jueves, 26 de enero de 2017

Kreator – Gods of Violence (2017): Crítica review


Erick Delgand



No hay duda de que KREATOR son la banda de thrash metal europea número 1. Pasan ya de 30 años en el oficio, desde aquel 1985 que sorprendieron el panorama del Thrash Metal con el comienzo de una leyenda como Endless pain.

Tuvieron sus subidas, pero sobre todo una bajada en picada en los 90, en que casi ni se contaba con ellos, e incluso estuvieron una etapa en el olvido, hasta que volvieron a sus raíces, las del Thrash Metal de los 80, con ese fantástico Violent Revolution por el 2001, en el que resurgieron de las cenizas y se volvieron a estabilizar en el panorama metalero. A partir de ahí incluso hay quien dice que esta última década es la mejor de ellos, incluso mejor que la primera. Lo que es cierto es que al igual que los veteranos Testament, siguen sabiendo hacer thrash metal de manera única, y mirando por encima del hombro a todos aquellos que pensábamos {en el que me incluyo} que estaban acabados.



Gods of violence es el álbum número catorce en estudio en la discografía de los alemanes. Este será el primer álbum de estudio de la banda en casi cinco años, desde Phantom Antichrist (2012), marcando la distancia más larga entre dos discos de estudio en su carrera.

Con una portada del álbum demoledora, el disco despega con “Apocalypticon” marcando un ritmo que inspira el ir a la batalla. Resuena una apertura con unos tambores demoledores, regalándote un clímax de batalla en apenas un minuto, dándonos el pase a la potente “World War Now”, una impresionante pista con un ritmo a la vieja escuela, puro thrash con riffs duros. Maestros del oficio, la voz endemoniada de 'Mille' Petrozza te parte tímpanos por su rabia, derivando a una sección de armonía en las guitarras y unos solos demoledores propios de los muy auténticos Kreator. Un tema para abrirnos el apetito y prepararnos para “Satan’s Real” que nos regala un ritmo que nos lleva durante unos momentos a los años 80. Cortes llenos de armonía en las guitarras, avanzando con un estribillo lleno de aires de himno universal y unos fantásticos duelos de guitarra en la última parte del tema, fabulosos.




Totalitarian Terror” es rápido y frenético, te recuerda a su primera época, demoledor e irremediablemente te hace mover la cabeza y rejuvenecerte recordando épocas pasadas.

“Gods of Violence” comienza con guitarra acústica, también a semejanza de temas añejos en el que era muy común este tipo de aperturas, antes de la tormenta en el que entraba un ritmo de guitarras que emocionaba, no tanto con la estructura del estribillo, emulando un power metal que no me convence mucho, pero es aguantable.

“Army of Storms,”un buen ritmo machacón de guitarras y batería muy del estilo complicado de Kreator, molestándome otra vez esos coros power que me desaniman y no me encajan.

”Hail to the Hordes“, un tema pesado, con esas repetitivas melodías power metal a lo largo de todo el tema, y un estribillo más a lo Manowar, reclamando guerra, muy alejado en sello característico; un tema diferente.

“Lion with Eagle Wings”, un estallido de caña guitarrera, con un ritmo que no te deja volver a respirar, ciertas melodías y cortes que te recuerdan un poco a Iron Maiden.




“Fallen Brother", prometedor tema de los mejores del álbum, un tema duro y firme en ritmo, con una repetitiva estructura en el estribillo y unos solos de guitarra decentes.

“Side by Side”, un guiño a la época de “Pleasure to Kill” o “Endless Pain”.

“Death Becomes to Light”, el tema más largo del disco superando los siete minutos de duración, una apertura en acústico junto a las voces en plan Alice Cooper, muy heavy en toda su estructura y una cabalgada de toques del heavy metal y del power de principio a fin.

Es un buen disco de thrash, en las partes del disco que son thrash, pero hay un excesivo ramalazo e incluso llega a ser empalagoso en el Power Metal que respira todo el álbum.


Quizás a los amantes del Power y del thrash será un disco que les gustará en su totalidad. Para aquellos a los que, como yo, el Power metal les gusta de pasada o solo algún tema que otro, pues llega hasta molestar. Falto de más ferocidad y brutalidad de la que Kreator sabían regalar muy bien, pero que en este Gods of Violence son solo la mitad del álbum. Para los que esperábamos más de los viejos y buenísimos Kreator, nos resultará un álbum aceptable.


3 comentarios:

  1. pues confieso ante Lemmy todo poderoso que nunca he escuchado a los Kreator, voy a remediar mis pecados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj,nunca es tarde para que te estallen los timpanos un rato con Kreator

      Eliminar
  2. Power Metal? para nada, yo creo que estás confundido.
    Lo que hace único el estilo de Kreator son sus melodías, una esencia melódica que no es común en el Thrash y este sonido viene desde el disco Violent Revolution, así que eso de Power Metal creo que está mal, simplemente ellos tienen un estilo que le es propio si tuviese que dar un nombre específico al género de Kreator sería Thrash Metal Melódico, pero no relacionarlos con el Power Metal

    ResponderEliminar