sábado, 28 de septiembre de 2013

Poesía erótica española - El perrito faldero


Este que os traigo por aquí en un día como hoy en que el otoño parece querer entrar ya definitivamente trayéndonos un cielo nublado y un aire fresquito (que se agradece de veras) es otro poema rescatado de un manuscrito de los cientos, miles, que existen en la Biblioteca Nacional. Habla la dama, como viene ocurriendo desde las medievales jarchas y las cantigas de amigo, y lo hace con ese singular lenguaje con dobles sentidos en que las palabras sugieren más que dicen, y ese, en principio, inocente perrillo faldero, se convierte de un plumazo en un referente huidizo que lleva a nuestras neuronas más indecentes a efectuar asociaciones indecorosas y libérrimas. Y quizá aciertan. Bueno, en realidad no van mal encaminadas. No es otra la intención del poeta (anónimo), esa es la verdad. Por cierto, cuidado con esos perritos falderos tan de moda, que luego van al pan. ¡Quién fuera perrito algunas veces, chatungos!



¿Quién compra un perrito, damas,
que es muy barato y de falda?

Es muy bonito el perrillo,
que entre las faldas se mete,
todo amigo de juguete
por ser un juguetonçillo.
Tiene el petral amarillo
con cascabeles de plata,
que es muy barato y de falda.

Da contento y quita enojos
y es blanco como la nieve,
perlas con lágrima llueve
si se alegra por los ojos.
Es de los extremos rojos,
lanudo y de cola larga,
que es muy barato y de falda.

Hace una cosa de estima
no haciendo a todas parejas,
que huye de damas viejas
y a las moçuelas se arrima.
Amigo de andar ençima
y siempre escarbar la halda,
que es muy barato y de falda.

Es manchado, rubio y zarco,
brioso con ser chiquito,
que sabe tener pinito
y nada siempre en un charco.
Y salta por cualquier arco
sin ser por el rey de Françia,
que es muy barato y de falda.

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario