jueves, 13 de noviembre de 2014

Foo Fighters - Sonic Highways: Crítica del disco Review

by Don Críspulo
No podemos negar que David Grholl, Ghrol, Ghrool... bueno, no podemos negar que el que fue batería de Nirvana es un tipo habilidoso. Y no lo digo únicamente por su innegable talento musical, que lo tiene, sino porque ha sabido no sólo resistir el ser un ex de la banda de Cobain (hoy en día creo que nadie se acuerda más de eso), sino porque ha conseguido hacerse un hueco, a nivel de popularidad, con lo más “granao” del Hard Rock clásico (¿has visto Novoselic?). Si hasta parece uno de ellos y no un advenedizo cualquiera. Joder, si hasta le dieron el papel de demonio en Pick Of Destiny (la película-evangelio del Heavy Metal). Y es que el tipo es eso, listo como un demonio. Capaz de acercarse a las hordas de heavys que odiaron Nirvana (hola, king Piltrafilla) sin ni siquiera ser un grupo de metal. Si anduvo al quite con aquel proyecto llamado Probot que no valía ni el plástico donde estaba grabado, pero no dejó de ser un divertimento.


Y no perdió el tiempo, que en 1995 sacaba ya el primer disco, todavía muy en plan “mira cómo el grunge todavía mola” para luego, poco a poco, irse a esa tierra de nadie que le gusta a todo el mundo hasta ser hoy eso, una estrella que parece que ha cerrado el Donnington varios años (pero no, claro). Yo, que nunca he sido seguidor de la banda y hago esta reseña porque me obliga Frailas, no sé cuándo dieron el pelotazo, imagino que fue con In Your Honor aunque siempre gozaron de éxito. El caso es que aquí estamos, delante de Sonic Highways su “nosecuantos” disco, con casi veinte años de carrera y tan famosos como Bon Jovi o Bono (por citar dos petardos) y a mí me gusta. Reconozco que nunca lo hubiera escuchado y, ahora que lo he hecho, he de decir que me ha gustado mucho.




Ocho coplas muy bien construidas de Rock atemporal apto para todos los públicos, que puede salir en la emisora que sintoniza tu madre o en un anuncio de colonia adolescente sin hacerte pasar vergüenza. Rock que no es alternativo a nada, sino todo lo contrario, es puro “Mainstream”. Guitarras, estribillos y buenas melodias. Heavy Metal, Hard Rock y un poco de Beatles y los Queen más comerciales y listo. Claro que ¿Quién no se rinde a cosas como “What Did I Do/ God As My Witness”? que lo hubiera firmado unos ABBA metálicos. Es el Rock de estadio que tanto hemos echado de menos los últimos lustros. “In the Clear” o”Congregation” son asignaturas de primero del curso “Cómo ser comercial y que se le note”, pero nos da igual porque son buenísimas. Iba a decir que tal o cual copla eran un arrebato de rock furioso, pero es que no hay nada de eso, si exceptuamos el final de la primera copla y, mire usted, no me importa y hasta me gusta. Lo que sí hay es épica, estribillos de cantar con el puño mirando a dios, de cantar bajo la lluvia, de volver a casa borracho pensando en los amores que fueron y, eso es lo mejor, que serán. De esos de cantar que yo soy un puto río, un puto río que no, que por ahora no va a dar a la mar, cojones, que quiero gritar una vez más, que quiero volver a sentir, que quiero abrazar, que quiero amar, que quiero ver el verano una vez más....*

*Cortamos aquí la reseña ya que el autor ha sido poseído por la música vitalista de Foo Fighters. Rogamos disculpen las molestias. Ya está en tratamiento escuchando el último disco de Behemoth.

©Don Críspulo

10 comentarios:

  1. Me lo pincho mañana y veremos, a mi sus primeros discos especialmente me gustaban mucho, los dos últimos vaya.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Aquel debut de Foo Fighters fue absolutamente increible, me pirré por ese disco, incluso lo quemé, su segundo también fue bien recibido pero luego les perdí la pista hasta el anterior a este que comentas y me gustó, al menos la cara 'A' me parece increible.

    Como lo pintas muy bien parece tan vitalista, desde luego que le vamos a dar una oportunidad, 'rock de estadio', yeahhhh....but I Like It!!!!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, nadie ha dicho nada del riff de homenaje a Holy Diver en Something From Nothing... ¿acaso soy yo sólo el que lo nota?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en mi caso fue lo primero que me llamó la atención del inicio. Se lo dije al máster Don Críspulo, pero se ve que hizo caso omiso de la cuestión, jaja.

      Eliminar
    2. Le debió fastidiar no haberse dado cuenta él antes jajajajajaja

      Eliminar
    3. No sé, no creo, no quiero creer que esa sea la hipótesis más plausible. Ya veremos a ver si algún día se pasa por aquí y nos lo aclara.

      Eliminar
    4. Obviamente me di cuenta. De lo que no me di cuenta es de que fuera un homenaje y no una simple coincidencia. Es que no veo homenaje por ningún lao por eso no lo comenté.

      Eliminar
  4. Ves cómo se había dado cuenta, pero no lo vio como un homenaje y por eso no lo comentó. Es el mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya... excusas. La verdad es que yo tampoco lo vi como un homenaje, sino como una puta copia -por no decir plagio-, pero conociendo las querencias del señor Grohl, fui benévolo con él e interpreté que no había malicia sino homenaje. Pero vamos, que Don Crispulillo ya se había dado cuenta, OBVIAMENTE jajaja

      Eliminar