domingo, 5 de julio de 2015

Kamelot - Haven (2015): Crítica del disco Review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



Entre las promesas de los últimos años con respecto al power metal con tintes sinfónicos que ha venido creciendo en cada álbum discográfico es sin duda los maestros norteamericanos de KAMELOT, que desde el año 1991 vienen con su propuesta firme y sólida desde el principio, todo ello a pesar de ser originarios de una de las escenas más fuertes del metal extremo, así es, ni más ni menos que desde Tampa, Florida; los contemporáneos de los Cannibal Corpse, Obituary, entre otros grupos de esos años,  aún pueden gozar de salud al celebrar su 24 aniversario al publicar nuevo material luego de sus cambios de integrantes.


El disco, publicado el 5 de mayo de este año a través de la label Relapse Records, se tituló Haven, donde vienen 13 piezas de lo mejor de su estilo. Así nos encontramos a la banda formada por Tommy Karevik en las vocales (quien sustituyó al carismático Roy Khan en el 2012 y superó la prueba con el disco Silverthorn), Thomas Youngblood en las guitarras, Sean Tibbetts en la guitarra bajo, Oliver Palotai en los teclados y orquestaciones y por último Casey Grillo en la batería. No cabe duda que gozan de un lugar privilegiado entre la élite del metal contemporáneo.




Aquí era la oportunidad de demostrar que el acoplamiento se había quedado demostrado. Pero hablemos del disco, nos encontramos ante uno de esos álbumes que, entrando ya desde su primera escucha, cual delicado perfume va destilando un reguero de diversos matices según va transcurriendo el paso del tiempo, siendo el proceso harto disfrutable. O dicho de otra manera: ¡es una obra maestra!

Todos los elementos que han demostrado en su discografía esa delicada oscuridad, las melodías y elegancia; tan propios de la banda no sólo continúan intactos, sino que van elevados a una potencia superior, gracias al tándem formado por el guitarrista Youngblood, el teclista Palotai y el productor Sascha Paeth, a los que ahora se une Karevik componiendo letras y dotándolas de vida gracias a su voz, con la que parece haber encontrado un nivel impresionante en sus tonalidades. Todo dentro del marco proporcionado por la nueva historia conceptual que engloba a “Haven”, en este caso dentro de una utopía así como un incierto futuro para la humanidad.




Sin embargo este disco, el cual es el undécimo de su discografía, tiene algo extra, además de la brillante producción sin duda alguna, es la inclusión de las estrellas del metal Alissa White Gluz de Arch Enemy, Troy Donocley de Nightwish y Charlotte Wessels de Delain. El soundtrack del disco es el siguiente: "Fallen Star", "Insomnia", "Citizen Zero", "Veil of Elysium", "Under Grey Skies" a dúo con la bellísima Charlotte Wessels (Delain) y Troy Donockley (Nightwish), "My Therapy", "Ecclesia", "End of Innocence", "Beautiful Apocalypse", "Liar Liar (Wasteland Monarchy)" con la talentosa Alissa White-Gluz (Arch Enemy), "Here's to the Fall”, "Revolution" de nuevo con Alissa White-Gluz y por último "Haven". Son 54 minutos de pura demostración de la talentosa banda a estas alturas.

Hay varias piezas destacadas de este disco, como la titulada “Under Grey Skies”, la primera de las dos baladas que tiene el disco. Se trata de una delicada composición repleta de guitarra acústica, sonidos folk gracias a la participación de Troy Donockley de Nightwish y un bello dueto entre Tommy y Charlotte Wessels de Delain. Otro ejemplo es “My Therapy”: se basa en un duro riff muy bien construido que finaliza en arpegios y una melancólica interpretación a nivel vocal. Tras un interludio instrumental de nombre “Ecclesia”, KAMELOT nos muestran su faceta sinfónica con “End of Innocence”, tras la que viene la que es mi canción favorita de “Haven”, se titula “Beautiful Apocalypse” que es de esas que se van quedando después de varias escuchas, pero que luego no te puedes sacar de encima. Se trata de un tema a medio tiempo de construcción y composición muy típico en ellos, buenos riffs y bases, pero con unas melodías vocales súper originales, tanto a la hora de enfocarlas como construyendo las letras, cortando sílabas en el puente para añadirlas al estribillo. “Liar Liar (Wasteland Monarchy)” es veloz, con un encomiable trabajo de doble bombo cortesía de Casey Grillo que se sale aquí, pero jugando con parones y una envolvente atmósfera antes del inspirado estribillo donde la bella Alissa mete unas vocalizaciones en diversas tonalidades que le da un aura impresionante a la canción cuando escuchas sus partes de la vocalista hasta el estremecimiento.

Pero como toda producción de KAMELOT, el encanto no viene solo por el sentido del oído, pues todo lo que es la presentación, portada e interior del libreto es una maravilla con la que envolverse aún más en el trasfondo e idiosincrasia del relato que “Haven” nos propone, cortesía de los artistas Stefan Heilemann y en el art/layout por Gustavo Sazes respectivamente. Todo un refugio a la cotidianidad de nuestras vidas gracias al arte cargado de fantasía, musicalidad, la distinción y refinamiento de unos maestros que nos traen la que, el tiempo lo dirá, puede ser su obra cumbre. Al menos la banda nos ha impresionado con su regreso. Sin duda entre los mejores discos del metal de este 2015.

©Marco Antón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada