martes, 22 de enero de 2019

Crítica de "Vinieron del espacio (Llegó del más allá)" (Jack Arnold, 1953): Review


por Möbius el Crononauta




Este que hoy os presento es uno de los títulos básicos del género en los años 50. Vinieron del espacio (It Came from Outer Space) se erige como uno de los films más serios de la ciencia ficción de la época, en línea con Ultimátum a la Tierra y películas similares.




El guion se basó (aunque se dice que prácticamente quedó inalterado) en un tratamiento del insigne escritor de ciencia ficción Ray Bradbury, quien realizó dos versiones para la trama. La Universal, para la cual esta película significaba su primer lanzamiento en 3D, optó curiosamente por el guión menos convencional, lo que a la postre ha ayudado a Vinieron del espacio a destacar sobre las demás, por su visión distinta de los alienígenas que, una vez más, vienen de visita por la Tierra.




El film fue dirigido por Jack Arnold, todo un experto en rodar películas de ciencia-ficción cuyo trabajo en diferentes clásicos del sci-fi de serie B le ha convertido en una figura clave del género durante los años 50. Aunque Venidos del espacio no esté a la altura de algunos de los mejores títulos de la época, sobresale por el planteamiento de Bradbury y por una dirección sobria que sabe economizar los habituales pocos medios del género en aquellos años. Quizás su mayor defecto sea un ritmo demasiado lento en ocasiones, pero hay que atribuirle a la estructura del guión y a Arnold que trataran de levantar un film distinto, en el que todo va siguiendo un ritmo escalado para crear poco a poco un clímax para el encuentro definitivo con los seres de otros mundos, como hicieran años después Spielberg o Ridley Scott. Evidentemente Arnold no llega a tales cotas de magnificencia, pero se le adivina la intención. Además, para la media de la época, en que las invasiones, los viajes espaciales y las explosiones llegaban en los primeros cinco minutos de película, el modo de hacer de Arnold en este film es sin duda atrevido.




En el reparto, aparte de los mondongos del espacio exterior francamente entrañables y los típicos intérpretes de serie B, destacaría a la bella Barbara Rush, una actriz que tuvo una carrera importante pero que no llegó a estrella, pero que se ligó al guaperas de Jeffrey Hunter, con quien tuvo un hijo por la época en que se rodó este film. Eran como los Brangelina de entonces, vamos.




Venidos del espacio es un film interesante, con unos alienígenas distintos, pero al que le echo en falta algo más de acción. Personalmente me quedo con la ya citada Ultimátum a la Tierra o algunos otros títulos francamente más chorras e inverosímiles, pero más entretenidos. Con todo, a quien le guste el cine de ciencia ficción de la época, se la recomiendo; hay que verla al menos una vez.





No hay comentarios:

Publicar un comentario