domingo, 15 de enero de 2017

Crítica de "Hardcore" (Dennis Iliadis, 2004): review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Esta vez regreso con una de esas cintas duras que de tanto en tanto me da por ver. La película de hoy es la griega Hardcore, drama violento y triste que nos cuenta la existencia de Nadia y Martha, dos jóvenes prostitutas que trabajan en una asquerosa agencia de chicas de compañía a las que jefes y clientes explotan sexualmente sin ningún tipo de consideración por sus sentimientos.




Es esa búsqueda de afecto lo que las une en una relación sexual que no es realmente homosexual –el contacto carnal es la única manera que conocen de relación íntima con el prójimo- sino la manera de demostrarse que dependen la una de la otra, que se tienen sólo a ellas en este mundo. Pero es precisamente ese ambiente sórdido en el que desde su robada infancia se desenvuelven el que quieren dejar atrás, y para ello no dudarán en entrar en una espiral de violencia que las conducirá a un desenlace amargo.







Hardcore es una de esas películas en las que hay sexo, pero poco erotismo. Los cuerpos desnudos copulando sin el menor atisbo de amor o un mínimo de afecto son meros trozos de carne que se entrelazan con violencia, una violencia –por otra parte- muy bien fotografiada. La música tiene una importancia esencial en esta cinta, ya que llena de melancolía al espectador haciéndole notar la angustia y el vacío que envuelve a las protagonistas. Al final, Nadia conseguirá abandonar el pozo, pero ¿a qué precio? Piltrafillas, os recomiendo que veáis esta película que tiene disparos, pero no acción; sexo, pero no es erótica; y en la que hay amor y prostitutas, pero que no se parece a Pretty woman ni por asomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario