron a aceptar el nuevo orden, convertidos en forajidos. Apreciable Western.


GENTE CORRIENTE, de Robert Redford. 

Ganó el Oscar imponiéndose a “Toro Salvaje”. No muchos se acuerdan ya de ella salvo por este dato. Es un buen drama, debut de Redford en la dirección. La dura vida adolescente, las tirantes relaciones familiares. Un buen trabajo.





GLORIA, de John Cassvetes. 

Cassavetes nos deja otro gran personaje femenino para el recuerdo. Drama y trama de intriga con la mafia persiguiendo a nuestra protagonista, que protege a un niño con una importante información.


GRANUJAS A TODO RITMO, de John Landis. 

Un clasicazo de la comedia rockera. Sólo por la banda sonora ya merece la pena, pero es que además posee la frescura irreverente del puro Rock.




KAGEMUSHA, LA SOMBRA DEL GUERRERO de Akira Kurosawa. 

Espectacular obra épica de sublime estética y puesta en escena. Otro de los grandes trabajos del maestro, que tenía a Coppola y Lucas detrás.


LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. Episodio V. EL IMPERIO CONTRAATACA, de Irvin Kershner. 

Para muchos la mejor de la saga y, en cualquier caso, junto a la original, la gran culpable del mito legendario creado por Lucas. Más oscura que su predecesora, más psicológica, adentrándose en los personajes y sus relaciones, dejó uno de los grandes momentos de la historia del cine: “Yo soy tu padre”.


LA MUERTE EN DIRECTO, de Bertrand Tavernier. 

Tras “Network”, Tavernier hizo su reflexión sobre la sociedad aséptica y fría que consume vidas en los medios como si fueran pipas, donde la muerte es convertida en espectáculo para consumo visual y entretenimiento de la masa. Cinta con problemas de ritmo, pero interesante y siempre de actualidad por su tema.


LA NIEBLA, de John Carpenter.

Bastante conseguida, sin ser una de las grandes obras de Carpenter, logra lo que se propone de manera minimalista, o mejor dicho, a la forma clásica, sin truculencias ni gore, siendo el suspense el mejor de sus aliados.





LA PUERTA DEL CIELO, de Michael Cimino. 

Un fracaso absoluto, víctima de chanzas y ejemplo de ambición alocada que termina en batacazo… Hundió a United Artist y condenó a su prestigioso director… Lo más triste es que, a pesar del aburrimiento que causara en muchos, es un buen film.


LÍNEA NO REGULAR, de Slobodan Sijan. 

Comedia negra y surrealista sobre el viaje en autobús de un grupo de pasajeros. Poco conocida, pero recomendable si quieres descubrir comedias poco convencionales.


LLANTO DE PRIMAVERA, de Yôji Yamada. 

Entrañable y sencilla cinta de ambiente rural que narra la encantadora relación de un hombre que busca trabajo con una viuda y su hijo que tienen una granja. La evolución pausada de las relaciones y su desarrollo es notable.


LOS DIOSES DEBEN ESTAR LOCOS, de Jamie Uys. 

Alocada comedia que tuvo gran éxito en su divertido juego con la aparición, simbolizada en una botella de Coca Cola, del mundo occidental en una tribu africana. Divertida.





NAVAJEROS, de Eloy de la Iglesia. 

Paradigma del cine quinqui, con toda la sordidez de la vida en las calles y las disputas de pandillas. Uno de los grandes títulos de Eloy de la Iglesia.


QUIERO SER LIBRE, de Michael Apted. 

Biopic de la gran cantante Country Loretta Lynn, a la que he estado escuchando recientemente (lo que son las cosas). Gran trabajo de Sissy Spacek.


RECUERDOS, de Woody Allen. 

El Allen más Fellini. Comedia dramática, reflexiva y nostálgica, que sin ser una de las grandes obras del director (en esta época gustaba de sumergirse en marcados homenajes a sus ídolos: Bergman, Fellini… para estructurar sus cintas) satisface y deja grandes momentos y detalles.





SPAGHETTI, de Carlo Verdone. 

Comedia de enredos sexuales, un entretenimiento simpático que retrata con divertida ironía la Italia de la época en distintas vertientes siguiendo el periplo conjunto de tres personajes.


SUPERMAN II, de Richard Lester. 

No es la primera, pero resulta un entretenimiento más que eficaz con nuestro gran superhéroe enfrentándose a tres villanos muy poderosos liderados por Terence Stamp.





TORO SALVAJE, de Martin Scorsese. 

Obra maestra de Scorsese, una de sus películas referenciales, donde exprime todas sus obsesiones y pulsiones en un retrato que luego tendría varias versiones en otras de sus obras maestras, además de suponer una enorme influencia para buena parte de los cineastas siguientes. Y no sólo conceptualmente, también estilísticamente es una obra que nos muestra al más puro Scorsese. Considerada la mejor película de la década por no pocos, no veo el motivo para escindir o acotar el tiempo.


UN MAL HIJO, de Claude Sautet. 

Aceptable drama sobre la dificultad de perdonar y de redimirse. Una familia rota por el pasado y las drogas de difícil recomposición.


UNO ROJO, DIVISIÓN DE CHOQUE, de Samuel Fuller. 

Otro Fuller crudo inmerso en el cine bélico. A través de cinco militares se nos mostrarán con crudeza el horror y absurdo de la guerra.


UNOS DÍAS EN LA VIDA DE OBLOMOV, de Nikita Mikhalkov. 

Gran retrato de personajes y gran evolución de los mismos en esta obra rusa de largo metraje. Es poco conocida, como buena parte del cine ruso, pero merece la pena.





VESTIDA PARA MATAR, de Brian De Palma. 

De Palma vuelve a homenajear a Hitchcock, en esta ocasión con Psicosis como base. Con razón se ganó el apodo de heredero de Hitchcock. Un buen y eficaz thriller, que desde luego queda lejos de los del maestro, pero que satisface en cualquier caso con un gran trabajo de Michael Caine.


VIERNES 13, de Sean S. Cunningham. 

Un clásico del slasher que no podíamos omitir en esta lista. Independientemente de sus tópicos y calidad cinematográfica, su impacto fue indiscutible, fe de ello dan las innumerables secuelas que ha tenido y, quizá, seguirá teniendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario