domingo, 16 de febrero de 2014

Los ojos más inquietantes del cine, por José Manuel Albelda



por José Manuel Albelda (@jmalbelda)




Ojos. La mirada. A veces, las ausencias dicen más de nosotros mismos que las presencias. Revisitando esta lista de películas que contienen algunos de los ojos más inquietantes del Séptimo Arte, compruebo con desconcierto que no he incluido el plano del ojo que probablemente más ha influido en la Historia del Cine: el globo ocular seccionado en dos por la navaja de Buñuel en Un perro andaluz. Interesante este surrealista lapsus mío, nunca mejor dicho lo de surrealista.


Repaso de nuevo la lista: tampoco está el espeluznante collage de ojos que otro surrelista, Dalí, creara para el Recuerda de Hitchcock en la célebre secuencia onírica protagonizada por Gregory Peck. Dos ausencias como éstas en una lista de diez ojos cinematográficos no son poca cosa, pero así es como se comportan los actos fallidos del inconsciente: de forma caprichosa y comprometedora...

Respecto a las presencias, las películas y los ojos que sí están, a dos doy prioridad respecto al resto: el ojo de los créditos del Vértigo de Hitchcock, que a 56 años de su aparición aún nos sigue observando a todos, y el ojo que Corman dibujara en la venda de Mentalo (Ray Milland) en El hombre con rayos x en los ojos, que tampoco ha dejado nunca de mirarnos.


10 ojos inquietantes del cine en 10 películas fascinantes:


El ojo de los créditos de inicio de “Vértigo”, de Alfred Hitchcock.
El ojo dibujado en la venda del vidente Mentalo en “El hombre con rayos X en los ojos”, de Roger Corman.
El ojo de Sauron de “El Señor de los Anillos”, de Peter Jackson.
El ojo del cíclope de “Simbad y la princesa”, de Nathan Juran.
Los ojos de Peter Lorre en “M, el vampiro de Düsseldorff”, de Fritz Lang.
Los ojos del sonámbulo Cesare de “El Gabinete del Doctor Caligari”, de Robert Wiene.
Los ojos de Mabuse en “El testamento del Doctor Mabuse”.
Los ojos del Doctor Manhattan en “Watchmen”, de Zack Snider.
Los ojos de Anthony Perkins mirando a cámara al final de “Psicosis”, de Alfred Hitchcock.
Los ojos de Bela Lugosi en el “Drácula” de Tod Browning.

©José Manuel Albelda

No hay comentarios:

Publicar un comentario