domingo, 8 de abril de 2018

Las mejores películas de 1939 - Lo mejor del cine de 1939

El mago de Oz.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



El mejor año de la historia del cine, dicen… Observen los títulos. ¿Cómo contradecir esta afirmación? Hay años a su altura, quizá, podemos elegir, por tanto, pero es difícil contradecir esto cuando tenemos en competición obras maestras de Hawks, Capra, Wyler, Ford, Fleming, Walsh, Cukor, Lubitsch, McCarey… Lean bien los nombres… Sí, lo que no se puede discutir es que es uno de los mejores años de la historia, que fue uno de los mejores años para el cine. La creatividad se derramó a raudales…


Una tarde en el circo.

Las mejores películas de 1939 
(lo mejor del cine de 1939)


ADIÓS, MR. CHIPS, de Sam Wood

Una de las grandes películas sobre la docencia, muy referenciada en otros clásicos modernos que quizá conozcáis más. Esta, desde luego, es soberbia.




AMANECE (AL DESPERTAR EL DÍA), de Marcel Carné

Otra joya del cine francés. Drama, romanticismo y thriller para un clásico absoluto de estructura deslumbrante de gran influencia. La calidad del cine francés, seguramente la segunda mejor cinematografía del mundo, es incontestable, especialmente en la época clásica.




AMARGA VICTORIA, de Edmund Goulding

Tremendo drama magníficamente contado por Goulding y con una extraordinaria interpretación de Bette Davis, una de las más grandes. Las películas de enfermedades son delicadas, pero en el clásico tenían una sensibilidad y capacidad que aún hoy sigue sorprendiendo. Un amor fatal, de puro presente, limitado en el tiempo… pero, al fin y al cabo, todos lo están.


ARIZONA, de George Marshall

Original y sorprendente. Western atípico y comedia. James Stewart y Marlene Dietrich formando una imposible pareja. Absolutamente deliciosa e imprevisible.


BEAU GESTE, de William A. Wellman

Clásico absoluto del cine de aventuras, mencionado en alguna de las listas anteriores. Una de las obras cumbres del género con Gary Cooper como protagonista y con el excepcional William Wellman en la dirección. Un director de una categoría extraordinaria y poco reconocida.


CABALLERO SIN ESPADA, de Frank Capra

Magnífico título el que se le dio en español. Idealista, positiva, conmovedora… Puro Capra, un director excelso que lo demostraba, sin descanso, año a año. Aquí tenemos a James Stewart, que aparece por partida doble, ofreciendo una de sus impecables interpretaciones.




CUMBRES BORRASCOSAS, de William Wyler

Magnífica adaptación de la novela de Emily Brontë. Impecable dirección y capacidad narrativa la de Wyler, un director incapaz de la mediocridad.


EL JOVEN LINCOLN, de John Ford

Ford empezaba a entregar obras maestras, y quizá este sea el año de su explosión total. Poética, profunda y lírica, este canto a la democracia y a uno de sus grandes valedores antes de… Una película excelente, aunque ni siquiera la situaría en el Top del maestro.


EL MAGO DE OZ, de Victor Fleming

Una de esas películas que aun hoy día sigue tan vigente como el primer día. Es increíble el impacto que aún tiene la película de Fleming. Logró un icono. No sería el único que lograra el director. Una de las obras más referenciadas, de inmensa influencia. Definición de un clásico.


ESMERALDA, LA ZÍNGARA, William Dieterle

Charles Laughton y Maureen O’Hara interpretando a Victor Hugo. Notre Dame, su jorobado y la bella zíngara Esmeralda, el romanticismo y una estética excepcional, gótica, hermosa… Los intérpretes, con esa bestia de la naturaleza que era Laughton, redondean otro pequeño clásico.




GUNGA DIN, de George Stevens

Y de un clásico del cine aventurero comentado algo más arriba a otro. Dos de los títulos más iconográficos y reputados del género el mismo año, que no podía ser otro que el 39. Adaptando a Kipling, de la mano de George Stevens y con Cary Grant. Casi nada.


HISTORIA DEL ÚLTIMO CRISANTEMO, de Kenji Mizoguchi

Descomunal obra maestra de Mizoguchi, quizá su primera gran obra. La considero la cara opuesta estilística de “La pasión de Juana de Arco” de Dreyer, ya que si en aquella se lograba narrar magistralmente una historia con primeros planos básicamente, aquí se hace prescindiendo de los mismos por completo, con el plano general como pilar insustituible. Por lo demás tenemos un desgarrador drama con todas las claves, estilísticas y conceptuales, de su autor. Obra maestra.


LA DILIGENCIA, de John Ford

La película que Orson Welles no paró de ver como inspiración para su “Ciudadano Kane”. La que de verdad enseñó primero los techos al usar iluminación lateral y externa. Obra maestra del western, sin ínfulas ni fingidas trascendencias… Y con un icono imperecedero presentado con un legendario desenfocado. John Wayne. El héroe.


LA REGLA DEL JUEGO, de Jean Renoir

El inconmensurable Jean Renoir entregando una de sus grandes obras de arte. Una de sus películas más prestigiosas y recordadas. Comedia, drama, trascendencia y mensaje eterno. Otra obra maestra incontestable que sumar a este mítico año.




LAS CUATRO PLUMAS, de Zoltan Korda

Es bueno y necesario reivindicar a los hermanos Korda. Aquí Alexander produce a su hermano en esta espléndida cinta de aventuras que es un clásico.


LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, de Victor Fleming

Si hay una película mítica esa es “Lo que el viento se llevó”. Tan solo “Casablanca” ha alcanzado esa vitola. Es la que mencionaban nuestros padres como el súmmum, el cénit… Y lo es. Una obra maestra que hoy día sigue dejando perplejo, con una perfección técnica asombrosa y unos personajes que son iconos. Será raro que no la hayan visto, incluso varias veces.




LOS VIOLENTOS AÑOS VEINTE, de Raoul Walsh

Más obras maestras, esta en el cine de gangters y de la mano de Raoul Walsh, el director más trepidante de la historia. Retrato excepcional de postguerra y del surgimiento y nutrición de las bandas organizadas. Es una de las grandes cintas de su director, que se dice pronto, referente absoluto, y con Bogart y Cagney. Simplemente lo tiene todo.


MEDIANOCHE, de Mitchell Leisen

La obra maestra de Leisen, ese maestro infravalorado del que os he hablado en otras ocasiones. Comedia excelsa y crítica social para uno de los títulos que están en el Olimpo del género. Y es que Billy Wilder y Charles Brackett están en el guión. No digo más.


MUJERES, de George Cukor

Cukor en su salsa. El mundo femenino, actrices a las que sacar el máximo partido, la alta sociedad y una comedia elegante y sofisticada. Pocas cosas podían salir mal. Gran reparto.




NINOTCHKA, Ernst Lubitsch

La película más recordada del maestro junto a “Ser o no ser”. La Garbo ríe, anunciaban con la película. Como para no… Yo carcajeé con ganas en la memorable escena donde ella lo hace. Impecable, lúcida, inteligente, de una ironía fina, sutil, pícara, cuidada… Top de la comedia.


SÓLO LOS ÁNGELES TIENE ALAS, de Howard Hawks

Hawks y el cine de aventuras. El maestro ya empezaba a encadenar una obra maestra detrás de otras, y en todos los géneros. Aquí regala a Cary Grant un papel con muchos matices, explorando más allá de sus dotes cómicas. Jean Arthur y Rita Hayworth le acompañan. Es que es otra que entra en el Top de su género… Es un no parar. Imprescindible.


TIERRA DE AUDACES, de Henry King

Ejemplar western, de esos clásicos de toda la vida, dirigido con el habitual talento de Henry King. Narrativa vigorosa, esencia aventurera, puesta en escena deslumbrante. Da gusto ver este cine…


TÚ Y YO, de Leo McCarey

Algo por debajo de la que el propio McCarey rodara junto a Cary Grant y Deborah Kerr en 1957, pero igualmente excepcional. Para muchos es uno de los melodramas por antonomasia. Referenciado hasta la extenuación. Triunfa en sus partes de comedia como en las dramáticas. Otra obra maestra que sumar a un año donde la creatividad se derramó a raudales.



UNA TARDE EN EL CIRCO, de Edward Buzzell

Los Hermanos Marx ahora en el circo. Cada uno tendrá sus favoritas, si bien esta no suele estar en la terna principal, pero indudablemente se disfruta como un enano con ella.


Y además: Corazones indomables; Dodge, ciudad sin ley; La jungla en armas; Muero cada amanecer; La muchacha de la Quinta Avenida; El perro de los Baskerville; La vida privada de Elizabeth y Essex…

No hay comentarios:

Publicar un comentario