domingo, 13 de noviembre de 2016

Que estás en el cielo - Microrrelato (Cosas en los bolsillo, 152)


Que estás en el cielo

El listón se atisba allá en lo alto. El momento es importante pues nadie, ni siquiera el gran Sotomayor, alcanzó esa altura. Por eso la concentración es máxima. El niño lo sabe y su padre, que ha venido hoy a acompañarle, también. El silencio en el estadio es total. El niño emprende su carrera, arrastrando esa cojera de nacimiento, y un poco antes de iniciar el vuelo, se impulsa con toda su energía, cierra los ojos y, en el aire, procura arquearse lo más posible para que ni su espalda ni el culo ni siquiera los talones de sus piececitos rocen el listón. Tras caer sobre la colchoneta, abre sus ojos y mira hacia arriba para comprobar que ese listón sigue aún ahí arriba, impertérrito, casi en la cima del Everest. Entonces el padre corre hacia él, lo abraza, lo llena de besos. ¡Has batido el récord mundial, mi niño; lo has hecho! El estadio sigue en silencio porque está vacío. El niño llora de alegría por su nuevo triunfo. Y al momento salen los dos del dormitorio, padre e hijo, cogidos de la mano, dejándose la cama deshecha y encaminándose hacia la cocina para desayunar. Hoy tampoco habrá cole, pero hace un día espléndido.

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada