sábado, 12 de noviembre de 2016

Freedom Call - Master Or Light (2016): Review crítica del disco


por Jose Meh (@josepzs)
del blog La Poza del Meh




Noveno trabajo de los alemanes Freedom Call, una más de esas bandas de Power Metal que petaron la escena a finales de los noventa-principios de los 2000, que ya no innovaron una leche y siguieron el camino marcado por los pioneros del género pero, a su manera, molaron. Fundados por Chris Bay y Dan Zimmermann, en sus filas contaron con Sascha Gerstner, pero dejó la banda tras su tercer álbum diciendo que no volvería a tocar nunca más en una banda de Metal y un año después se unió a las filas de Helloween. Tras esto, Chris Bay y compañía siguieron adelante y sacando discos bastante majetes, comandados por el Power Metal más happy que se les ocurría, heredado de los propios Helloween o Gamma Ray pero más happy todavía, y es que Chris Bay es un tipo feliz, amigos.




Este Master of Light no deja lugar a la sorpresa ni a la innovación, es el happy power metal más típico que hay, con sus himnos levantapuños, sus estribillos pegadizos destinados a que el público los cante aunque sea la primera vez que los escucha en su vida y demás tópicos del género. Que cunda o no, está en los gustos de cada uno. A mi personalmente me parece un buen disco, entretenido e inspirado dentro de lo que hay, que entra de lujo y hace pasar un buen rato a base de buenos temas aunque el álbum entero se acaba haciendo un poco empalagoso además de contar con una de las portadas más feas del año con ese tipo musculoso mirándote con cara de “ven aquí que te voy a hacer un hombre”.




El himno Metal Is For Everyone, un tema épico y muy coreable, es el encargado de abrir el disco dejando claro que esto será, simple y llanamente, un disco de Freedom Call al 100%. Le siguen una ronda de temas similares, comandados por la épica y los estribillos sencillones, como Hammer of the Gods, un corte pegadizo en el que los teclados cogen más protagonismo durante el riff principal, aportando algo de melodía al conjunto, A World Beyond, con unos coros al estilo de unos Blind Guardian algo más melódicos, Masters of Light, carne de directo, cargada con un aire happy total y con un breve “homenaje” al Master of Puppets de Metallica a mitad de tema o la hellowinesca Kings Will Rise and Fall, más rápida y directa que la anterior. Después de tanto Power, la dulce (y sí, happy) baladita acústica Cradle of Angels, frena revoluciones y aporta un breve respiro durante sus cinco minutos de duración. La producción suena atronadora, el trabajo realizado en ese aspecto ayuda a que el disco entre aún mejor, pero no esconde el hecho de que el disco, en ciertos momentos, se haga repetitivo y empalagoso.

Tras ese pequeño punto de inflexión en forma de balada, el Power Metal más directo vuelve a relucir con Emerald Skies, un tema que avanza poco a poco, otorgando bastante protagonismo a la voz de Chris Bay hasta desembocar en un estribillo muy épico, que es la clave de la canción. Hail the Legend, más de lo mismo, y Ghost Ballet, en la que los teclados le dan un aire que se acerca a un rollete más electrónico a modo de experimento, dejan paso a la festiva Rock The Nation un tema alegre destinado a hacer saltar al respetable en un concierto y que personalmente me gustó bastante. El final del disco llega con Riders in the Sky, que destaca por un buen juego de guitarras, y Higher Up, movidita y simplona, para terminar el disco en modo fiesta.

Al final Master of Light no es más que otro disco cargado de la típica luz y felicidad de Freedom Call, que sienta bastante bien y en cierto modo mola porque entra de lujo a la primera escucha, pero también es cierto que 12 temas de felicidad pueden hacerse empalagosos y sobre todo teniendo en cuenta que algunos estribillos se repiten más que un yogur de ajo, pero al menos se ve un grado de inspiración y motivación en la banda similar al de su anterior trabajo, Beyond, que reenganchó a muchos seguidores de la banda que le habían perdido la pista. Si nunca fuiste muy fan del Power Metal o ahora mismo te ves saturado por el género, ni te acerques, mejor ponte el de Testament que por aquí hay una reseña cojonuda, ahora, si eres muy fan del estilo, lo vas a disfrutar. Para terminar os propongo un juego, cada vez que digan “A Kingdom Will Come”, chupito.

Visita el blog La poza de Meh

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada