jueves, 3 de noviembre de 2016

Dee Snider - We Are The Ones (2016): Crítica del disco review



por Marco Antón (@Antoncastle66)



Con el ánimo de no ser pesimista en cuanto a discos solistas de algunos ‘frontman’ sobre todo en el mundo del heavy metal y rock que han probado suerte en solitario, no muchos han salido bien librados en este tipo de aventura. Por ello, cada nuevo disco de un cantante de una banda reconocida se publica siempre, o la mayoría de las veces se, con reservas debido a que no se espera una aportación diferente al que han ofrecido en su banda primigenia. Es el caso del tercer material en solitario del gran Dee Snider quien con su banda Twisted Sister ha logrado mantenerse en el camino del Heavy Metal y Hard Rock por muchos años.



Luego de sus últimas apariciones públicas en el ambiente político de Norteamérica, regresa a la palestra musical donde nos ofrece 10 piezas de auténtico Heavy Metal clásico de principio a fin. Parece increíble que después de muchos años en la carretera del metal la voz de este señor permanezca casi intacta con ese feeling característico con el que lo conocimos en los años ‘80s. Entre las novedades, figuran un cover de los referentes de rock alternativo industrial, los Nine Inch Nails, con la canción “Head like a hole” y además una versión acústica de “We’re not gonna take it”, uno de sus mayores clásicos e himnos con Twisted Sister, la cual en los últimos meses estuvo en el centro de la polémica ya que fue incluida en la campaña de Donald Trump, candidato oficial por el Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Al parecer, Snider aclara que nunca autorizó al político el uso de la emblemática canción, por lo que públicamente pidió sea retirada de la campaña del magnate inmediatamente, situación que se realizó sin más conflictos. A pesar de estos guiños al pasado, Dee Snider asegura en diversas entrevistas que no quiere vivir mirando hacia allá y el resto del material, afirma, apuesta por un sonido más moderno y fresco. Dentro de esas afirmaciones, el cantante comenzó a tocar estas canciones en vivo del disco, así que cuando vino a México el pasado julio pudimos escuchar el adelanto de algunos de los temas en vivo de su tercer material en solitario.




La primera canción tiene ese sonido fresco del cual habla en entrevistas. “We Are The Ones” es un himno actual para el cantante y para los que disfrutamos el Heavy Metal así como el Hard Rock ya que podemos escuchar grandes riffs, estribillos que se quedan en la memoria así como unos grandiosos coros. En fin, que el inicio del disco es prometedor, incluso que nos tiene con la mente puesta en que será un éxito más del señor Snider y muchos no me dejarán mentir. “Over Again” continúa con la misma senda del sonido clásico de su banda primigenia por lo que suben los puntos de ese material que añoramos escuchar de su discografía clásica, te remite sin duda a ese estilo de su agrupación de los años ochenta, gran trabajo de las guitarras y los coros así como las notas vocales del cantante. Viene una inflexión en el disco con la canción “Rule The World” donde el sonido que escuchamos viene con sonidos de samplers en medio de algunos riffs de guitarras de Hard Rock pero la tonalidad vocal es en plan de este último estilo, una canción difícil de digerir pero que no me parece que encaje con el resto del material sin embargo sabíamos que podíamos escuchar desde que comentó lo del cover a los NIN. En fin una pieza que a muchos les agradará y a otros tal vez no. A continuación viene el clásico, el himno de su banda el que los llevó a muchas giras y los puso en los grandes escenarios de los nostálgicos años ochenteros; sí, hablamos de “We’re not gonna take it”, pero en majestuoso plan acústico, para lo cual el arreglo de las guitarra acústica así como el piano, que nos recuerda lo brillante de esta composición y que presentada de esta manera nos parece una excelente versión de lo que muchos consideramos un himno del rock en general. Se anotaron un 10 con esta versión, de las más memorables que le recuerde tener en su extensa discografía.




El regreso del Hard Rock clásico se escucha con las primeras notas de “Crazy For Nothing”, todo un referente de lo que se debe conocer como la “vieja escuela” en su mejor punto y con lo que mejor sabe hacer el señor Snider, explota muy bien esta creatividad que tiene por componer este tipo de canciones por el contrario quienes piensen que se escucha desfasado o pasado de los tiempos modernos con ésta canción. Muy efectiva en el sentido de transmitir el feeling de lo que conocemos del estilo del cantante. Por el contrario, sonar como el metal moderno o lo que es un referente actual del Nu Metal no creo que haya salido bien logrado, es el tema titulado “Believe” la cual lleva éste estilo de las bandas juveniles actuales que han impuesto éste sonido de unos años para acá. No porque sea un subgénero del cual no sea de mi agrado me base en ello para opinar acerca de ésta composición, creo que hubiera quedado mejor en plan de Heavy Metal clásico o el Hard Rock que tan bien maneja, por lo que suponemos que es una apuesta del señor Snider para llegar a ese tipo de público, no sabemos cómo sea tomado por su fans de toda la vida y de los nuevos adeptos a su discografía. En fin, esta pieza hace que sea un punto difícil de digerir en el álbum.




El cover que le hace a la canción de los NIN parece no contribuir mucho con el disco ya que lleva la senda de Rock alternativo con samplers por lo que la aportación es casi nula en la canción “Head Like A Hole”. No sabemos cuál sea la intención del señor Snider al incluir una canción de este estilo en su nuevo álbum, tal vez sea a ese sonido fresco que menciona en la entrevistas que tendría el disco y que no únicamente se basaría en los sonidos y estilos del pasado. No aporta nada nuevo ya que parece más una canción de relleno que algo novedoso.

Las últimas canciones “Superhero” y la balada regular “So What” no hacen muchos méritos por subir el nivel del disco, el cual manifiesta ser muy irregular luego de su prometedor inicio, al cual le doy el mérito de engancharte desde el principio y lo que parece ser un gran disco se va diluyendo poco a poco. Tal vez haya a quienes les agraden en su totalidad las muestras de este genio de la industria del Heavy Metal y Hard Rock para bien o para mal, el caso es que sabemos que Dee Snider nunca se queda quieto en lo referente al mundo que lo apasiona. Por ello no consideramos tampoco que sea un mal disco, pero consideramos que pudo haber sido mejor. Asignarle una calificación se me hace bastante difícil, pero que tampoco ha perdido nivel eso también había que aclararlo. Hay mucho más en el camino que lleva recorrido nuestro emblemático cantante en el pasado que lo aportado por ahora en este nuevo álbum. Sin embargo, ahí queda el aporte para que cada uno juzgue de acuerdo a lo que escuche en “We Are The Ones”.




ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada