lunes, 11 de marzo de 2019

Rival Sons - Feral Roots (2019): Crítica review


Por Esteban Martínez (@EMartineC)




Os quisiera hablar del último disco de una banda "tributo". Me refiero a una que lleva una década rindiendo constante homenaje a los próceres del rock and roll, pero logrando al mismo tiempo no sonar como una copia descarada. Dicho en simple: en Rival Sons reconocemos influencias (como en absolutamente toda la música actual, no tapemos el sol con un dedo), pero no plagios, que es muy distinto. Sin ir más lejos, con este Feral Roots han vuelto a entregar un puñado de buenos guitarrazos dispuestos a hacernos el día, y lo logran, vaya que sí. En lo suyo, rock + momentos de psicodelia, Rival sons se desenvuelven muy pero que muy bien.



Quizá el único momento donde al oírlos derechamente he pensado en otras bandas ha sido en la partida a cargo de 'Do you worst', cuyo riff principal me ha traído inmediatamente el recuerdo de 'Revolution', el fallido single que en 2005 trajo de vuelta a los históricos Judas Priest, y con cuyos coros a varias voces he pensado en The Black Keys. Me ha gustado, sin embargo, la dinámica que 'Sugar on the bone' + 'Back ins the woods' inmediatamente regalan, temas para subir el volumen a gusto, mientras que la posterior pasada por 'Look away' + 'Feral roots' (la canción) me ha parecido fantástica gracias a esos arreglos electroacústicos que arman un ambiente psicodélico (muy Led Zeppelin claramente) dispuesto a recibir de brazos abiertos el peso posterior de ambas canciones. Con estas dos se vive sin duda alguna el mejor momento del álbum y aquel por el que la revisión del trabajo de por si vale la pena, aunque esto no es todo, hay más en Feral Roots a destacar.




Durante la segunda parte del disco el rock se desatará y encontraremos acá momentos de mucho sentimiento y peso, como es el caso de 'Too bad' (con ese solo enorme) o la tremenda 'End of forever', así como otros donde Rival sons sueltan todo y se sumergen en ambientes de distorsión y desenfreno, ahí 'All directions' resulta ser una maravilla con esos dos minutos finales que rompen su estructura por completo. Momentazo del disco.

El tiempo dirá si Rival sons son capaces de crecer a partir de aquí o continuarán reviviendo una y otra vez el rock de cuarenta años atrás, lugar donde claramente se sienten cómodos, ahora, mientras el nivel continúe siendo este no creo existan mayores problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario