miércoles, 11 de abril de 2018

Las mejores canciones largas de la historia (que no están en las listas): Escúchalas


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos





Bien, lo confieso. Soy amante de esas canciones que no fueron escritas pensando en las radiofórmulas, de esas que se niegan a encorsetarse en el patrón clásico de los tres minutos y medio. Adoro hasta el último acorde de esas canciones que proclaman, ante todo bicho humano que las quiera escuchar, que son diferentes a todas las demás. El caso es que son muchas más de las que suelen aparecer en las típicas listas de “las mejores canciones largas de la historia”. A todo esto, menudo vicio lo de las listas. Volviendo a esas listas, resulta que hay muchas que se repiten, como si tuviéramos una cantidad limitada de olas para surfear. Afortunadamente, el océano es inmenso y hay muchas olas que no se deben romper sin que haya una tabla planeando por ellas. Voy a rescatar un buen puñado de canciones largas que todo el mundo debería intentar surfear alguna vez en el océano de su vida. Ah, y que el orden no sea lo importante. ¡Al lío!




- Dance of Death, de Iron Maiden. Por qué: Imposible negarle un baile a la muerte con esta banda sonora de fondo. 



- Effigy, de la Creedence. Por qué: Como adicto a John Fogerty, exijo que esta joya tenga su merecido reconocimiento. 



- All Tomorrow’s Parties, de la Velvet. Por qué: Eso de lo bueno si breve, dos veces bueno, mentira gorda. Lou… 



- Love Like A Man, de Ten Years After. Por qué: Lo suyo va mucho más allá de I’m Going Home. Irresistible. 



- Down Payment Blues, de AC/DC. Por qué: Tienen rifs más conocidos, pero pocos como este. ¡Viva el Powerage! 



- Moonlight Mile, de los Stones. Por qué: Nada mejor para cerrar (palabras mayores, ojo) el Sticky Fingers 



- Telegraph Road, de Dire Straits. Por qué: Con esta canción Mark Knopfler firmó un cheque a la eternidad. 



- God Is Dead?, de Black Sabbath. Por qué: Los dioses se despiden a la altura de lo que son. 



- Ball And Chain, de Big Brother. Por qué: Dos palabras: Janis Joplin. No intenten hacer esto en sus casas. 



- When The Music’s Over, de los Doors. Por qué: entre tantos himnos no podemos olvidar esta pieza. 



- KAM, de The Brew. Por qué: la sombra de Led Zeppelin es alargada, pero estos señores son dignos sucesores. 



- I Want You (She’s So Heavy), de los Beatles. Por qué: por esos guiños al heavy antes de Black Sabbath. 


- Tango Suicida, de Extremoduro. Por qué: es Robe en estado de gracia quitándose las cadenas. Pura magia. 



- Sometimes I Feel Like Screaming, de Deep Purple. Por qué: el término power-ballad se inventó para joyas como esta. 



- Pigs (Three Different Ones), de Pink Floyd. Por qué: todo lo que reluce en Animals es oro, pero es que esto… 



- Beyond The Realms Of Death, de Judas Priest. Por qué: todavía sigo sin resistirme a esos solos en esta canción. 



- A Mis Cuarenta y Diez, de Sabina. Por qué: pocos manejan la pluma como él, y cuando lo borda lo borda. 



- You Set The Scene, de Love. Por qué: cuando Arthur Lee saca su varita, solo queda escuchar y disfrutar. 



- Lover, You Should’ve Come Over, de Jeff Buckley. Por qué: una de las voces más bonitas apuntando a la eternidad. 



- El Último Pecado, de Los Suaves. Por qué: aroma a despedida entre guitarrazos que juegan con la poesía de la canción. 



- The March Of The Black Queen. Por qué: una de las primeras grandes canciones de los Queen pre sintetizadores. 



- Visions of Johanna, de Dylan. Por qué: tiene ese don de los grandes himnos de ponerle luz al día más gris. 



- La Cantata del Diablo, de Mägo de Oz. Por qué: es una de las canciones más sobrecogedoras que he escuchado. 



- Celluloid Heroes, de los Kinks. Por qué: una de las mayores aproximaciones de Ray Davies a la canción perfecta. 



- Jungleland, del Boss. Por qué: techo compositivo de Bruce con ese solo de saxo inmortal para la historia. 



- A Quick One, While He’s Away. Por qué: 21 años tenía Pete Townshend cuando escribió este himno absoluto. 



- In My Time of Dying, de Led Zeppelin. Por qué: riff mágico del Physical Graffiti, once minutos de puro viaje musical. 


Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario