lunes, 23 de abril de 2018

Preescucha de "No Hard Feelings", el nuevo disco de Tangerine Flavour



por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




“Cuando se juntan buena música y cerveza, sabes que mereció la pena”.

El pasado jueves, en un sitio inmejorable ubicado en pleno centro de Madrid, fue la fecha elegida para que escucháramos algunos temas de lo que será No Hard Feelings, el primer LP de Tangerine Flavour, un grupo al que la etiqueta de “promesa” se le queda pequeña, empeñados ellos en dar un guitarrazo en la mesa y demostrar que ya son toda una realidad. El EP que sacaron el pasado año fue una buena carta de presentación y esta vez, a juzgar por los cuatro temas escuchados, han decidido ponerlas todas sobre la mesa.



A la pregunta del millón de momento no le podemos quitar del todo las interrogaciones, pero sí que aparecen las primeras pistas sobre por dónde irán los tiros musicalmente hablando. No hay rupturas absolutas con respecto al EP, pero sí da la sensación de que en la americana han encontrado su estilo y lo abrazan como los grandes. El primer tema que sonó, esculpido sobre un poderoso riff que seguramente sea lo más rockero del álbum, bien podría ser un paso más allá en comparación con el Dark Winter de su EP. No Kisser Girl, más reposada en cuanto a revoluciones, pero también desbordante de calidad, narra la anécdota de una chica que no besaba bien, y según nos contaron Fernando, Juli y Pablo las letras del disco tocarán temáticas relacionadas con cuchillos y venas. No obstante, en la parte musical dispondremos de más pinceladas de luz, con lo que el resultado final se equiparará. Habrá que vivir, que diría quien yo me sé.

Después de escuchar las cuatro canciones, llegó el turno de preguntas, en el que coincidí completamente con lo que se dijo de que daba la sensación de que cada nuevo tema que sonaba parecía mejor que el anterior. Si, como parece, esto se traslada al disco, entonces sobrarán las palabras para definirlo: diez canciones valdrán más que mil palabras. Asimismo, también me interesé por sus influencias de música en castellano más allá de Lucindas Williams, Emmylous Harris o Jayhawks. Sobre la mesa salieron nombres como el de Julián Maeso, por el que profesaron gran admiración. Quedó claro que estos señores saben de lo que hablan y, mejor aún, de lo que escuchan, sin hacerle ascos a ningún manjar.

Mientras llega el disco, seguimos repasando esa joya en forma de primer single de adelanto llamada South American Style, que la dejo por aquí abajo para uso y disfrute del personal, y recordamos esa fecha grabada a fuego: 5 de mayo, sala Clamores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario