ZEPPELIN ROCK: Crítica de la película El hombre de acero (2013) de Zack Snyder

sábado, 11 de enero de 2014

Crítica de la película El hombre de acero (2013) de Zack Snyder



por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



La última cinta de Zack Snyder se presentaba como el gran blockbuster de este año, la película que aspiraba a revolucionar el cine de superhéroes, tan en boga en esta época, y hacer con el personaje de cómic más famoso lo mismo que Christopher Nolan, aquí productor, había hecho con Batman.


No sólo se pretendía hacer la película definitiva sobre Superman, sino también de superhéroes, con un derroche de medios extraordinario, y que sustituyera en el imaginario colectivo a la que Donner rodó en 1978, protagonizada por Christopher Reeve.

El resultado ha sido irregular. No se puede negar la ambición de la propuesta a todos los niveles, que pretendía dar un tono mucho más grave al personaje y la historia, alejándose del desenfadado estilo lúdico de las cintas de Donner, es decir, mantener el estilo que Nolan impuso para Batman en los personajes de DC. La cosa es que lo que vale para Batman, un héroe atormentado y oscuro, no vale igual para Superman, un personaje mucho más luminoso. Hacer de Superman un sufrido héroe del Actor’s Studio no ha sido la mejor opción.




El mayor problema de El hombre de acero es que lo tiene todo, complejidad conceptual y espectacularidad, pero no se acaba de rematar con nada, dando la sensación de cierta dispersión, falta de concreción y mucho exceso.

También es víctima de sus contradicciones, una cinta que busca denodadamente el realismo y el retrato veraz que da paso a excesos fantásticos tanto a nivel conceptual como estilístico, donde se mezclan planos casi documentales con orgías de efectos especiales. El resultado es que le falta emotividad y un más calado en los conflictos y relaciones humanas. Es demasiado cerebral, fría.

Snyder recoge elementos de las dos primeras películas de Donner, con la destrucción de Krypton, en una espectacular introducción, el crecimiento de Clark en la granja de sus padres terrestres y su batalla contra Zod y los condenados de su planeta. La estructura en flashback pretende generar un vínculo entre pasado y presente, pero se hace algo pesado y no parece haber verdadera necesidad de recurrir a ello.



No todo son defectos en la cinta, en absoluto, tiene notables virtudes que debo destacar. El retrato psicológico del personaje es brillante y plantea algunas de las claves más complejas e interesantes de la película, un héroe que va adquiriendo conciencia de Dios y que permite a Snyder explorar nociones religiosas, cristianas y filosóficas por el mismo. El Superman de Snyder y Nolan es un héroe muy religioso.

Superman es un dios destinado a cambiar el mundo, un enviado a la Tierra para lanzar un mensaje y un líder a quien seguir por su carácter especial y divino… como Cristo. Se verbalizará su carácter divino en varias ocasiones, precisamente, por varios de los personajes que así lo ven.

En base a esta idea podemos hacer una comparación con la cinta de Scorsese La última tentación de Cristo (1988), en ese conflicto del personaje que se ve obligado a asumir su naturaleza divina, especial, su propia esencia.

Frases mesiánicas y ese excelente plano donde Superman hace la figura de la cruz antes de lanzarse a salvar a Lois y a la humanidad, como le dice su padre, redundan aún más en este tema.

Otro elemento de gran interés en la película es su concepción política y filosófica. Snyder y Nolan hacen de Superman y su padre Jor-El dos figuras liberales que se contraponen al mundo platónico, en lo social, que pretenden Zod y los suyos y que gobernaba en Krypton. La rígida organización diseñada en Krypton nos remite a la sociedad ideal enunciada por el eterno filósofo griego, sociedad a la que Jor-El y su mujer se opondrán, defensores de la individualidad, la libre elección, el libre albedrío y la diferencia, valores e ideas en las que quieren formar a su hijo, Kal-El. La sociedad de Krypton se divide en tres niveles, obreros, líderes y militares, como la platónica… Esta concepción liberal ya se ha apareciado en Nolan en sus Batman, desarrollada también brillantemente.

Platón está muy presente en la cinta, veremos cómo el joven Clark lo lee. El desarrollo de Clark además sirve de perfecta excusa para definir y explicar el “Mito de la caverna” platónico, de la inconsciencia de su naturaleza a la paulatina asunción de la misma, que le obliga a replantearse su “realidad” de forma continua, de niño normal a bicho raro, de bicho raro a tocado por Dios, de tocado por Dios al conocimiento de su verdadera procedencia… Una vez asuma esto debe emprender el camino inverso, como en el mito creado por Platón, y volver para lanzar su mensaje al resto de hombres, con el riesgo de ser rechazado.




El reparto es realmente brillante con Russell Crowe, Kevin Costner, la encantadora Amy Adams o Diane Lane, pero el que sale mejor parado en su complicado reto es Henry Cavill, un actor magnífico para este tipo de cintas que es el perfecto Superman del nuevo milenio. Además nuestro protagonista es capaz de albergar una civilización en uno de sus gigantescos bíceps…

El tercio final ha sido bastante cuestionado por sus excesos visuales y de acción, algo curioso ya que a los aficionados a estas cintas eso no suele parecerles nunca bastante. Lo cierto es que es brillantísimo aunque presenta irregularidades, siendo lo mejor las luchas individuales y lo peor la sobreabundancia de explosiones o los ataques a aviones y demás elementos que restan fuerza al clímax.

Una película irregular, brillante, dispersa, espectacular, difusa, inteligente, desequilibrada, interesante, poco cohesionada, densa, contradictoria, donde se disfruta de los aciertos y sufre con sus defectos, pero de la que recomiendo quedarse con lo primero ya que es plenamente disfrutable. Un resultado final que no es el esperado pero en absoluto es negativo, sólo algo decepcionante.

©Jorge García

2 comentarios:

  1. coincido con lo que decís aunque noto que hacia el final de la crítica quisiste suavizarla, ya que no queda claro si te gustó en verdad o las fallas son demasiadas... a mi se me borró en la memoria el film y eso nunca es bueno... me pareció fallida.... salu2 y buena crítica igualmente...

    ResponderEliminar
  2. Sabemos que las películas de superhoroes carecen de mucha profundidad, Hombre de Acero es precesamente eso, una película que entretiene y cumple.

    ResponderEliminar