domingo, 25 de septiembre de 2016

Marco Aurelio nos decía (pensamientos y sentencias seleccionadas, 11)


Libro noveno

XII

No trabajes como un miserable ni con el deseo de hacerte compadecer o admirar: no desees más que una cosa, y esa debe ser que no haya en tu vida ni acción ni reposo que no se aplique al interés de la sociedad.



XXII

¿Acaban de ofenderte? Inmediatamente piensa en tu alma, en la del universo, en la de ese hombre. En la tuya para inculcarle el espíritu de justicia; en la del universo para recordar el conjunto del cual formas parte; en la de ese hombre para saber si ha obrado por ignorancia o con intención premeditada. Considera al mismo tiempo que, como hombre, es tu hermano.



Libro décimo

XXIX

Examina aparte cada una de las cosas que haces y pregúntate si la muerte es temible porque te priva de esto o de aquello.


XXXI

[...] ¿Por qué concebir grandes pensamientos? ¿No te es suficiente pasar con honestidad los pocos días de que dispones?


XXXIV

[...] Pero el destino común es el de no durar más que un momento; y tú temes y deseas como si todo fuese eterno.

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada