domingo, 10 de marzo de 2019

Las mejores películas de 1975 - Lo mejor del cine de ese año

Alguien voló sobre el nido del cuco.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC

No es un mal año, con muchos títulos de enorme calidad, de conocimiento entre los cinéfilos, aunque no de una fama masiva y universal. Directores jóvenes que comenzaban, grandes maestros en la actualidad regalando sus primeras joyas. Y géneros, como el terror (más tarde el fantástico o de Ciencia Ficción), el cine de divertimento, que iba sucediendo al más político de años anteriores (hasta hacerse cansino), que de la mano de grandes genios cobraría importancia, especialmente llegados los 80.

Los caballeros de la mesa cuadrada.

----------------------

Las mejores películas de 1975
Lo mejor del cine de ese año



ADIÓS, MUÑECA, de Dick Richards. 

Si bien carece de genialidad, no tiene
ninguna, es académica y artesanal, la cinta de Richards sí posee una seguridad y convicción que la hacen muy notable, aparte de recrear el mundo chandleriano con acierto.


ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO, de Milos Forman. 

Obra maestra absoluta, magistral reflexión sobre la esencia misma de la libertad, tema imprescindible en la filmografía de Forman. Inconmensurable interpretación de Jack Nicholson. También de la siniestra Louise Fletcher.


AMOR ENTRE RUINAS, de George Cukor. 

Es una película que Cukor hizo para la televisión, pero en ella contó, nada más y nada menos, que con Katharine Hepburn y Laurence Olivier. El resultado merece mucho la pena.


BARRY LYNDON, de Stanley Kubrick. 

Prototipo perfecto de película pictoricista, es uno de los títulos que despiertan más controversia (un buen número de sus films lo hacen) o menos entusiasmo en la filmografía de Kubrick, siendo excelente. Película de sublime estética e iluminación.




CON EL AGUA AL CUELLO, de Stuart Rosenberg. 

Secuela de “Harper, investigador privado”, es un correcto Noir, nada del otro mundo, pero que justifica su visionado con la escena que propicia el título en español.


DERSU UZALA (EL CAZADOR), de Akira Kurosawa

Obra maestra de Kurosawa, canto humanista a la naturaleza y la amistad. Tan hermosa como conmovedora y sutil.




DIARIO ÍNTIMO DE ADELA H, de François Truffaut. 

Un Truffaut descarnado y auténtico, romántico, directo. Dejando de lado alardes autorales se sumerge en esta historia biográfica sobre el amor de la segunda hija de Victor Hugo.


EL ESPEJO, de Andrei Tarkovsky

Otra de las magistrales obras del director ruso. Cinta compleja, con una narrativa completamente fragmentada donde los recuerdos se mezclan con el presente sin orden ni concierto… la familia, la infancia, la guerra. Indispensable para los más cinéfilos.




EL HOMBRE QUE PUDO REINAR, de John Huston. 

Obra maestra de Huston, una de sus grandes películas, y tiene muchas geniales. Aquí adapta a Kipling junto a Sean Connery y Michael Caine. Aventuras, diversión, humor, la condena de la ambición desmedida…


EL LUCHADOR, de Walter Hill. 

Buen título de Hill junto a Charles Bronson, que hace de luchador callejero durante la Gran Depresión. Y además tenemos a James Coburn. Eliminen prejuicios, está mejor de lo que pueda parecer.


EL MESÍAS, de Roberto Rossellini. 

Última película de Rossellini. Tardó en estrenarse esta reflexión sobre el lado más humano de Cristo. Un aceptable e interesante título.


EL REGRESO DE LA PANTERA ROSA, de Blake Edwards

Tercera de la saga, que nos deja buenos y divertidos momentos cómicos que se mezclan con la intriga. Agradable título, lejos de la primera.




EL REPORTERO, de Michelangelo Antonioni. 

Otra con Jack Nicholson. Estupendo título de Antonioni, un buen thriller con variados elementos que resulta gratificante. Notable.


EL RIFLE Y LA BIBLIA, de Stuart Millar. 

Nuestro amigo Rooster Cogburn regresa tras “Valor de Ley” para encontrarse con una Katharine Hepburn de estricta moral. Muy en la línea de “La Reina de África”, mezcla Western con comedia y entretiene sin dificultad.


EL VIENTO Y EL LEÓN, de John Milius. 

Conflictos políticos y bélicos en África protagonizados por Sean Connery, que repite también. Competente título de Milius.


EN EL CURSO DEL TIEMPO, de Wim Wenders

Excelente road movie. Cuando Wenders acertaba lo hacía de pleno. Una cinta de gran y merecido prestigio.




FRENCH CONNETION II, de John Frankenheimer. 

Secuela de la gran cinta de acción de Friedkin, que en esta ocasión gobierna el excepcional Frankenheimer. Era complicado alcanzar a la original, pero aunque queda por debajo entretiene y hace pasar un buen rato. Sale nuestro Fernando Rey.


FURTIVOS, de José Luis Borau

Joya de nuestro cine, escalofriante retrato de la vida rural, con escenas realmente impactantes.




HABITACIÓN PARA CUATRO, de Mario Monicelli. 

La madurez, el miedo a envejecer… aguda comedia de Monicelli. Divertida, inteligente, tierna. Merece la pena.


LA FLAUTA MÁGICA, de Ingmar Bergman. 

Bergman adaptando a Mozart, confluencia de talentos que sale airosa. Un buen título, sobre todo si te gusta la ópera.


LA LEY DEL MÁS FUERTE, de Rainer Werner Fassbinder. 

Otro buen título de Fassbinder, donde nos cuenta las relaciones amorosas de un homosexual cualquiera, afortunado en el juego, pero no tanto en los amores…




LA NOCHE SE MUEVE, de Arthur Penn. 

Noir protagonizado por Gene Hackman, que también repite, de notable calidad. Es Cine Negro en estado puro con gran guión, dirección e interpretaciones.


LA TIERRA DE LA GRAN PROMESA, de Andrzej Wajda. 

Magnífica cinta polaca sobre el auge empresarial e industrial en Polonia, bondades y vicios del libre comercio.


LA ÚLTIMA NOCHE DE BORIS GRUSHENKO, de Woody Allen

Hay algo también de parodia al cine de época en la que es última cinta de Woody Allen dentro del exceso satírico y la acumulación de gags, antes de adentrarse en el cine más serio y elaborado con “Annie Hall”, que llegaría dos años después. Muy divertida.




LAS ESPOSAS DE STEPFORD, de Bryan Forbes. 

La novela de Ira Levin ha tenido más adaptaciones. Esta original historia tiene aquí un aceptable paso a la Gran Pantalla que deja agudas reflexiones.


LO IMPORTANTE ES AMAR, de Andrzej Zulawski. 

Fue un éxito de crítica y público, con una descarnada Romy Schneider, dolorosa y dolida, necesitada. Intensa cinta.


LOS CABALLERO DE LA MESA CUADRADA Y SUS LOCOS SEGUIDORES, de Terry Jones y Terry Gilliam. 

Recuerdo lo que pude reírme cuando me contaron la escena del Caballero Negro, antes de ver la película... Es una genialidad. Los Monty Python derrochando ingenio.


LOS TRES DÍAS DEL CÓNDOR, de Sydney Pollack. 

Entretenidísimo título de intriga y suspense protagonizado por Robert Redford. Una de esas cintas de espías que enaltecen el género. Recomendadísima.




MANDINGO, de Richard Fleischer. 

Duro drama sobre el tema de la esclavitud y el racismo. No toca nada nuevo, pero es un buen título.


MANILA EN LAS GARRAS DE LAS TINIEBLAS, de Lino Brocka. 

Dicen que es la mejor película filipina de todos los tiempos... Retrato social, laboral, político… dentro de una historia de amor. Buen film.


MUERDE LA BALA, de Richard Brooks. 

Adoro este Western. Me lo pasé pipa cuando lo vi. Divertido, fresco, gracioso, vital, alegre… De nuevo Gene Hackman, que este año estrenó cuatro películas, tres de ellas en esta lista. Merece reivindicación.


NASHVILLE, de Robert Altman. 

Una de las grandes obras de Altman, que retrata con mala leche a la sociedad americana al ritmo del Country, mezclando historias en repartos corales, como a él le gustaba.




PASQUALINO: SIETE BELLEZAS, de Lina Wertmuller. 

Vuelve a aparecer Fernando Rey en otra cinta de mi lista este año. Película que mezcla humor, nazismo, arribismo corrupto… Un título brillante.


PICNIC EN HANGING ROCK, de Peter Weir. 

La primera joya de Weir, uno de los grandes directores en activo. Una cinta fascinante, extraña, sugerente, misteriosa, como los hechos reales en los que se basa. Hermosa estética y subyugante atmósfera.


RAPIÑA, de Carlos Enrique Taboada. 

Tremenda película mexicana sobre la avaricia y la necesidad. Muy poco conocida, pero más que recomendable.


SALÓ, O LOS 120 DÍAS DE SODOMA, de Pier Paolo Pasolini

Pasolini fue asesinado antes del estreno de esta polémica película, donde vuelve a sumergirse en los excesos, el sexo y la dominación. Adapta a Sade ambientándolo en la Italia fascista.




SECCIÓN ESPECIAL, de Costa-Gavras. 

Otra gran película de denuncia y compromiso político de Costa-Gavras, ambientada en la corrupción moral y política en Francia durante la 2ª Guerra Mundial y la ocupación alemana.


TARDE DE PERROS, de Sidney Lumet. 

Segunda colaboración de Lumet con Al Pacino en dos años, la primera “Serpico” de 1973, y ésta “Tarde de perros” de 1975. Una gran época para Lumet, ya que son dos películas extraordinarias, de lo más destacado de su obra. Una película excepcional.




THE FOSSIL, de Masaki Kobayashi. 

Kobayashi en un drama intenso sobre enfermedades terminales y sus consecuencias psicológicas. Buena película, aunque hay que estar mentalizado.


THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW, de Jim Sharman. 

Paradigma de la película de culto. Original y divertida, desfasada y desprejuiciada, destaca por su gran banda sonora. Se sigue proyectando con asiduidad, donde numerosos fans acuden para cantar a todo pulmón los temas.




TIBURÓN, de Steven Spielberg. 

Otra de las obras geniales del gran Spielberg en su primera época, dignificando el género de terror con esta joya incontestable, de magistral y complejísima dirección, que se convirtió en un clásico absoluto. Sensacional.




TOMMY, de Ken Russell. 

Otra de esas paradigmáticas películas de culto. Otra ópera Rock, sicodélica, surrealista… a mayor gloria de The Who. Con Elton John, Eric Clapton, Jack Nicholson (otra vez), Tina Turner y otros en el reparto.




TRAPITO, de Manuel García Ferré. 

Clásico de la animación argentina, una pequeña joya que algunos recordarán con alegría de su infancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario