miércoles, 7 de septiembre de 2016

Entrevista a Cristian del Corral, del grupo Luback, por "Relative Keys For vital Subjects" (2016)



Alfonso Díaz (del blog Rockeando)


Tras darse a conocer con Inminente los madrileños Luback regresan a la carga con Relative Keys For Vital Subjects, un álbum que redefine su personalidad y nos presenta a una banda madura y con una clara proyección internacional. Para desvelarnos todos los secretos de este fantástico trabajo Alfonso Díaz se puso en contacto con su vocalista Cristian del Corral.




-Alfonso. Buenas, chicos, hace unos meses poníais en circulación vuestro segundo trabajo “Relative Keys For Vital Subjects”. Pero para los que todavía no conozcan a Luback me gustaría que vosotros mismos os presentarais a nuestros lectores.

Cristian. ¡Hola a todos! Somos Luback, una banda de rock, soul, blues y folk mezclados, no agitados. Vamos a ver qué os contamos… Dispara.

-. De cara a este nuevo trabajo el sonido de la banda ha sufrido una acusada evolución. ¿Cómo definiríais el estilo de Luback de cara a este segundo esfuerzo?

–. Básicamente es rock de raíces salpicado de americana. Luego hay brochazos de otras cosas que nos gustan y creemos que casan muy bien, pero probablemente ese es el pilar que lo sostiene todo.




-. Quizás uno de los cambios más significativos ha sido el cambio de idioma ¿Por qué os decantasteis por el inglés?¿Habéis dejado definitivamente aparcadas las composiciones en castellano o es una faceta que tenéis previsto recuperar de cara al futuro?

-. En realidad no ha sido premeditado. Este nuevo estilo era algo que estaba ahí, latente. Algún día tenía que salir y al final ha salido, sin más. Y claro, cuando vas a empezar a cantar sobre bases de este estilo, algo te dice que en español no va a funcionar… así que salió así, todo junto, como un pack: nuevo estilo y nuevo idioma. También es verdad que el inglés permite una rítmica diferente, fraseos diferentes, juegos de palabras diferentes… Es como un mundo nuevo de recursos para crear, y cuando algo así te llama cuesta ignorarlo. Lo estamos disfrutando mucho.

Respecto a volver a componer en español, quién sabe… También nos encanta y también tiene un tipo de expresividad que no se puede conseguir con ningún otro idioma... No descartamos nada. Dejaremos que todo fluya y ya veremos.




-. La formación ha sufrido varios cambios desde la grabación de “Inminente” ¿Qué creéis que han aportado las nuevas incorporaciones al sonido de Luback?

-. Bastantes cosas, la verdad. Mario Ramos (bajo) le ha dado una frescura y fluidez a la base rítmica que cuida muy bien de las canciones. Es un músico gigante, con elegancia, colorido y un groove fuera de lo normal. Respecto a la batería hemos contado en el disco con un estratosférico Luis Arcos, que ha manejado matices, dinámicas y pegada con un buen gusto espectacular, pero por cosas de la vida tuvo que dejar la formación cuando apenas habíamos terminado de grabar el disco. Ahora, por suerte, el destino nos ha traído a Fernando Delgado (“Bola”), al que conocimos en la puerta de unos locales cuando acababa de llegar a España, y que ha resultado ser un golpeador de otro planeta… De locos, es un superclase. Y bueno, por último tenemos a Marcus Wilson. Este es un animal.




Yo no he visto a nadie expresarse así con una guitarra. Toca con una energía descomunal. Con el rock te atraviesa, el blues parece que lo lleve en las venas y cuando hay que ser más comedido derrocha clase por todos lados… Es único en su especie. Pero bueno, al final lo mejor que ha ocurrido es el grupo que se ha juntado. Hay entendimiento, esa química musical tan difícil… y ese es el mayor aporte, que no es de nadie en particular. Es la sensación de banda.

-. Precisamente, la incorporación de Raquel M. Robledo ha posibilitado que las composiciones ganen en colorido y matices dando una nueva personalidad a Luback…

-. Sí, exacto. Antes te hablaba en particular de los músicos, pero luego está la voz de Raquel, que merece capítulo aparte. Su forma de cantar y de vivir la Música nos han llevado por sitios que no habríamos ni imaginado sin ella. Nos ha arrastrado a unos aires de soul que maneja como nadie, y el resultado es impresionante. A veces no sabes si en realidad es de Nueva Orleans y nos está engañando a todos, pero la calidez, la fuerza y la personalidad que salen de su garganta provocan emociones muy difíciles de describir. Lo tiene todo, es un lujo.




-. Escuchando el disco con detenimiento parece que os habéis abierto hacia nuevos horizontes estilísticos, con múltiples guiños al funk, al folk y el blues. De hecho me ha dado la sensación de que algunos temas están compuestos desde la intimidad, con la acústica. Explicadnos, ¿cómo fue el proceso de composición de “Relative Keys For Vital Subjects”?

-. Pues vaya… ¡Sí que hilas fino! Efectivamente, así es. Las canciones de este disco abarcan más o menos un año de experiencias vitales y reflexiones, y todas fueron compuestas exactamente como dices, aunque desde su origen estaban diseñadas para banda. La única excepción es “My Revelation”: en este caso yo hice la música, la grabé y se la envié a Raquel. “Oye, ¿te apetece probar con la letra? No me acaba de salir”. Ella no había escrito antes, pero se lanzó y… ahí tenéis el resultado. De nuestras favoritas.




-. En el otro extremo, en el más roquero, nos encontramos con temas como “We Are” ¿Cómo surgió la posibilidad de colaborar con Kiko Meler?

-. Kiko es un buen amigo del barrio, como quien dice, y nos conocimos hace algunos años sobre escenarios de jam sessions y cosas así. Él es puro rock y cuando compuse “We are”, con ese punto algo místico y oscuro, vi clarísimo que debía cantarla él. Me hacía mucha ilusión, porque la canción (aunque la letra es algo retorcida) habla de la gente auténtica, y yo le considero uno de los tipos más auténticos que he conocido. Captó el contenido de cada verso y creo que ha bordado el tema, que para mí ya es suyo. Y de paso, mira, tenemos excusa para que se venga a liarla a cada concierto.

-. Precisamente si hay algo que me ha llamado la atención del disco es la variedad, y una buena muestra es la línea melódica que sigue “White Horse” ¿Qué me puedes contar de este tema en concreto?

-. Bueno… Es una canción bastante contenida que habla de la decepción, de intentar mantenerte entero mientras te alejas de gente que te decepciona. Creo que se nota que me pilló en un momento muy enganchado a Bob Dylan, pero quizá lo más curioso es que predomina el estilo de su hijo Jacob. Siempre me encantó "Wallflowers" y creo que esta canción está muy ligada a aquel gran disco: “Bringing down the horse”.




-. Para la grabación de este segundo trabajo habéis vuelto a repetir con Momchil Borissov, alguien que conoce perfectamente el sonido de la banda ya que ocupó el puesto de bajista ¿Habéis quedado plenamente satisfechos con su trabajo?

-. Absolutamente. Es un gustazo grabar con él. Entiende y respeta la Música sin ninguna clase de prejuicio, sin clichés ni normas preestablecidas. Además procura siempre ponerse en el lugar de la banda, y eso es algo que no tiene precio. Se esfuerza muchísimo en sacar lo mejor de cada tema pero sin buscar protagonismo. Ofrece opciones que siempre enriquecen la canción o simplemente potencia los arreglos que ya estuvieran diseñados por nosotros... Todo eso mezclado con su nivel técnico y de conocimientos es algo que da mucha seguridad. No sé si más adelante probaremos otras opciones, pero yo personalmente grabaría 50 discos seguidos con Momchil, con los ojos cerrados.

-. Como carta de presentación del disco elegisteis el tema “Worse Than You” ¿Por qué escogisteis ese tema en concreto? ¿Creéis que es el que mejor engloba el sonido de este nuevo trabajo?

-. Sí, así es. Están las dos voces principales y es un rock-blues que, si no nos conoces de nada, permite escuchar después cualquier otro tema del disco sin que resulte raro el cambio. Con otras canciones, aunque nos gusten mucho, no ocurre eso.




-. ¿Tenéis previsto grabar algún vídeo más para apoyar la salida de “Relative Keys For Vital Subjects”?

-. Es posible, estamos hablando de ello… pero aún no lo sabemos, la verdad. Ya os iremos contando.

-. ¿Qué objetivos os habéis marcado con este segundo trabajo?

-. Hmmm… Bueno, muchos. Hay muchas formas de enfocarlo. Por una parte, claro, la idea es que el disco “funcione”, que llegue a todo el que le guste lo que hacemos, tocar mucho y donde sea, crecer, marcar un camino sólido… en fin, esas cosas. Pero la verdad es que el objetivo primordial era hacer algo bien hecho, auténtico, de lo que nos sintiéramos orgullosos, y creo que lo hemos logrado. Lo que venga ahora depende de muchas cosas, pero en ello andamos.




-. Hace ya unos meses que “Relative Keys For Vital Subjects” está a disposición de los fans ¿Qué tal acogida ha recibido? ¿Como han sido las primeras reacciones al respecto?

-. Pues estamos muy sorprendidos porque nos están llegando críticas excelentes cada vez de más sitios. Al principio todo bien, normal, el disco gustó mucho, pero sin más. No apareció nadie en helicóptero a ofrecernos una gira mundial. Pero poco a poco, con alguna promo muy muy discreta y sobre todo con el boca a boca, parece que se va extendiendo y que está ocurriendo algo especial… ¡Ojalá siga así!

-. ¿Tenéis planes de mover “Relative Keys For Vital Subjects”, más allá de nuestras fronteras?

-. Sí, nos encantaría. Este disco, culturalmente hablando, encaja muy bien en las islas británicas, Alemania, Estados Unidos… y muchos otros. En cuanto surja la oportunidad, allí estaremos.

-. Supongo que con el disco ya terminado estaréis centrados en presentarlo en directo ¿Cuáles son vuestros planes más inmediatos de cara a los próximos meses?

-. Estamos en plena gira de presentación. Este viernes 16 de septiembre tocaremos en la sala El Sol de Madrid y más adelante en Moby Dick, Siroco… también en Madrid. Pero por en medio procuraremos hacer alguna escapadilla fuera de la capital, que ya hay ganas.




-. Durante los últimos tiempos las redes sociales se han convertido en una herramienta imprescindible para la promoción musical ¿Cuál es vuestra opinión sobre internet y las nuevas tecnologías?

-. Buuufff… Esto da para mucho. A ver… Son herramientas muy útiles, pero en mi opinión todo eso es un arma de doble filo por muchas razones. Hay oportunidades y visibilidad accesibles para cualquiera, desde luego, pero tanto es así que la avalancha de música que hay hoy en las redes es muy difícil de digerir por los que la escuchamos. También existen formas de crearte una imagen “grande” en las redes, pero muchas veces eso no se corresponde con la realidad en los escenarios y demás… Es complicado. Creo que, como muchas otras cosas, está muy bien siempre que se utilice bien.

-. Ya casi para ir concluyendo me gustaría saber vuestra opinión sobre la actual escena nacional, y que nos recomendarais un par de bandas a las que descubrir.

-. Hay cantidad de grupazos, la verdad, pero pocos salen a la luz. Sales a darte una vuelta por las salas de conciertos y es increíble el talento que hay por ahí. Creo que la industria musical va a cambiar muchísimo en España en los próximos 20 años, y creo que para bien. Ojalá.

De momento ahí va un grupo de rock en español: Los Lebowski. Si los podéis ver en directo, mejor. Rock del bueno, con mucha personalidad y altísima calidad en todo. Y unos de aquí que también cantan en inglés y con los que quizá tengamos más en común: Anaheim. A mí estos me tienen alucinado hace ya tiempo. Buenísimos, de verdad. Están saliendo poco a poco y ojalá lleguen a donde se propongan porque se lo merecen todo. Es una auténtica bandaza.

-. Algún último mensaje para vuestros seguidores.

-. Nada, que muchísimas gracias por estar ahí y que no dejéis nunca de escuchar buena música. Y si es rock, mejor que mejor. ¡Salud!


Por Alfonso Díaz Cazorla, del blog Rockeando

Te puede interesar sobre Luback:

Crítica del disco
Detalles de su último disco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada