jueves, 26 de septiembre de 2013

Michael Monroe - Horns and Halos (2013): Crítica del disco. Review.


by Don Críspulo
Michael Monroe es nuestro clavo ardiendo, así están las cosas. Quién nos iba a decir a nosotros que un nuevo disco de este señor iba a ser el más esperado este 2013, más incluso que la cosa aquella de Black Sabbath (que nos gustó mucho). No sé si la culpa la tiene un panorama yermo como los secarrales de Castilla en agosto o que la herencia de aquel hiperbólico y maravilloso Sensory Overdrive todavía recorre nuestras venas. Sea lo que sea, aquí tenemos el nuevo disco Michael Monroe y vamos a agarrarnos a él como si no hubiera un mañana, que en verdad parece que no lo hay.

A la primera pregunta la respuesta es no. Lo siento chicos, pero Horns & Halos está muy, muy lejos del anterior disco. Pero no se vayan todavía, que eso era de esperar, no todos los días se saca uno de la manga una obra como aquella. Porque Horns & Halos no es una obra maestra, pero es un disco muy bueno, hecho con buenas coplas, mucha melodía y guitarrazos de esos que tanto nos gustan. Ah, y clase, mucha clase.

Les dije que no se fueran, entre otras cosas porque el disco comienza donde lo dejó Sensory Overdrive y es que “TNT Diet” no sólo no hubiera desentonado en el disco anterior sino que hubiera destacado. Rock´n´Roll con más pedigree que las bragas de Tamara Falcó. Es por cosas así por las que amamos a Mr. Monroe. Por eso y por la siguiente, que fue el primer single, “Ballad Of Lower East Side”. Apabulla tanta calidad. Y luego la cosa sigue, con ritmo y calidad, pero ya no nos sorprende, estábamos avisados. Que por “Eighteen Angels” matarían muchos y “Saturday Night Special” ya lo dice todo en el título y “Stained Glass Heart” (poético título) tiene un estribillo fantástico. A ver, que la baja de Ginger (cuánto talento tiene ese hombre, por dios) en este disco tenía que notarse. Pasan las coplas, ora abrazando el punk de postín –"Soul Surrender”– ora el Hard Rock de alta alcurnia –“Half the Way”– y la cosa emociona, pero es como follar con la parienta. Que injusto estoy siendo, lo sé, con Monroe y con mi parienta, pero ninguno me lee.

Recogiendo bártulos. Olvídense de Sensory..., háganme caso y les irá mejor. Horn & Halos es un disco tremendible (mezcla de tremendo e increíble) pero, ay, no resiste comparación con el anterior así que: NO COMPAREMOS y disfrutemos. Pocos discos como este van a editarse estos años.

©Don Críspulo

1 comentario:

  1. Me encanta y estoy encantado con la vuelta de Monrroe, al disco solo le he dado un par de escuchas y mas o menos estoy de acuerdo con lo que dices, eso si, disfrutable a tope.
    Buen post, directo y claro.
    Saludos.

    ResponderEliminar