domingo, 1 de abril de 2018

Otros pensamientos de Cioran: Séptimo capítulo de sus "pensamientos estrangulados"



Hacía tiempo que no paseábamos por esta web al bueno de Cioran (más de un mes hace que publicamos el sexto capítulo de sus pensamientos estrangulados). Esto de los capítulos es algo postizo; quiero decir que solo es una forma de ir ofreciendo por entregas algunos de sus pensamientos que yo tengo subrayarnos (no tengo piedad en esta lid) de ese tremebundo libro suyo intitulado El aciago demiurgo. Me han contado que incluso el hombre de hielo tuvo que dejarlo para escapar al campo a buscar setas y despejarse un poco de tan impactado como quedó el pobre. Sumamos y seguimos.


Otros pensamientos de Cioran:

Ya me atraiga el budismo o el catarismo o cualquier sistema o dogma, conservo un fondo de escepticismo que nada podrá embotar nunca y al que vuelvo siempre tras cada uno de mis entusiasmos. Sea este escepticismo congénito o adquirido, no deja por ello de parecerme una certeza, incluso una liberación, cuando cualquier otra forma de salvación se obstruye o me rechaza.

----------------------

Solo el escritor sin público puede permitirse el lujo de ser sincero. No se dirige a nadie: todo lo más a sí mismo.

----------------------

Cuando se sabe que todo problema no es más que un falso problema, se está peligrosamente cerca de la salvación.

----------------------

Tanto he echado pestes contra la vida que, deseando por fin hacerle justicia, no doy con ninguna palabra que no suene falsa.

---------------------

No se tiene la sensación de ser alguien más que cuando se medita alguna fechoría.

---------------------

En la decisión de renunciar a la salvación no entra ningún elemento diabólico, pues si así fuese, ¿de dónde vendría la serenidad que acompaña a esta decisión? Nada diabólico deja sereno. En los pagos del demonio se está por el contrario moroso. Tal es mi caso... De este modo, mi serenidad es de corta duración: justo el tiempo de decidirme a acabar con la salvación. Afortunadamente, me decido a menudo y, en cada ocasión, ¡qué paz!

---------------------

Levantarse temprano, lleno de energía y ánimo, maravillosamente apto para cometer alguna insigne villanía.

ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario