lunes, 14 de noviembre de 2016

David Lee Roth - A Little Ain't Enough (1991): Crítica del disco review


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW




Estamos en el año 1990. El inquieto DLR se había quedado otra vez sin guitarrista. Después de trabajar en sus dos anteriores discos con todo un Steve Vai, y el hecho de haber trabajado durante años con el mago de las seis cuerdas Eddie Van Halen, ponía el listón muy alto a la hora de elegir un nuevo guitarrista. Pero Dave estaba muy bien asesorado y pronto llegaron a sus oídos las hazañas guitarreras de un joven de 19 años que estaba llamado a ser el nuevo Malmsteen, el nuevo Blackmore o el nuevo Van Halen. Al ver las cualidades técnicas del joven Jason Becker, Dave no dudó ni un segundo. Ya tenía un nuevo fichaje a la altura de las circunstancias.





El joven Becker reunía todas las cualidades necesarias: técnica, talento, feeling,era joven y no paraba quieto a la hora de tocar. Perfecto para el show de Dave. Además, el hecho de poder unirse a la DLR Band le proporcionaba a Jason el billete directo a la primera división del show business. Tras trabajar duro, por fin lo había conseguido.

Desgraciadamente el sueño se rompió pronto. Al poco de iniciar las sesiones de grabación Jason empezó a sentir molestias musculares, primero en las piernas y poco a poco en todo el cuerpo. Las pruebas médicas dieron el peor de los resultados: Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Jason Becker sólo pudo grabar las guitarras del disco y, debido a su rápido deterioro físico, no pudo salir de gira con Dave.




Actualmente Jason Becker aún vive y, todo y estar paralizado de cuerpo entero a excepción de ojos y boca, continúa componiendo música y editando discos gracias a la ayuda de la informática. La vida de este gran héroe la podéis ver en el devastador, pero excelente documental, Jason Becker, Not Dead Yet (2012).

Volviendo al disco, el año 1991 era un tanto complicado para todo un entertainer como Dave Lee Roth. La sombra del movimiento grunge empezaba a ser enorme y tipos “superficiales” como Dave no eran muy bien vistos. El hecho de que los “polémicos” videoclips de los singles A Lil’ Ain’t Enough y Sensibles Shoes fueran censurados en la puritana MTV tampoco ayudó a que el disco se vendiese como debería haberlo hecho.




El reputado Bob Rock, que ese año también se metió en el estudio para grabar el Black Album de Metallica, se encargó de la producción del disco consiguiendo una producción muy equilibrada, donde todos los instrumentos suenan en su sitio. El álbum es ligeramente inferior a sus dos anteriores trabajos, pero en conjunto es un disco con una calidad fuera de toda duda. Evidentemente el trabajo de Jason a las guitarras es excelente, demostrando su versatilidad en todo momento. El acelerado tema It’s Showtime (toda una declaración de principios) es uno de los pocos temas compuesto por Dave y Becker y una demostración del talento de Becker a las seis cuerdas. Un tema que perfectamente se podría haber incluido en el 1984 de Van Halen. El otro tema compuesto por ambos es el que cierra el álbum, Drop In The Bucket, que se abre con una acústica y un solo demoledor. Otra demostración de la buena química entre ambos músicos.




El disco es una fiesta de principio a fin, un disco 100% DLR, donde no faltan temas vacilones y divertidos como The Dogtown Shuffle, Lady Luck o Hammerhead Shark con la guitarra slide de Becker.

Pese a ser el disco con el que David Lee Roth cerró una etapa y empezó un nuevo camino es un trabajo muy disfrutable. Al estar bajo la sombra de dos monstruos como Eat’em And Smile y Skyscraper, ha quedado un tanto olvidado, pero si lo recuperáis sin duda os hará pasar un muy buen rato.

Visita el blog The Outlaw

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada