domingo, 25 de noviembre de 2018

Las mejores películas de 1965 - Lo mejor del cine de ese año

Simón del desierto.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Un año mucho más discreto ya. Conforme avanzamos en los 60, que tienen un inicio increíble, la cosa se va calmando un tanto. Ya no hay tanto título indiscutible, si bien es cierto que no faltan joyas. Una segunda mitad de los 60 que se avecinaba más discreta, como veníamos intuyendo un par de años antes. Mucho cine bélico dentro de una remesa que parecía algo fatigada, más allá de los vientos europeos.


Campanadas a medianoche.

---------------------------

Las mejores películas de 1965
(lo mejor del cine de tal año)



36 HORAS, de George Seaton. 

Adaptación de una historia de Roald Dahl, es un entretenido thriller con un planteamiento inicial muy original y atractivo. Merece la pena.


ALPHAVILLE (LEMMY CONTRA ALPHAVILLE), de Jean-Luc Godard. 

Godard sumergiéndose en la Ciencia Ficción. Una cinta atractiva y que particularmente me gusta, pero es algo extravagante y peculiar, por lo que puede desconcertar al espectador medio. Una gran propuesta.





A MERCERD DEL ODIO, de Seth Holt. 

De nuevo sacando partido al éxito de “¿Qué fue de Baby Jane?” (Robert Aldrich, 1962). Un interesante y recomendable título de la Hammer que sostiene muy bien su tensión e intriga.


BARBARROJA, de Akira Kurosawa. 

Majestuosa obra de Kurosawa, profunda, densa, compleja y espléndida. Con el poso de la buena literatura, un drama realmente conmovedor. Era un maestro en todo género que tocaba.





BOEING BOEING, de John Rich. 

Divertida comedia con Tony Curtis y Jerry Lewis que es ideal para pasar un buen rato sin trascenderse demasiado.


CAMPANADAS A MEDIANOCHE, de Orson Welles. 

Obra maestra de Welles donde da rienda suelta a su pasión shakespeariana con plena lucidez y libertad mezclando varias obras del autor (Enrique IV y V, Ricardo II, Las Alegres Comadres de Windsor), donde por encima de todo destaca Falstaff, encarnado por el propio Welles. Una genialidad.


CASTILLOS EN LA ARENA, de Vincente Minnelli. 

Elizabeth Taylor y Richard Burton volvieron a coincidir en este drama de Minnelli escrito por Dalton Trumbo que, desde luego, no es de lo mejor ni del director ni de sus intérpretes, pero que cumple con su cometido.





CÓMO MATAR A LA PROPIA ESPOSA, de Richard Quine. 

Jack Lemmon en su salsa en esta divertida comedia eficaz que resulta perfecta para tener un rato de ocio satisfactorio.


CRIMEN DE DOBLE FILO, de José Luis Borau. 

Una buena muestra de nuestro cine en el género del thriller y el Noir. Recomendable opción por lo poco conocida que es.


CRÓNICA DE UN NIÑO SOLO, de Leonardo Favio. 

Un pequeño clásico argentino sobre la pobreza y la infancia. Una película corta, directa y potentísima. Tampoco será muy conocida por el gran público, pero desde luego sí es relevante.


DARLING, de John Schlesinger. 

Cinta de gran prestigio englobada en el movimiento británico del Free Cinema que le dio el Oscar a Julie Christie y que consiguió el Globo de Oro a Mejor Película Extranjera.





DOCTOR ZHIVAGO, de David Lean. 

Una de las obras cumbre de David Lean, y de las más exitosas. Un exacerbado drama romántico y fatalista que adaptaba la obra de Pasternak, que consiguió sus buenos Oscar y Globos de Oro y donde nos vuelve a enamorar Julie Christie. Un referente del género enmarcado en la revolución bolchevique.





DOCTOR TERROR, de Freddie Francis. 

Curiosa y efectiva cinta de terror por episodios con los rostros de imprescindibles del género como son Peter Cushing y Christopher Lee.


EL ARTE DE VIVIR, de Julio Diamante. 

Atractivo drama español, del llamado “Nuevo Cine Español”, que retrata la escéptica visión de la juventud ante el mundo que le espera.


EL COBARDE, de Satyajit Ray. 

El Ray más romántico. Otra estupenda cinta del director indio. Quizá no a la altura de sus obras maestras, pero de gran calidad y con muchos de los detalles que hacen grande a su autor.


EL COLECCIONISTA, de William Wyler. 

Obra maestra realmente influyente del gran William Wyler, que todavía seguía sacando joyas. Mucho más moderna, incluso urbana, es un referente del thriller psicológico y claustrofóbico. Obligada para los más cinéfilos.





EL CORONEL VON RYAN, de Mark Robson. 

Aceptable, entretenida y cumplidora cinta bélica de Robson. No es ningún referente, pero si te gusta el género no te decepcionará.


EL ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FRÍO, de Martin Ritt. 

Adaptación exitosa de la novela de John le Carré con un gran Richard Burton. Una buena intriga británica.


EL HOMBRE DEL CRÁNEO RASURADO, de André Delvaux. 

Extraña, curiosa y perturbadora cinta belga, un pequeño título de culto para los cinéfilos más curiosos.





EL HOMBRE DEL CADILLAC, de Gérard Oury. 

Road Movie en clave de comedia con los cómicos Louis de Funés y Bourvil. Un buen título para pasar un rato distendido.


EL KNACK… Y CÓMO CONSEGUIRLO, de Richard Lester. 

Curiosa comedia que tuvo su éxito y reputación que refleja con acierto la libertad creativa y vital de la época.


EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN ZARAGOZA, de Wojciech Has. 

Una cinta fantástica y surrealista que nos toca muy de cerca a pesar de ser polaca. Una curiosidad muy recomendable.





EL RAPTO DE BUNNY LAKE, de Otto Preminger. 

Sin ser de lo que más me gusta de Preminger, este policiaco es indiscutiblemente efectivo. Una cinta que suele recordarse al hablar del director, aunque las tenga mucho mejores.


EL REY DEL JUEGO, de Norman Jewison. 

Sensacional duelo entre Steve McQueen y Edward G. Robinson entre partidas de póker. Los perdedores, la derrota y el conflicto generacional. Una auténtica joya.


EL SEÑOR DE LA GUERRA, de Franklin J. Schaffner. 

Aventuras medievales con Charlton Heston, ingredientes suficientes para disfrutar.


EL SOÑADOR REBELDE, de Jack Cardiff y John Ford. 

Correcto drama biográfico en la que es una de las últimas apariciones de Ford en la dirección.


EL TORMENTO Y EL ÉXTASIS, de Carol Reed. 

Magnífica película con un soberbio Charlton Heston haciendo de Miguel Ángel en su memorable labor de pintar la Capilla Sixtina. La religión, la fe y el arte de la creación. Notable película.





EL VALLE DE LA VIOLENCIA, de Andrew V. McLaglen. 

Buen western con James Stewart en medio de la Guerra de Secesión, conflicto del que pretende mantenerse al margen a pesar de las dificultades…


EL VUELO DEL FÉNIX, de Robert Aldrich. 

Una gran cinta de aventuras y supervivencia realizada con su pericia habitual por Aldrich. Muy recomendable.


ESPEJISMO, de Edward Dmytryk. 

Gregory Peck de nuevo con amnesia metido en líos. Desde luego como planteamiento no puede ser más atractivo. Correcto thriller.


FASTER, PUSSYCAT! KILL! KILL!, de Russ Meyer. 

Cinta de culto y referente del cine erótico más desenfadado. Un pequeño clásico que revolucionó en su época.





GIULIETTA DE LOS ESPÍRITUS, de Federico Fellini. 

Estupenda incursión de Fellini en el universo femenino. Un acertado drama psicológico de notable calidad.


HISTORIA DE UNA PROSTITUTA, de Seijun Suzuki. 

Supervivencia y la trastienda de la 2ª Guerra Mundial. Correcta y trágica cinta japonesa.


IPCRESS, de Sidney J. Furie. 

Calmada cinta de espías, más funcionarial que de acción, de buena atmósfera y un gran Michael Caine. Espías sosegados y con clase y elegancia británica.


LA BATALLA DE LAS ÁRDENAS, de Ken Annakin. 

Correcto bélico que seguro satisfará a los buenos seguidores del cine de guerra clásico.


LA BATALLA DE LAS COLINAS DE WHISKY, de John Sturges. 

Un Western en clave de comedia, muy simpático y divertido, donde Burt Lancaster se lo pasa realmente bien.





LA CARRERA DEL SIGLO, de Blake Edwards. 

Divertida comedia de Blake Edwards, maestro del género, con un reparto impresionante. ¡Qué tiempos aquellos de los Autos Locos!


LA COLINA, de Sidney Lumet. 

Gran película no muy conocida de Sidney Lumet. Un intenso drama carcelario durante la 2ª Guerra Mundial, donde el director saca todo el partido al entorno y el contexto.


LA FELICIDAD, de Agnès Varda. 

Pequeña película de la Nouvelle Vague sobre las dificultades para definir afectos y el desconcierto en los marcos de la pareja.


LA MUJER DEL LAGO, de Luigi Bazzoni y Franco Rossellini. 

Extraña cinta italiana que mezcla diversos géneros. Una atractiva y desconcertante curiosidad.


LA MUERTE TENÍA UN PRECIO, de Sergio Leone. 

Uno de los grandes clásicos de Leone. Obra maestra del Spaghetti Western, entretenida y chispeante, donde ya comienza a definirse el característico estilo del director en toda su depuración. Genial Eastwood.





LA VIDA DE UN HOMBRE TATUADO, de Seijun Suzuki. 

Entretenida cinta de yakuza y samuráis que incluso fue homenajeada por Tarantino en Kill Bill, haciendo gala de su frikismo.


LORD JIM, de Richard Brooks. 

Un clásico de las aventuras marinas. Brooks adapta aquí a Joseph Conrad en un título más que correcto.


LOS AMORES DE UNA RUBIA, de Milos Forman. 

El gran éxito de Forman en su etapa checoslovaca, que incluso obtuvo una nominación al Oscar y catapultó su carrera.





LOS HÉROES DE TELEMARK, del Anthony Mann. 

No es una joya, pero sí una correcta y competente cinta bélica, género que entregó muchos títulos este año.


LA MUJER DE SEISAKU, de Yasuzo Masumura. 

Magnífica cinta japonesa, dura, triste, fría, que vuelve a retratar la opresión de una sociedad anclada en sus tradiciones.


LA TIENDA EN LA CALLE MAYOR, de Ján Kadár y Elmar Klos. 

Otra cinta checoslovaca, esta un drama bélico que consiguió el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa. Una obra soberbia que los cinéfilos deberían apuntar, ya que seguramente habrá caído en el olvido.





LA VIDA VALE MÁS, de Sydney Pollack. 

El debut en pantalla grande del gran Sydney Pollack, que se alió al oscarizado Sidney Poitier para desarrollar este buen drama social.


LAS MANOS EN LOS BOLSILLOS, de Marco Bellocchio. 

Cinta italiana que tuvo muchísimo éxito en su día. Un retrato mordaz de la burguesía adentrándonos en una familia aislada de lo más peculiar.


LOS COMPLEJOS, de Dino Risi, Franco Rossi y Filippo D’Amico. 

Buena comedia también dividida en episodios con sus irregularidades y momentos álgidos.


LOS CUATRO HIJOS DE KATIE ELDER, de Henry Hathaway. 

Buen Western de Hathaway, siempre efectivo, con buen reparto, narrativa eficaz y aliento clásico.


LOS RAÍLES DEL CRIMEN, de Costa-Gavras. 

Entretenido y claustrofóbico thriller donde un cadáver aparece en un tren…





MORITURI, Bernhard Wicki. 

Buena muestra de cine bélico, otra más este año. Gran duelo entre Brando y Brynner en esta tensa historia de espionaje durante la 2ª Guerra Mundial.





OPERACIÓN TRUENO, de Terence Young. 

Una nueva entrega de la saga Bond con Sean Connery. Entretenida, divertida, en la línea de las anteriores.


PIERROT EL LOCO, de Jean-Luc Godard. 

Cinta de culto de la Nouvelle Vague con un Jean-Paul Belmondo deleitándose en la locura de la libertad. No me apasiona, desde luego, pero es un clásico del movimiento y la época.





PRIMERA VICTORIA, de Otto Preminger. 

Preminger se unió a John Wayne y Kirk Douglas para acometer este título bélico efectivo. Un gran trío para una película apreciable.


REPULSIÓN, de Roman Polanski. 

Obra maestra de Polanski, referente del terror psicológico del que el cineasta francés era un maestro. Alegórica, metafórica, perturbadora, es un retrato sobre la represión francamente excepcional, con una viciada y enfermiza atmósfera en la que Catherine Deneuve destaca especialmente.





SANDRA, de Luchino Visconti. 

Clásico drama de Visconti a mayor gloria de Claudia Cardinale. Sencilla historia para una cinta más que correcta.


SIMÓN DEL DESIERTO, de Luis Buñuel. 

Otro de los clásicos de Buñuel, una sátira mordaz sobre la religión en un mediometraje de gran repercusión.


¡SOCORRO!, de Richard Lester. 

La segunda película de Lester con los Beatles, marcando el tono estético de la época. Desde luego no es una obra maestra del celuloide, pero por su curiosidad…





SONRISAS Y LÁGRIMAS, de Robert Wise. 

Un clásico del musical bondadoso y blanco que fue un tremendo éxito en su época. Aún recordado. Un bonito y atractivo musical familiar que desprende vitalidad, energía y buenos sentimientos.




UN RETAZO DE AZUL, de Guy Green. 

Buen drama sobre una chica ciega que entabla relación con un joven de raza negra. Bonita cinta que le dio a Poitier una nueva nominación al Oscar.


VIENTO EN LAS VELAS, de Alexander Mackendrick. 

Estupendo titulo de aventuras marinas este realizado por Mackendick. Muy recomendada. Pasarás un rato estupendo, sin duda.


YOYO, de Pierre Étaix. 

Divertida comedia llena de buen rollo en su apología por la imaginación y la creatividad. Una bella y apreciable cinta que quizá no sea muy conocida.






No hay comentarios:

Publicar un comentario