domingo, 8 de enero de 2017

Pensamientos de Marco Aurelio (16º): Del "Manual de Epicteto"



XX

No olvides que no es aquel que te insulta ni el que te maltrata quien te ofende, sino la opinión que tú te formas al ligar la idea de la ofensa con su mal proceder. Cuando alguno te haga enfadar, ten por entendido que tu cólera solo proviene de tu opinión. Así, pues, procura ante todo no dejarte vencer por tu primer ímpetu: por muy corto que sea el tiempo en que te tranquilices y reflexiones, te servirá para ser con más facilidad dueño de ti mismo.



XXVI

Para juzgar racionalmente los designios de la naturaleza es suficiente mirarlos con la indiferencia con que consideramos los sucesos que no nos interesan. Si sucede, por ejemplo, que el criado de otro rompe un vaso, dices al instante: "Es un accidente vulgar". Has de saber que, si llega el caso de que rompan un vaso en tu casa, debes conservar la misma serenidad que tienes cuando lo rompen en casa de otro. Aplica el mismo razonamiento para las cosas más importantes. Pongo por caso a un hombre que ha perdido a su hijo o mujer: no hay nadie que no dirá: "Es el destino de la pobre humanidad". Pero si te te sucediera a ti perder a alguno de los tuyos, al instante lamentarás y gritarás: "¡Ay de mí! ¡Qué desgraciado soy!" Deberías, pues, acordarte de los sentimientos que experimentamos cuando nos dicen que un accidente semejante ha acontecido a otro.

ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada