miércoles, 18 de enero de 2017

Marc Bolan and T-Rex - Live At The Boston Gliderdrome 1972 (2001): Crítica review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




A los diez años hice la primera comunión y me regalaron un mp3 que, aunque ya no funciona, todavía conservo. El cariño que le profeso está fuera de duda; para mí fue mi puerta hacia la música. Para que luego digan que la comunión no sirve para nada. El caso es que una de las primeras bandas que me llevé a las orejas fueron los T. Rex, gracias a esa maravilla de película que es Billy Elliot. Ahí, además de canciones del grupo de Marc Bolan, también sonaban temas de los Jam o Style Council, los dos grupos de ese genio llamado Paul Weller, aunque esa es otra historia. Lo importante es que desde que escuché a los T. Rex en esa peli me enamoré de ellos, y pocas canciones me emocionan al nivel que lo consigue Cosmic Dancer.




Electric Warrior es uno de esos discos que me llevaba a una isla desierta sin pensarlo. Y llegados a este punto, conviene aclarar un asunto muy necesario: T. Rex no son Led Zeppelin. Marc Bolan no es un buen guitarrista. Eso conlleva a que los T. Rex no fuesen uno de los mejores grupos en directo de su generación por decirlo de algún modo, y es que, aunque tienen muchos directos, no hay ninguno que pueda considerarse como imprescindible en una colección de música al uso. Entonces, ¿a qué viene hablar de este disco? Pues que, dentro de los directos del grupo, es de los que más me convence, te lo dice un fan incondicional del grupo. ¿Ya lo has entendido? Si te gustan Marc Bolan y demás, sigue leyendo, si no, deja de malgastar tu tiempo y vete a escucharte el (insertar aquí el mejor disco en vivo de la historia). T. Rex es de esos grupos que o te encantan o te resbalan. No es lo que cantan, sino cómo. Allá vamos.




Cadilac pone en funcionamiento al dinosaurio tras unos gritos que recuerdan a los que sufrían los Beatles en su época cuando tocaban por Estados Unidos. Que no cunda el pánico: aunque el audio no es precisamente primera calidad, los gritos no serán constantes. Empieza Marc Bolan diciendo que no han tocado en los últimos meses, que será divertido, y lo van a hacer con la cara b de Telegram Sam, Cadillac. El resultado es una jam alargada (originalmente duraba cuatro minutos) en la que Bolan y los suyos se dejan llevar, quizá demasiado. En cualquier caso, enseguida viene Jeepster para volarnos la cabeza, en la que es una de las mejores interpretaciones del tema en directo de todas las que he escuchado. Sin duda una de las imprescindibles, con esos riffs simples pero efectivos, pura escuela Marc Bolan. Como podemos leer en la portada, será la primera vez que escuchemos Thunderwing, cara b de Metal Guru, en vivo. Uno de esos casos en que el lado b supera bastante a la cara a, y en directo se le ve a Bolan con ganas de que se escuchen también canciones como esta, que no tiene desperdicio en absoluto. Cierra la primera parte del set eléctrico Baby Strange, una de las mejores composiciones del Slider, uno de esos discos que nunca han terminado de recibir el reconocimiento que merecen. La música está llena de ellos: Setting Sons de los Jam, Goats Head Soup de los Stones o el Animals de Pink Floyd son solo unos pocos.




Volviendo al concierto, deliciosa esa parte acústica donde Girl ejerce de acertado aperitivo a una de las grandes canciones de Marc Bolan, como es Cosmic Dancer. Imposible expresar más emociones con menos acordes. El final, de nuevo eléctrico, lo pone su canción más famosa, Get It On, con ese riff inmortal que a muchos hizo pensar que T. Rex era uno de esos grupos de una sola canción. Especialmente destacable es la línea de bajo que resuena durante toda la canción de manera brillante. No son el mejor grupo de la historia, no tienen al mejor cantante, pero no importa. A la hora de transmitir, transmiten como pocos. Y eso, en algo como la música donde el corazón y el alma desempeñan posiciones clavas, es tener muchos acordes ya conquistados. Allá donde estés, Marc Bolan: Gracias.

Jeepster


Thunderwing


Cosmic Dancer


Visita el blog DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada