viernes, 23 de octubre de 2015

Stryper - Fallen (2015): Crítica del disco Review


por Jose Meh (@josepzs)





Difícil papeleta tenían los californianos Stryper, máximo exponente del heavy metal de temática cristiana. Su No More Hell To Pay (2013) fue un discazo tremendo, con melodías bien logradas, una gran ejecución en el apartado guitarrero y la voz de un Michael Sweet se encontraba a un nivelón descomunal. Por lo que en este 2015 se veían en la papeleta de superar, o al menos igualar, lo que había sido, en mi humilde opinión, uno de los mejores discos de su carrera. Si bien, por debajo de los más "clásicos" de la banda.


Pero es que, joder, resulta que este Fallen está perfectamente a la altura, incluso por encima de su predecesor. Sorprendente como a estas alturas Stryper están en uno de los mejores momentos de su carrera, con Michael Sweet cantando casi mejor que en los ochenta y con unos temas inspiradísimos. La carrera de Stryper ha sido peculiar, apenas han tenido bajones discográficos y aún así les ha seguido pesando esa etiqueta de "cristianos" pese a que la mitad de los que los ignoran por eso no tienen ni puta idea de inglés y por lo tanto pispan tanto las letras como yo con las de Berri Txarrak o Kvelertak. Pero vale. Lo entiendo. Echa patrás.

Total, en 2015 nos presentan Fallen, un trabajazo total que ya llama la atención desde la portada, en la onda de la anterior entrega de la banda californiana, en la que tenemos un ángel enviado por Dios a la carga contra el infierno o algo así, sea como sea, molona de cojones. Y el contenido del disco... virgen santísima... vaya pepino.



La cosa abre con "Yahweh", tema que tuvimos de adelanto (aunque creo que adelantaron casi medio disco los colegas) y que posiblemente sea la mejor obra del trabajo. Un coro algo melosete invoca a Yahweh y rompen las guitarras con un pesado riff y un grito del señor Sweet que acojona, parece que tiene 20 años el colega, brutal. Épico tema de algo más de 6 minutos que es una puta joya de pe a pa. Aunque no seas muy de Stryper, si eres heavy, te tiene que gustar por cojones. No se le puede pedir más a una canción. Leí no sé donde que este tema fue coescrito con Clint Lowery, guitarrista de Sevendust. Sorprendente teniendo en cuenta que Sevendust es una interesante banda de nu metal pero que lleva diez años sacando el mismo disco... Bueno, la cosa avanza con "Fallen", otro tema que nos dejaron escuchar antes de la salida del disco y que da título a este. Seguimos con unos Stryper muy guitarreros, un gritaco de Sweet deja paso a un vacilón riff mientras Robert Sweet muestra una poderosa pegada a las baquetas. Épico estribillo y pasamos a Pride, tema del que acaban de estrenar videoclip. Riff grueso y pesadote, bien acompañado por la potente sección rítmica, me flojea el estribillo, pero pasamos de ahí al solo y como que da igual, tremendo. Llevamos tres temas y todos están cumpliendo de sobras, ya lo decía yo, son unos cursis, pero no fallan ni pa Dios. En "Big Screen Lies" bajan las revoluciones, dejándonos un medio tiempo de estribillo pegadizo. En "Heaven" el que manda es Michael Sweet, liderando el cotarro con su voz en otro tema menos 'heavy' que los tres iniciales, pero de mucha calidad (ojo, de nuevo, al solo de guitarra).




La cañerorockera "Love You Like I Do", otro buen tema de estribillo pegadizo, deja paso al baladón "All Over Again". Típica balada made in Stryper, donde sacan a relucir toda la sacarina que pueden y más, con regustillo ochentero en la voz de Sweet, empalagosilla como de costumbre en Stryper. Seguimos adelante con el cover del "After Forever" de Black Sabbath, cover bastante fiel al tema original que devuelve la caña al disco tras el bajoncete con la balada. "Till i Get What I Need" arranca a toda hostia, riffazo potentorro que levanta el disco tras dos temas, para mi, prescindibles. Sin duda, el tema más directo y agresivo del trabajo. "Let There Be Light", "The Calling" y "King of Kings" siguen por los derroteros de riff pesadote con estribillo pegajoso de nuevo manteniendo en todo momento el alto nivel del disco y acercándonos al final de un trabajo algo largo, pero que pasa bastante rápido. Igual habría dejado el cover de Sabbath como bonus track junto a la versión acústica de la balada.




Total, pepinazo el de estos Stryper que, a los 30 años de carrera (interrumpidos entre el '93 y el 2003), han dejado claro que siguen en plena forma y muy, muy inspirados. 12 temas de muy buen heavy metal, bien ejecutado y aderezado con la melosidad habitual en las melodías de la banda, pero que no le restan un ápice de fuerza, más bien le aportan un punto de calidad tremendo a uno de los discos del año en el apartado de heavy clásico (de los géneros más fructíferos de 2015). Si no fuera por sus letras, diría que Stryper han hecho un pacto con el diablo (no me peguéis todos a la vez).

Tremendo (Nota: 9/10)

José Meh

No hay comentarios:

Publicar un comentario