domingo, 31 de marzo de 2019

Crítica de "Los otros dos" (Adam McKay, 2010): Reseña


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Los otros dos (The Other Guys es su título original) es una comedia de acción que cuenta la historia de Allen y Terry, unos policías segundones que viven a la sombra de las estrellas engreídas de la comisaria, Danson y Highsmith, unos héroes a la luz de la opinión pública. La ciudad les idolatra, sus compañeros besan por donde pasan y mientras tanto, pringados como los detectives Allen y Terry –que no se caen bien ni entre ellos dos- hacen el trabajo sucio sin recibir ni tan solo el reconocimiento de sus colegas.






Y es que Allen es un perfecto inútil que proviene del departamento de contabilidad forense y Terry un policía que a punto para ser promocionado a homicidios cometió un error por el que fue castigado a esperar la jubilación como agente oficinista. Sin embargo, piltrafillas, cuando Danson y Highsmith tienen un –digámoslo así- accidente, Terry ve en ello la oportunidad de redimirse ante sus compañeros y llenar el hueco que los dos héroes dejan vacío. Y tendrán ocasión de hacerlo cuando –por pura casualidad- topen con un caso de corrupción política.






Los otros dos tiene un prometedor inicio verdaderamente espectacular, con persecuciones automovilísticas, disparos y explosiones, y luego continúa con unos diálogos deliciosamente absurdos y situaciones que provocan risa. Pero, amiguitos, Mark Wahlberg aparece forzado y bastante fuera de sitio –incluso su peinado es horrible- mientras que Will Ferrell resulta tan convincente en su papel de perfecto imbécil, que es –a mi entender- como si caminasen a velocidades diferentes, algo que afecta a la película. Así pues, mientras la historia avanza y el espectador va descubriendo las claves de la trama, hay algo en el desarrollo que chirría cada vez que ese par de policías aparece en escena. Con todo, la cinta es interesante, amena, bastante divertida –tiene algunos gags que son muy buenos, la verdad- y se deja ver pese a sus cambios de ritmo. Michael Keaton está genial y -al igual que dije en Teniente Corrupto- además la coprotagoniza Eva Mendes así que... En definitiva, amiguitos, palomitera y una buena elección para ver en familia, aunque no es la comedia del año. Atención a los cameos de Rosie Perez y Brooke Shields.

No hay comentarios:

Publicar un comentario