sábado, 21 de julio de 2018

Guns N’Roses - Use Your Illusion I (1991): Reseña crítica (review)


por Rockología (@RockologiaTwit)
del blog Rockologia



No cabe ninguna duda de que el tema estrella de este álbum se titula "November Rain", poderosa canción de casi nueve minutos (en origen llegaba hasta los veinticinco), con una línea melódica fabulosa de Axel Rose, que es el que se encarga del piano y los sintetizadores, además de ponerle voz. La canción va creciendo alrededor del piano, una orquestación preciosa y una producción soberbia que no hace más que engrandecer uno de los mejores trabajos vocales del Axel.



El disco se publicó en 1991 después de varios meses de estricto trabajo de estudio a las órdenes de Mike Clink, quien ya produjera Appetite for destruction. Dieciséis canciones forman esta primera parte del doble Use your illusion, también conocido por el “disco amarillo”. Durante el proceso de grabación entraron a formar parte de la banda Matt Sorum a la batería y Dizzy Reed a las teclas, quienes junto a Izzy y Slash a las guitarras, Duff al bajo y el propio Axel a la garganta y a los pianos conformaron Guns N’ Roses.




El otro gran protagonista del disco es Izzy Stradlin: el tipo compone la mayoría de los temas. De hecho, sus composiciones son las primeras que escuchamos. La inicial Right next door to hell tiene un tufo a viejo rocanrol tocado por una banda punk a toda pastilla. Izzy canta en la siguiente, Dust n’Bones, un tema con un aire Faces/Rolling que echa para atrás; ritmazo. Tras la versión Live and let die, otro de los temas estrella: Don’t cry, enorme balada donde Mr. Rose se deja la vida interpretando al rompecorazones que abandona a su chica.




Vuelven a rompernos el culo con Bad obsession y ese tremendo riff de guitarra; me encanta cómo suena el slide y la precisa armónica de Mike Monroe (invitado de lujo). Izzy y Slash intercambian solos en Back off bitch, donde la línea vocal de Axel, tremenda, monta una interpretación de gran nivel llena de sus habituales giros y trucos, coronada por un estribillo de diez. Otro de los famosos invitados del grupo canta en The Garden: Alice Cooper, ni más ni menos, se marca un dueto con Axel. La canción comienza de forma lenta y se mueve entre las líneas melódicas de ambos protagonistas.



El final del disco nos prepara tres pelotazos de altura. Don’t damn me es el tema más Slash de todos, con ese estilo único y genuino machaca un riff rompepelotas. Una de las preferidas por este tipo es Dead Horse, tanto por el trabajazo de Axel como por la estructura de la canción, que mezcla momentos tenues con otros más agresivos de manera genial, una canción que crece con cada escucha. Y para cerrar, un tema de diez minutos que Rose compuso cuando leyó en el periódico que estaba muerto: Coma. Con su habitual ironía, cuenta la experiencia de morirse y ser resucitado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario