domingo, 28 de junio de 2015

Las mejores frases de Marco Aurelio - Meditaciones (7)


Terminado el libro 5º de la obra conocida por Pensamientos o Meditaciones, del filósofo estoico a la vez que emperador romano Marco Aurelio, iniciamos ahora la selección de sentencias y fragmentos espigados del libro sexto. Esta fue la entrada anterior de una serie que ya va por el séptimo post.


LIBRO 6º:

VI

El mejor medio para vengarse de una mala persona es procurar no asemejarse a ella.


XVI

¿Queda algo entonces que pueda realzar la dignidad del hombre? Lo único, a mi parecer, es adaptar la conducta de cada uno a la organización interior de su ser.


XVIII

¡Qué manera de obrar más extraña tienen los hombres! No quieren elogiar a sus contemporáneos que viven con ellos, y dan una importancia enorme a las alabanzas de la posteridad, es decir, de personas que no han visto ni verán nunca.

Es lo mismo que lamentaras que los hombres de siglos pasados no hubiesen tenido una frase de elogio para ti.


XXXIX

Acostúmbrate a lo que el destino te ha designado y quienesquiera que sean los hombres con los cuales tienes que vivir, ámalos, pero de verdad.


XLVII

Reflexiona continuamente acerca de cuántos hombres han muerto de todas las clases, de todas las profesiones, de todos los países. Desde el comienzo de los siglos, desciende hasta la época de Filistión, de Febo, de Organión [son nombres de médicos], y considera luego las demás razas de los hombres.

Así, pues, es preciso que vayamos también donde tantos oradores eminentes y tantos graves filósofos nos han precedido, los Heráclitos, los Pitágoras, los Sócrates; tantos héroes de la antigüedad, sin olvidar tampoco tantos generales y reyes, y con estos los eusodios, los Hiparcos, los Arquímedes y todos los personajes que se han distinguido por la cultura de su espíritu, la elevación de sus pensamientos y su amor al trabajo, por sus maldades y su presunción, por sus burlas acerca de la vida de los hombres tan corta y efímera, por ejemplo Menipo y otros muchos como él. Piensa en todos ellos, y piensa también que hace mucho tiempo que han muerto.

Pero, en resumen, ¿qué puede haber en esto de lamentable para ellos, y, por consiguiente, para tantos cuyos nombres han caído en el olvido?

En definitiva, solo hay en este mundo una cosa digna de nuestros esfuerzos: practicar la verdad y la justicia, y tratar con indulgencia a los mentirosos y a los hombres injustos en medio de los cuales vivimos.

ÁCS


No hay comentarios:

Publicar un comentario