sábado, 19 de noviembre de 2016

Datura4 - Hairy Moungain (2016): Crítica del disco review



por Addison de Witt (@Addisondewitt70)


Tenía que llegar este momento. Me refiero a la hora de ponerse en serio a plasmar sobre el lienzo lumínico del portátil las impresiones que despierta en quien eso escribe el segundo disco de Datura4, en aproximadamente doce meses, titulado Hairy Mountain.

Aquel Demon Blues del pasado año sorprendió a casi todos. Ya el mismo título suponía toda una declaración de intenciones con respecto a lo que escondía.





Ya os digo que no entraré en disquisiciones comparativas entre uno y otro. Lo que sí proclamo alto y claro es que Dom Mariani, padre de la criatura, lo ha vuelto a hacer, o sea, liarla gorda.

Vuelve este a apoyarse en los también excelentes Grez Hitchcock, Stu Loasby y Warren Hall para crear una superbanda de no excesivo calado mediático, pero enorme calidad y talento intrínseco que sabemos valorar y disfrutar lo suficiente.




Tal cóctel de estilos y paralelas actitudes ante melodía e instrumentación, tal vez esta segunda parte resulte un tanto más oscura, con una mayor carga hard-bluesera y una tendencia más densa en algunos temas, pero siguen los goterones lisérgicos, una caída hacia sensaciones progresivas y las connotaciones setenteras.

No lo afirmo yo, lo dice el tracklist, en el que se advierte la calidad desde la inicial "Fools gold rush" de anfetamínica espiral sónica y clásico estribillo, con el fuzz a toda pastilla. Guitarras de tradicional efecto rockero setentero y evidencias zeppelinianas en la estupenda "Trolls", similares sensaciones despierta "Uphill climb" rodeada de envolvente textura lisérgica.




En "Mary Caroll Park" cambian el tercio y nos ofrecen un boogie-rock bailable y de epilepsia rítmica. Hairy Mountain es un tema de fuertes riffs, en la tradición hard rockera más evidente, sabroso y maldito, como lo es también "Greedy world" con mayor luz en su fibra y unos riffs de descoyuntar pescuezos. Heavy de extrarradio a la australiana en "Confide in me" y estupendas guitarras rugiendo rock tradicional en la excelente "Too much (or not enough)" de eterno estribillo, y "Something to hide" tiene en sus guitarras esa mezcla venenosa con el blues de la escuela de Page.

Finiquitan este descomunal cancionero con "Broken path", un precioso tema apoyado en acústicas y con serenidad en el canto, más agudo y nostálgico que en el resto del metraje.

Sin duda aparecerá en puestos nobles dentro de unas semanas a la hora de confeccionar listas de favoritos, enganchable, disfrutable y muy sabroso, con la personalidad de lo clásico y el encanto de lo osado y novedoso, debemos felicitarnos de que tipos como Dom Mariani se dediquen a este negocio de la música por amor a la misma, y que su inquietud no deje de depararnos buenos proyectos, diferentes y siempre de calidad.

Visita el blog Rock and More

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada