martes, 23 de julio de 2019

Crítica de "LOS CHICOS DEL MAÍZ" (Fritz Kiersch, 1984): Reseña


por Möbius el Crononauta


Para ser sincero, me parece que no le estánn dedicando muchos cine-fórums por ahí fuera a la carrera del director Fritz Kiersch. Repasando su filmografía, solo parece destacar Los chicos del maíz. Y tampoco es que estemos hablando de El resplandor, pero aunque esta película no vaya más allá de lo correcto, al fin y al cabo se trata de una de esas retorcidas historias de Stephen King, y eso garantiza, a no ser que el director de turno sea un completo patán, una hora y media de entretenimiento horripilante.




De todas formas Los chicos del maíz no necesita ser una adaptación de Frank Darabont (creo que es el director universalmente reconocido como mejor adaptador de la obra de King, hasta por el mismo escritor, y yo soy de la misma opinión) para ser recordada con cariño por una multitud de fieles del maestro del horror superventas y de seguidores de las pelis de terror ochenteras.




Los chicos del maíz tiene muchos de esos 'tics' de las pelis de terror de finales de los 70 y la década de los 80, donde destaca el plano subjetivo de cámara entre los arbustos (en este caso, maizales), todo un clásico sin el cual seguramente la mayoría de pelis sangrientas de la época se habrían derrumbado cual castillo de naipes. Si a eso le añadimos la extraña historia de King, y toda esa carteva de niños locos (especialmente entrañable es reecontrarse con el pequeño predicador Isaac y su pelirroja mano derecha, Malacai), y la presencia de Linda Hamilton a punto de convertirse para siempre en Sarah Connor, pues nos queda un pequeño y entretenido clásico de terror ochentero al que es agradable volver de vez en cuando, dispuesto a perderse entre esos maizales que tantos secretos ocultan.




¿Alguien más cree que Dave Mustaine de jovencito debía ser algo así como Malacai, pero en rubiales?

No hay comentarios:

Publicar un comentario