viernes, 16 de noviembre de 2018

Crítica "Tokyo Gore Police" (Yoshihiro Nishimura, 2008): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Tokyo Gore Police es un plato para estómagos fuertes forrados con plomo, un espectáculo bizarro y excesivo que –sin embargo- está rodado con gran calidad. En la cinta se nos cuenta como Ruka, oficial de un cuerpo de policía privatizado –algo que ya pasaba en Robocop- que opera en la capital nipona en un futuro no muy lejano, debe luchar contra unos mutantes que pueden utilizar cualquier parte de su cuerpo –en realidad cualquier muñón de éste, ya que las armas aparecen en las heridas- como arma mortífera.






Sí. piltrafillas, los pechos amputados se pueden convertir en lanzaderas de ácido, las vaginas desgarradas en bocas dentadas –si conocéis la obra de J. K. Potter veréis que algunas de sus ilustraciones han sido utilizadas como inspiración en esta cinta piltrafillas- y los penes arrancados a mordiscos se transfoman en cañones. Por si eso fuera poco, la protagonista desea vengarse del asesino de su padre, muerto años atrás a manos de uno de esos mutantes a los que se conoce como los “ingenieros”.






La película tiene insertados varios spots publicitarios que no podéis perderos. El de las colegialas anunciando un nuevo cutter que sirve para cortarse las muñecas, que duele menos y hace que la sangre sepa mejor es definitivamente hilarante. En resumen, humor negro, sangre a raudales, amiguitos, a borbotones, ¡a mares!, vísceras y carne lacerada, diversión plena para un sábado por la tarde tumbado en el sofá con un gintonic a mano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario