sábado, 15 de noviembre de 2014

Magnum - Escape From The Shadow Garden (2014): Crítica del disco Review


por Sergio Vargas
(@zarrabeita)



Con más de 40 años a sus espaldas, la banda británica Magnum sigue en plena forma y regalando a sus fans trabajos con buenos momentos musicales como este su último Escape From The Shadow Garden. Un conjunto que lleva tanto tiempo en la carretera, la mayoría de él injustamente jugando en la fase de ascenso a primera división y con unas composiciones hermosas gracias al binomio Catley (vocalista) y Clarkin (guitarra). Por ello, merecen todo mi respeto y como mínimo una reseña .


Fue breve su ascensión a la gloria. Hablamos de principios de los 80 con sus discos más reconocidos On a Storyletters Night y Wing of Heaven donde formaron parte del movimiento NWOBHM, una especie de expansión del heavy metal surgida en el Reino Unido. Esta nueva ola duró muy poco (1975-1981), pero tuvo su importancia porque bajo su influencia nacieron bandas como los Judas Priest y a la vez sirvió de soporte para músicos veteranos que estaban en decadencia, resurgiendo al rebufo de esta nueva tendencia por ejemplo Ozzy Osbourne.

Volviendo a lo último del grupo de Birmingan, encontramos una producción limpia donde no sólo hay elementos de hard rock melódico, además tiene tintes de progresivo; un ejemplo lo tenemos en “Midnight Angel" (gran canción ).



La voz del Sr. Catley (artesanía vocal) se mantiene casi intacta desde su juventud hasta sus 68 primaveras actuales, y digo “casi" porque como todo bicho viviente que ha estado subido sobre escenarios durante tanto tiempo tiende a emitir ese sonido rasgado tan característico en muchos vocalistas que no han parado de girar.

Uno de los peros que se le puede poner a la obra es el abuso de los teclados espaciales tan utilizados en los 80, otorgándole un toque casposo. Esto ocurre en “Unwritten Sacrifice" que la salva la pegadiza guitarra y en la épica apertura con “Live 'Till you Die". Salvaremos también “Falling for The Big Plan" por la cantidad de giros de voces, tambores y guitarras (ojo al solo) y por qué no “Crying In the Rain" donde la batería lo da todo; hasta la baladita de rigor es potable “Don't Fall ".

Y para finalizar, mensajito de la banda en “The Valley Of Tears": hablan de luchar contra la adversidad (saben mucho de ello), no decaer en el camino, ser perseverante.

Cuando algún día desaparezcan, que a estas alturas no tienen que demostrar nada pues ya lo han dicho todo, el vacío que dejara será tan grande como si el meteorito de Armagedón impactara sobre la Tierra. Sonará exagerado para muchos, solo es cuestión de escucharlos con mucho respeto y se darán cuenta de que han facturado otra joya para su corona.

Mención especial para las obras de arte que suelen ser las portadas de sus discos que llevan el prestigioso sello de Rodney Matthews ,famoso portadista ochentero que además de colaborar siempre con ellos lo ha hecho con Thin Lizzy, Scorpions, Asia, etc.

©Sergio Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario