miércoles, 24 de abril de 2013

Deep Purple - Trayectoria de su discografía (crítica de su trayectoria discográfica) - Primera parte




por Don Críspulo

Alegato: m. DER. Escrito en el que expone el abogado las razones que fundan el derecho de su cliente e impugna las del adversario: alegato de la defensa. P. ext., razonamiento, exposición.

Alegato en defensa de la obra de Deep Purple

No hay mejor operación de marketing para una banda de rock que la muerte. Morirse o, en su defecto, separarse. Sepárese y disfrute de las mieles del éxito, muérase y vea su cuenta de resultados crecer más rápido que las malvas de su tumba. Créame.


Imaginen que Eddie Vedder se hubiese pegado un tiro en 1994 y que el petardo de Kurt Cobain hubiera seguido sacando discos... es un poner. Que Chuck Berry muriese y que Elvis fuese ahora jurado del “Tú si que vales” americano o piensen en la leyenda que sería Clapton si en algún chute de aquellos se hubiera puesto de más. Piensen en The Beatles, muertos, y en The Rolling Stones vivos, piensen en todos esos músicos que al palmarla evitaron los bochornosos 80s. Sí, muérase o desaparezca, es mejor quedarse callado y parecer tonto que grabar esos discos que graba Metallica en las últimas décadas.

Fíjense, queridas alimañas, que este año tenemos disco nuevo de Black Sabbath (esa babilla) y de... oops: Deep Purple. Incluso puede que de hasta Uriah Heep, pero de esos ya no informa nadie. Y seamos sinceros, la expectativa de uno y otro son, ejem, diferentes. El porqué ya lo saben. Déjenme hablarles de Deep Purple.

Cuando yo vine al mundo de esto del Rock And Roll, que al otro llegué mucho antes, Deep Purple no existían. Ni siquera aquel Mark no sé cuantos con Bolin a la guitarra. No existían y la gente hablaba de ellos como si fueran parte de las leyendas artúricas. Deep Purple, Made In Japan, Blackmore (que a nadie le importaba que tuviera otra banda llamada Rainbow en activo)... nombres que se pronunciaban como quien pronuncia el puto evangelio de San Marcos. Luego pasó lo que pasó; que se reunieron, grabaron aquella obra maestra llamada “Perfect Strangers”, luego vino otro disco, luego otro, luego se cabrearon, llamaron a la señorita de Lynn Turner (grabando el muy recomendable “Slaves & Masters” en 1990) hicieron las paces, otro disco, nuevo cabreo y... vaya, a esas alturas ya no le interesaban a nadie. Eran una banda viva, con entradas y salidas de músicos, discos mediocres y giras constantes y eso, amigo, va en contra del principio del “muérase”, Jimmy Page lo sabe muy bien, tanto que parece que lleva treinta años muerto.



Pero volvamos a lo nuestro. Tengo claro que el glamour, el áurea y el carisma del señor Blackmore es inalcanzable para otro mortal (especialmente si está vivo), pero no me negarán ustedes que Steve Morse tocar, lo que se dice tocar la guitarra, toca un rato. Jon Lord, mira tú por donde este si está muerto, es Jon Lord, pero el currículo de Airey no está nada mal (Rainbow, Whitesnake, Black Sabbath, Gary Moore, Ozzy Osbourne, Jethro Tull, Michael Schenker, UFO...) y, vaya, ahí siguen Paice, Glover y Gillan. ¿Puede alguien pensar que Gillan o Glover son menos leyendas que John Paul Jones u Ozzy Osbourne? Ok, lo piensa todo el mundo. Menos yo, claro, pero yo siempre fui un poco gilipollas.




El caso es que Deep Purple, después de la última y parece ser que definitiva espantada, nunca mejor dicho, de Ritchie Blackmore, deciden seguir con su carrera. Supongo que al fin y al cabo saber no deben saber hacer otra cosa. Reclutan al ex Kansas y ex Dizzie Dregs (muy buenos) Steve Morse y forman el Mark N (siendo N el valor que quieran darle ustedes, que yo ya no me acuerdo). En fin, hablo de 1994, que algunos ni pajas se hacía aquel año. Quiero decir que Steve Morse, al que algunos ven todavía como un intruso, lleva casi veinte años en la banda. Es sólo un dato. Claro que aquí la carrera de Deep Purple ya no interesa, la de Zeppelin que ese año hace quince que no graban nada, sí. Benditos seres humanos.

Leer la SEGUNDA PARTE

©Don Críspulo

3 comentarios:

  1. Me he meado de la risa. Espero con ansia el alegato de mañana.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja... Las últimas frases me han recordado a un entrevista a Angus Young bien entrados los 90, en la con gran ironía, se refería a Brian Johnson como "el nuevo" :-)

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo en todo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar