martes, 29 de noviembre de 2016

Dark Tranquility - Atoma (2016): Crítica del disco review



por Marco Antón (@Antoncastle66)



Tener una trayectoria larga dentro del metal extremo es todo un logro, bien dicen que no siempre permanece en la memoria de la gente quien grite más fuerte sino aquel que sostenga la intensidad del alarido. Dark Tranquility lo ha hecho, ha combinado la luz y la oscuridad, lo pesado y denso con la melodía y tranquilidad, eso ha permitido ser fuerte a uno de los pioneros del Death Metal melódico.

En este 2016 han creado un cuerpo sólido en la discografía de su carrera de ello no hay duda, ha salido a la luz su onceavo disco de larga duración en esta productiva trayectoria de la banda sueca, el disco se llama “Atoma” y vio los aparadores de tiendas de discos el 4 de noviembre de éste año. Creadores de un estilo se han dado el lujo de modificar su sonido pero no por ello perder las raíces musicales que los encumbraron y llevaron a ser un ícono del metal en los años ‘90s.




A través de la emblemática Century Media han logrado mantenerse en la memoria de los jóvenes y los metalheads de la vieja guardia. El disco es una prueba de que la banda mantiene un excelente nivel en los músicos que la integran actualmente y no han perdido un ápice de su talento. “Atoma” tiene increíbles puntos dentro de la grabación que podría considerarse una gran aportación a lo mejor de la música extrema en éste año 2016, lo cual nos manifiesta que sin duda será contemplado por muchas revistas y medios especializados dentro de lo mejor.

El CD fue grabado y mezclado en Gotemburgo en los estudios Rogue Music de su natal Suecia. El estudio propio del tecladista Martin Brändström. La mezcla de las canciones estuvo a cargo de David Castillo, conocido por su trabajo en bandas como KATATONIA, OPETH y CANDLEMASS. El sorprendente cover de la portada estuvo realizado una vez más por el guitarrista Niklas Sundin.




El track de inicio “Encircled” es un acto de preparación para lo que está por venir cuando escuchen este disco, para muchos quizás sea algo positivo mientras para otros sea negativo, así que la canción en cuanto a vocales sea una increíble mezcla de las entonaciones limpias como de los guturales que nos tiene acostumbrado el vocal Mikael Stanne. Donde las cosas se vuelven optimistas es la pista titulada "Atoma"; Es aquí donde tenemos nuestra introducción a lo que será un increíble balance entre las voces melódicas y gruñidos. Juntas ayudan mutuamente a destacarse tan fuerte, y acompañan la estructura y el ritmo sombrío. Hay una frescura en el sonido después de lo que da la misma vibración que la pista de apertura cuando llegamos a la titulada "Forward Momentum"; Pero eso se convierte en una cosa del pasado cuando alcanzamos la canción "Neutrality" la cual tiene ese sonido de su viejo estilo. Con una rápida ecualización de los riffs de Death Metal melódico, el ritmo de la batería a tope esto se convierte en uno de los puntos fuertes de un disco sólido que eventualmente conduce la canción a uno de los solos más ‘cool’ que se encontrarán en el disco. Es aquí donde debe quedar claro que las partes más fuertes de este disco son el trabajo de guitarra principal y el equilibrio de la vocalización. Juntos, ambos constituyen la diversidad en las próximas pistas que hacen destacar el álbum.




La pieza "Force Of Hand" tiene una construcción lenta pero pesada que conduce a una melodía felizmente creada que parece golpear tu cabeza con esos riffs brutales además de los gruñidos únicos que tienen el impacto de un puñetazo, todo ello calculado por la banda con cada nota plasmada por ellos. Se convierte en la canción de sonido más diverso en el registro musical del álbum, sobre todo en agradecimiento a la guitarra que cambia de un lado a otro de su death metal típico a momentos de brillo con un eco en el delay de la misma. "The Pitiless" destaca con algunos de los mejores gruñidos y la guitarra melódica que harán una gran canción en la audiencia en vivo. En "Our Proof OF Life", es después de algunas canciones muy pesadas con gruñidos que el canto melódico hace un regreso de foco y cambio de energía de brutalidad hacia la melodía, de nuevo con la guitarra principal que actúa como la unidad principal que compone una de las canciones que más se disfrutan de éste sorprendente y variado disco.




Hablando de lo que después viene en el resto del álbum tenemos el regreso a una energía similar a la escuchada en el principio, pero sólo un poco más variada como hemos mencionado. Por variada no quiere decir que las canciones sean malas, pero realmente llegar a que sea una preferencia total que agrade a todos, ello va a depender de la opinión de quien la escuche. Lo que les ayuda es la diversidad en la guitarra: sus momentos de oscuridad y brillo. Ni más ni menos.

Si nos fijamos en el cuerpo del trabajo que ha presentado la banda con “Atoma”, vemos su capacidad para crear una variedad de sonidos y emociones que hacen un sólido equilibrio. En resumen éste álbum tiene momentos fantásticos cuando se trata del trabajo de guitarra principal, la unidad de la batería y doble bombo, y la balanza se encuentra en las voces utilizadas así como el uso de sonidos del teclado que adorna cada uno de los diferentes momentos en las canciones. En lo personal éste disco se encuentra entre lo mejor de éste año por lo ofrecido en la variedad de las composiciones que hacen un álbum entretenido y a la vez memorable de una banda de antaño que se resiste a no ser olvidada y que por el contrario lucha por permanecer entre la memoria de los metalheads de las diversas edades. Recomendación personal para todos los amantes del Death Metal melódico.

ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada