ZEPPELIN ROCK: SEXO, DROGAS Y... REGGEATON - De cómo los hijos del rock pasaron a ser los padres del reggeaton

sábado, 16 de octubre de 2021

SEXO, DROGAS Y... REGGEATON - De cómo los hijos del rock pasaron a ser los padres del reggeaton

 





Mire usted, se ponga como se ponga, el ROCK no le puede gustar a los padres. Entienda que es usted un carca por mucho que le guste Metallica. Un carca calvo que le da la monserga a sus hijos diciéndoles lo que está bien escuchar y lo que no. Como si tuviera usted buen gusto. ¡Qué a ver, a usted le gusta Megadeth!


 

“Bueno, verá, es que en mi época…”

Que sí, hombre, que en su época estaba de moda ser un “pasota” (Ahora mola el Rock and Roll, me va la marcha), pero ha pasado usted de ser una liendre urbana que cantaba “El que más” en su barrio del extrarradio a ser el gerente de una pyme familiar que vive en un adosado, no come mucha carne para que no le suba el colesterol (enchufa el exprimidor, es una ganga) y se lleva las manos a la cabeza porque su hija ha visto el juego del calamar.

Que verá usted, que el Rock era transgresor, sexista, andrógrino... El Rock, incluso cuando era mainstream, era contracultura y provocación. Las letras eran zafias y nosotros unos garrulos. (ha llegado el descontrol hay que aprovecharse).

¡EL ROCK NO LE GUSTABA A LOS PADRES!

Y sí, ahora todo eso está en otro lado, justo en el lado que el rockero medio critica. Porque todo eso, la transgresión, la provocación, el sexismo y el garrulismo se encuentran en otros estilos musicales. Hay más ROCK en C. Tangana que en un disco de Dream Theater. (mete uno y saca diez, mira que farde).



 

Y mire usted, en unos tiempos donde los Stones van a dejar de tocar Brown Sugar porque así lo quieren los “activistas de Facebook”, a mí que existan mierdas como Bad Bunny o J Balvin me parece muy bien. Y es verdad que podemos acusarles de ser una pose, más falsos que un duro de madera (Pero dentro me pregunto si duraré mucho, no será que estoy quemando mi último cartucho porque a decir verdad no soy auténtico). Pero el ROCK también era justo eso, una pose.

“Shake for me, girl I wanna be your backdoor man” cantaba Robert Plant a principios de los 70s, que en traducción libre puede ser ¡¡¡PERREA, PERREA!!!

1 comentario:

  1. ¿Osea qué, ahora vamos a normalizar todo, o lo que es peor medirlo con la misma vara?.

    Por ejemplo hace unos días leí en cierta web que se la cargaron con una directora de escuela, y todo por qué, por oír a Maiden y tacharla de satánica. Lo que pasa ahora no es cuestión de modas solamente. Es criterio, respeto y hasta lectura. Por decir algunas cosas, mi primer disco fue Climbing, super fuerte y sesudo, tenía sus momentos de cachondeo y boberías, pero era una piedra redonda llena de fuerza. No como ahora que hablar de sexo o hacer alusiones a lo banal es como dedicarle una serenata a una callejera, que ni ritmo ni cachondeo y ni gracia tiene. Ahora sé porqué Rosalía ganó ese Grammy, por ser la que más pega en una generación de retraídos y niñitos de mamá que no irían a la guerra porque las granadas son peligrosas y los carteles de reclutamiento no están en lenguaje inclusivo...

    Si esta es la generación autotune déjeme reírme estimado y brindar por los espermatozoides que no llegaron a la meta pero pudieron hacer algo mil veces mejor que esto llamamos actualidad...


    ResponderEliminar