domingo, 23 de noviembre de 2014

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (55): Asno de Buridán


Asno de Buridán

TRAS la intensa y ruidosa reunión, escogen definitivamente al burro y lo sitúan con los ojos vendados frente a dos pacas de paja prácticamente idénticas, situadas a una distancia equidistante (forman con el cabezón del borrico un triángulo equilátero). Despojan al animal de la venda y él, lejos de sumirse en la indecisión prevista, camina hacia uno de los montones al que empieza a meterle mano ante la circunspección de los, al momento, estupefactos grandes filósofos de toda nuestra Historia del Pensamiento. Acuerdan zamparse al burro inútil por unanimidad. Y es que tales mamíferos solípedos de largas orejas tienen razones que nuestra tozuda razón desconoce, que hay que decirlo todo.


©Ángel Carrasco Sotos

4 comentarios:

  1. Qué burros que llegan a ser los jumentos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ángel.

    Dios, cuánta precisión en las distancias. No me extraña que el burro estuviera indeciso.

    Jó, pues me quedo a cuadros con este burro.

    Un beso muy grande, con el permiso de tu santa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabrás la historia del famoso asno de Buridán. Este del micro salió un poco rarito.

      Besazo (y emocionado al verte rodando).

      Eliminar
  3. No la conocía hasta ahora. Acabo de buscar por ahí...

    Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Me encanta la filosofía del asno de Buridán. ¡Qué personaje!
    Y al hilo de esto me viene a la cabeza que ninguno de nuestros políticos es de Buridán, son asnos, sí, pero no suelen dudar tanto cuando tienen algo que llevarse a los bolsillos. ¡Qué país, Ángel, qué país!

    Besos.

    ResponderEliminar