lunes, 26 de septiembre de 2016

091 - Maniobra de resurrección (2016): Crítica del disco review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Una de las grandes noticias de nuestro rock este año fue sin duda la vuelta de los granadinos 091 a los escenarios, su hábitat natural que nunca debieron abandonar y que veinte años después vuelven a pisar. De momento nos dejan este disco en directo recién salido del horno (este mismo viernes 23), en un futuro quién sabe... ahora lo suyo es disfrutar de un grupo al que la definición “de culto” le viene, con sus pros y contras, como púa a la guitarra. 


Y es que tanto en sus años de vida en los 80 y en los 90 fueron relegados a un segundo plano que en ocasiones ya rozaba lo insano, en poco tiempo sus discos quedaron descatalogados con lo que un aura de grupo maldito les empezó a rodear peligrosamente. El hecho de que Joe Strummer produjera su segundo álbum no hizo que las cosas mejoraran y su situación no cambió. Dicho de una forma más punk rock, manda huevos que hayan tenido que pasar veinte años para que se les preste la atención que ahora (de sobra merecida) reciben. Con discos capitales como Tormentas Imaginarias o Doce Canciones Sin Piedad merecen un puesto esencial dentro de nuestro rock que parece que con esta exitosa gira que ha desembocado en este tremendo artefacto lo van a conseguir por fin. Mientras soñamos con un nuevo disco en estudio, es momento de disfrutar de este nuevo lanzamiento de los cero, sumamente apetecible y que cuenta con unos ingredientes que prometen no decepcionar:




El fabuloso tema instrumental que es Palo Cortao da comienzo a la fiesta, de igual manera que en aquel último concierto veinte años atrás. Bonita forma de decir que después de todo este tiempo nada cambió. A continuación Zapatos de Piel de Caimán, uno de los temas más enérgicos del grupo, que supone un acierto seguro colocada al principio del setlist. El Lado Oscuro De Las Cosas es una de esas joyitas atemporales de la banda, una delicia siempre para los oídos. Como también lo es Tormentas Imaginarias, cuya letra invita a una evasión que a todos en algún momento nos parece tan necesaria: “quiero encontrar un buen refugio contigo huyendo del mundo, quiero encontrar un buen refugio y que el fuego nos convierta en humo”. Los temas se suceden y Huellas merece una parada especial, tema que confirma que por la voz de José Antonio García no han pasado los años, y así lo confirman los aullidos que podemos escuchar. Este Es Nuestro Tiempo reafirma que su tiempo fueron los 80, los 90 y también 2016. Cualquier año pertenece a su tiempo, como pasa con los buenos. Y no hacen sino confirmar esa teoría con un tema como La Noche que La Luna Salió Tarde, con una letra sencillamente descomunal: “me tumbé en el suelo sólo para oír crecer la hierba y escuché más cosas, muchas más de las que yo quisiera”. Por si no fuera suficiente, llega el turno de Otros Como Yo, que sin duda es una de las mejores canciones del grupo. Nuevamente José Antonio García está sobresaliente al micro, en el que es uno de los momentos de la noche.




Un Cielo Color Vino, con esa intro inicial tan parecida al Long As I Can See The Light de la Creedence, nos regala un elegante solo que pone los pelos de punta. Sin duda los 091 son un grupo que saben cómo emocionar. Y eso queda especialmente demostrado en la versión relentizada de La Canción del Espantapájaros, momento más emotivo de la noche donde el delicioso punteo inicial no deja indiferente a nadie. Hora de sacar los mecheros para que sean ellos los que gobiernen el viento de Granada. La armónica le aporta a la canción un toque único al juntarse con la guitarra del, como bien se encarga de recordar José Antonio García, maestro Lapido. Y después de la calma, tempestad en forma de rock: El furioso riff de La Calle del Viento nos deja uno de los momentos de más decibelios de la noche. Un gran rocanrol para ponerse en modo Barricada y recordar que esta es una noche de rock and roll. No deberían hacer falta más pruebas cuando suena Qué Fue Del Siglo XX, himno absoluto que además de repasar la historia del pasado siglo le repasa el alma entera a más de uno. Cuando muchos todavía lo están asimilando, queda el final que realmente es apoteósico: Como Acaban Los Sueños sería un cierre idóneo a una noche tan histórica como esta porque lo tiene todo, solazos a las seis cuerdas incluidos, pero esa misión está reservada para La Vida qué Mala Es y ese riff tan suyo, concebidas para conquistar el mundo. El resultado final no puede ser más satisfactorio, poco o nada se les puede achacar a los 091, aunque es verdad que se echa en falta algún tema como Escenas De Guerra o El Deseo y El Fuego. Difícil ponerse de acuerdo en la elección de las canciones, pero más fácil resulta sin duda reconocer la excelente noticia que es volverles a ver encima de un escenario, donde deben estar. Larga vida a los 091. Más que nadie, lo merecen. (vídeos de este concierto todavía no hay, estos son del disco último concierto).









Visita el blog Discos

4 comentarios:

  1. tu lo has dicho........los grandisimos 091.....que recuerdos con una antigua novia...

    ResponderEliminar
  2. Son enormes, qué duda cabe. Eso es de lo mejor de la música, los recuerdos que nos trae. Salud y RnR!

    ResponderEliminar
  3. Pues precisamente y ya que las citas, tanto Escenas de guerra como El deseo y el fuego las tocaron en Jaén, por cierto muy bien todo, pero habria que resaltar la contundente y espectacular En la calle, así como la preciosísima Nadie encuentra lo que busca, un saludo.

    ResponderEliminar
  4. A mí en particular el deseo y el fuego siempre me ha encantado y me duele no verla en ninguno de los dos directos del grupo, y bueno en la calle es que es un temón y qué decir de nadie encuentra lo que busca. Saludos!!

    ResponderEliminar