viernes, 2 de noviembre de 2018

Behemoth - I Loved You At Your Darkest (2018): Crítica review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



Para el autor intelectual de Behemoth, el célebre Nergal señala alegremente que el título “I Loved You at Your Darkest” es una frase de la Biblia, que le permite presumir con orgullo del álbum número 11 de los veteranos polacos de la escena del black metal: “No hay nada más blasfemo que esto”. Ha dicho en entrevistas. Ciertamente lo intenta como con la canción “God = Dog” podría causar palpitaciones en algunos estados de América, Europa, Asia, etc, mientras que parece haberse alejado de ello disfrazándolo con un sentido del humor macabro en el trabajo al tomar la decisión de comenzar el álbum con un coro de niños. Pero por lo contrario, muchos críticos ven en Behemoth como una banda que se trata de una marca comercial, enorme, a veces semi-operativa, de metal negro con ganas de ser incendiarios. Los ruidosos golpes del baterista Inferno están probablemente inspirados por el sonido del fuego de los cañones de las guerras civiles y las guitarras que gritan posiblemente cuentan como almas reales, aquí ya tenemos a Nergal y Orión haciendo un tándem infernal desde el inicio.



Incluso si es difícil no amargarse en títulos como “If Crucifixion Was Not Not Enough”, el álbum es un entretenido trabajo que podría ser más atractivo que solo para la audiencia habitual de todo el metal extremo. Hay guitarras acústicas, cantos gregorianos y canciones que serían sospechosamente cercanas al rock clásico, si no fuera por el gruñido gutural de Nergal y las palabras diseñadas para derribar a la iglesia más cercana. El coro de la canción “Bartzabel “dice: "Venid a mí, Bartzabel", es ominoso pero pegadizo. “Wolves ov Siberia” es un motín de metal sinfónico, gritos de desafío y golpes infernales. La siniestramente titulada “Ecclesia Diabolica Catholica” probablemente no figurará en las últimas audioguías del Vaticano, pero el coro wagneriano, de tipo gregoriano, con banda de sonido teatral, es glorioso. "Fuck me, extático", grita Nergal en la pieza blasfema “Sabbath Mater”. Por favor a la iglesia más cercana de donde vivas y escuches el disco que le digan que encierre a sus monjas.




Inferno, en particular, desempeña un papel difícil en esta nueva versión de Behemoth. Siempre un baterista impresionante, ahora debe ir más despacio para acompañar parte del deambular musical que se produce en los últimos álbumes de Behemoth. Pero estos momentos son algunos de los más emocionantes de escuchar, y "Bartzabel" está lleno de ellos, incluida toda la última mitad de la canción. "If Crucifixion Was Not Enough ..." requiere que Inferno toque como si estuviera en una banda de punk para los versos, pero eso hace que suene más pesado cuando se suelta durante los solos de guitarra. Me encantaron los solos en “The Satanist” y “Darkest” contiene aún más de ellos. A veces son en la vena del thrash metal; otras veces, puedes unirlas en canciones de rock clásico sin demasiados problemas. Como todo lo que hace esta banda, siempre se ajustan a las canciones como los últimos mosaicos en un mosaico, completando la imagen. "Angelvs XIII" tiene uno de mis solos favoritos de Behemoth, pero no es solo la guitarra la que brilla. El ritmo marcial de Inferno y el bajo oscilante de Orion son partes indispensables de la potencia del solo de guitarras. La canción muestra a Behemoth en la cima de su destreza creativa.




“I Loved You At Your Darkest” es otra adición importante a la notable carrera de Behemoth, que ahora ha durado más de un cuarto de siglo. Revela un crecimiento bienvenido dentro de un subgénero de música pesada que a menudo ha sido resistente a la evolución. El trío no deja mucho al azar en este nuevo álbum, pero eso es solo porque quieren asegurarse de que sus misivas de impiedad no se olviden pronto.




Pistas esenciales: "Bartzabel", "Coagvia", "Ecclesia Diabolica Catholica", "Rom 5: 8", "Sabbath Mater", “God=Dog” y "If Crucifixion Was Not Enough..." Como ven por estos títulos puede ser que puedan sufrir algún tipo de censura de los que han tenido que lidiar gente como los veteranos suecos Marduk en algunos países de Latinoamérica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario