sábado, 19 de noviembre de 2016

Reseña crítica de Metallica "Hardwired... To Self Destruct" (2016): Review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



La evolución del aguerrido subgénero del Thrash Metal los encontramos en discos de Sepultura, Pantera (R.I.P.) y Metallica ya que ellos traspasaron las barreras del estilo para incorporar nuevos sonidos y aportaciones a una de las divisiones del Heavy Metal que más seguidores tiene en todo el mundo, por ello cada nuevo disco publicado es un logro por la trayectoria musical de las bandas pero también es centro de la polémica entre los seguidores que añoran los viejos tiempos del estilo y los nuevos seguidores que consideran el nuevo estilo como lo más adecuado para estos tiempos.


Han pasado 5 años desde el EP ‘Beyond Magnetic’ el cual representó una gran producción y un gran regreso para quienes añoraban los sonidos old school de la banda pero también un estrepitoso fracaso comercial el disco “Lulu” grabado junto al extinto maestro y leyenda del Rock Lou Reed; desde el 2011 el bajista Robert Trujillo hablaba de entrar al estudio para grabar un nuevo disco y a partir de entonces los fans de todas las edades de la banda comenzaron a impacientarse al igual que la polémica. Lars Ulrich en el 2013 hablaba del productor del disco ‘Death Magnetic’, el legendario Rick Rubin (Slayer, Megadeth, etc) quien se ocupó de la producción y la mezcla estuvo Greg Fidelman, señalaba que era un buen amigo de la banda y le agradecían por volver a endurecer su sonido, pero no estaban seguros de seguir en ese mismo camino.




Con todos esos antecedentes sabíamos que la banda al publicar el nuevo disco incluiría estilos de diversos tipos pero sobre todo de los que mejor le habían funcionado en su etapa del post- thrash metal, hablamos del “Black Album” así como del “Death Magnetic”, desde hace 5 años veníamos escuchando y leyendo que el nuevo disco estaba cerca hasta que a principios de éste 2016 nos enteramos que la grabación estaba en su etapa final por lo que se esperaba que en verano o en invierno de éste año ya estuviera publicado, también nos enteramos que el productor ya no sería Rick Rubin sino Greg Fidelman quien se había ocupado de la mezcla y como ingeniero de sonido de su disco anterior.

Llego éste noviembre el lanzamiento del disco doble y eso es lo que nos trae como referencia el nuevo disco “Hardwired… To Self Destruct” con un portada más o menos llamativa, pero cabe aclarar no por su belleza. El álbum hace que se divida en dos niveles para calificar este nuevo trabajo de la banda. En lo personal el disco 1 trae mejor nivel que el disco 2 y desde mi punto de vista hace que sea un trabajo regular aunque para muchos el disco 2 es mejor que el primero debido a que les recuerda mucho el sonido del “Black Album” en cuanto a composición y tratamiento de las canciones. Para mi opinión traen mejores composiciones en el primer disco que en el segundo.




Cuando damos ‘play’ al Disco 1 ya estamos moviendo la cabeza al estilo headbanging más clásico con esas dos super piezas duras enraizadas al Groove Metal y Thrash Metal (o por lo menos al sonido del Death Magnetic) ya nos han enganchado al disco con las piezas “Hardwired” y “Atlas, Rise” las cuales podría decirse fueron bien elegidas como singles y funcionarán sin duda alguna en directo con la audiencia. Bastante efectivos los riffs y cambios de ritmo con ese tándem clásico que son James Hetfield y Kirk Hammett así como la batería de Lars Ulrich que cuando le mete el pedal suena demoledora. Para rematar todo esto que comentamos la banda se ha encargado de componer coros efectivos de esos que se te quedan en la mente cuando ha dejado de tocar el disco. Demoledor inicio que dices: “Rayos estos tipos vienen con todo!”.

Le siguen dos canciones variadas que en la vena clásica de sus discos de los ochentas pero edulcoradas con sonidos Groove así como de ciertos aires de Rock clásico, en fin que han logrado atraer mi atención esas dos piezas llamadas “Now That We’re Dead” y “Moth Into the Flame”, ésta última bien elegida como single y que seguramente funcionará como pieza de referencia del disco en los conciertos. Le meten velocidad de excelente manufactura y sobre todo me impresiona el nivel del maestro Kirk Hammett para seguir creando riffs y solos memorables bien acompañado por el resto de la banda. Esto es uno de los puntos fuertes de éste disco sin lugar a dudas por lo que fácilmente te vas a enganchar a los coros de las dos canciones así como las partes donde solo se escuchan los instrumentos para disfrutar de las habilidades de cada uno. Excelentes cortes.




“Dream No More” es una pieza Groove a medio tiempo que no desentona con el resto de éste primer disco, muy similar a ciertas canciones del Death Magnetic, Enseguida para cerrar con broche de oro ésta primera parte lega la canción “Halo In Fire” que es la típica balada al estilo de Metallica desde tiempos del Black Album no es una mala canción por el contrario de las mejores composiciones que le he escuchado a la banda últimamente por ello se han anotado un punto extra al crear ésta diversidad dentro de sus composiciones. Siguen en la línea de tener bueno coros y las partes instrumentales son de verdad lúcidas para todos los integrantes de la banda. Ya hablamos de los solos de Hammett que la verdad posee una buena estructura y melodía.

Le damos play al disco 2 donde el Groove a velocidad ve reducidas sus fuerzas pero no en la intensidad de sus notas aunque sea de manera ralentizada, aquí la producción y composición de la banda nos recuerdan al glorioso “Álbum negro” de 1990. Para empezar las canciones “Confussion” es de lo más heavy denso y duro que le hayamos escuchado a la agrupación, le sigue “ManUNkind” con ese sonido que te recuerda a ciertos pasajes del disco Load por la estructura de las notas. Aquí viene la revancha! Nunca mejor dicho con esta pieza repleta del mejor Groove noventero con ciertos pasajes de Thrash Metal ralentizado, todo ello conlleva la canción “Here Comes Revenge”. Luego viene esa canción normal sin mucho aire de metal “super duro” como lo es “Am I Savage” para que continúen con un pequeño homenaje al extinto maestro Lemmy de Motörhead en la canción “Murder One” basada en un riff que se encuentra cerca del Stoner y el Groove actual dejando una nostálgica canción que bien podríamos escuchar en diciembre cuando se cumpla el primer aniversario luctuoso del señor Kilmister. La última canción del disco dos sin duda está repleta de la técnica de la banda tomando como raíces e influencias ese pasado Thrash Metal del que muchos añoran que regrese, bueno la banda les dio el gusta al componer “Spit Out Te Bone” donde nos muestran todo su poderío en los instrumentos así como en las letras y coros de la canción, gran cierre a todo galope como debe ser o debería ser un disco de una banda como Metallica, por algo ésta canción también funcionó muy bien cuando se dieron a conocer los videos como adelantos del álbum.

Creo que las opiniones volverán a quedar divididas y seguramente muchas revistas y críticos los pondrán entre lo mejor del año, otros por el contrario se tomarán con reservas este nuevo regreso de la banda. En lo personal creo que han acertado con algunas canciones para volver a estar en los oídos del mundo y que no defraudarán a la gente cuando las escuche en vivo. Les recomiendo el disco para que formen su opinión, la mía está otorgada para ser uno de los mejores materiales de Rock de este año aunque muchos estarán en desacuerdo, pero vale la pena dar un voto de confianza a Metallica.
ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada