jueves, 17 de noviembre de 2016

Sodom - Decision Day (2016): Crítica del disco review



por Marco Antón (@Antoncastle66)




Hablar de los alemanes Sodom es hablar de palabras mayores. La historia y trayectoria de la banda los respalda ampliamente en todo momento, creadores de una ola de bandas con su notoria influencia nos encontramos ante un nuevo disco de la “metralla alemana” cuyo estilo parece haber superado las barreras del tiempo. Lejos han quedado aquellos días donde las bandas de Thrash Metal representaban lo mejor del underground. Sin embargo, es de resaltar y reconocer que, a pesar de tantos años en el camino, sigan sacando discos de tan buena calidad como aquellos de la vieja escuela a la cual ellos fomentaron e impulsaron.


A través de la legendaria label Steamhammer Records nos llega el décimo quinto álbum de la banda alemana por excelencia dentro de los exponentes del Thrash Metal. Este trío compuesto por Tom Angelripper en la voz y bajo, Bernemann Kost en la guitarra desde 1997 hasta el presente, finalmente Markus "Makka" Freiwald en la batería (desde el 2010) parecen no cansarse de lo que nos ha ofrecido por allá del año 1981 desde su blasfema fundación nos ha ofrecido una gran cantidad y calidad de títulos en sus larga carrera discográfica.




Con la primera canción “In Retribution” ya tenemos a la audiencia de seguro a tope ya que los riffs características de la banda nos empiezan a envolver con todos los rifs que conocemos llevan la marca de sonido “SODOM” son 6:14 de duración que se nos hacen cortos. Continuamos con «Rolling Thunder» una fusión de su estilo de los años ‘90s con lo mejor de su sonido de unos 10 años para acá, agradable escucha de los riffs así como el potente doble bombo el cual baja el sonido a la mitad de la canción con un interludio acústico que no desentona con la canción, uno sabe que los veteranos desean que escuchemos sonidos que evoquen sus épocas de antaño y lo cumplen con creces. El tercer track «Decision Day» que lleva el nombre del disco es la típica pieza de Sodom evocando un mundo de conflictos y guerras entre potencias todo ello con el sonido del estilo que los encumbró en discos como el “Tapping The Vein” de 1992, a toda potencia entre las guitarras y el bajo, secundados por la demoledora batería de Makka, aquí no hay piedad para nadie, la portada representa mucho de lo que la banda nos quiere comentar acerca de su visión del mundo en los problemas políticos del mundo, aunque la última palabra la tienen aquellos fans de la banda que tengan el disco.

El potente solo de bajo al iniciar la pieza «Caligula» sabes que esta canción será uno de los nuevos clásicos de la banda, así nos llevan a ese estilo rápido y sin descanso entre los instrumentos apoyados con las tremendas letras de Angelripper acerca de uno de los gobernantes más polémicos de toda la historia de la humanidad, pero sobre todo en los coros que se te quedan en la mente. Aquí escuchamos a la banda con su longeva creatividad para componer piezas que vuelvan ‘loca’ a la audiencia al escuchar a tope todos los instrumentos en estos poco más de 4 minutos de duración. Una buena pregunta sería el título de la siguiente canción «Who Is God?» empezando con su ritmo semilento para luego dar paso a la violenta explosión de riffs y bajeo de la banda en toda la canción. Una de las canciones más veloces de la historia musical de la banda. Nos vemos envueltos en todos los sentidos por la tremenda composición de ésta canción que nos llevan a hacernos la pregunta que titula la canción, no es un secreto que entre los tópicos que la banda alemana emplea en sus discos acerca de la religión no por ello formó parte en su día de la primera oleada de bandas de Black Metal.




Vamos a la mitad del disco con la titulada «Strange Lost World» con un ritmo ralentizado en las guitarras para que escuchemos los típicos riffs y cambios de ritmos propios del estilo del Thrash Metal para dar paso a riffs melódicos que rozan el Death Metal melódico en su estructura, por supuesto que se debe tener mucha creatividad como banda para lograr esto que les menciono así como el tremendo riffs de buena calidad que se marcan a mitad de la canción. La pieza no alcanza la velocidad de las otras canciones pero si alcanza para volverse un punto de referencia dentro del álbum. Hemos terminado más de la mitad del álbum y la calidad del disco no deja dudas del gran regreso de la banda. Un título para la polémica es «Vaginal Born Evil» así como los riffs principales que componen ésta pieza por ello nos entregaos por completo a la escucha sin problema de esos sonidos novedosos para el Thrash Metal que sin duda competiría con referentes del estilo actual como lo son Toxic Holocaust o Angelus Apatrida. Esta canción será una de las favoritas de la audiencia de la banda durante sus conciertos ojalá la programen dentro de su set list, tiene todo para ser un nuevo himno de la agrupación.




El resto de las canciones mantienen un nivel muy sorprendente en la velocidad de las composiciones con buenos riffs o solos insertados a la mitad de las canciones, por lo que no creo lleguen a aburrir a quienes los escuche ya que guardan sonidos similares a los que escuchamos en sus discos publicados en la segunda mitad de los años ‘90s cuando el Thrash Metal dio muestras de sobrevivir ante las nuevas generaciones al incluir sonidos similares a los del death melódico sueco, me refiero a las canciones «Belligerence», «Blood Lions», «Sacred Warpath» y «Refused To Die» con la cual cierran un gran trabajo.

Tiene todo éste disco titulado “Decision Day” para ser considerado como uno de los mejores del año, buen nivel en la instrumentación así como la composición de canciones, canciones que se te quedan en la mente como si fueran himnos de tu vida, sonido potente y una ecualización perfecta en la mezcla de los instrumentos. En lo personal lo pondría dentro de los 10 mejores álbumes del año y cerca de los 5 primeros de la lista, de ese tamaño es el regreso de Sodom a la escena metalera.

ZR

1 comentario: