ZEPPELIN ROCK: Mitocracias y musicópatas: ¿Por qué las mierdas que no nos gustan son mejores que las mierdas que sí nos gustan?

sábado, 2 de enero de 2021

Mitocracias y musicópatas: ¿Por qué las mierdas que no nos gustan son mejores que las mierdas que sí nos gustan?

 


por Rockología (@RockologiaTwit)
del blog Rockologia

AVISO: lo que leas a continuación puede herir tu sensibilidad (si tienes aún). Y quede claro que en este artículo hablo solamente de bandas que adoro y de quienes poseo, seguramente, lo mejor de sus discografías en formato físico. 




Mola mucho ponerse una camiseta de AC/DC, “los Maiden” o “los Ramones”. O decir que “con Bon eran mejores que con Brian” o que “los Ramones son la mejor banda de punk de la Historia” o que “Hendrix es el mejor guitarrista”. Y eso que al menos dos de esas tres frases no son verdad. ¿Y por qué digo esto? Porque odio la falsa mitología, más bien mitografía, donde se repite un cuento año tras año durante décadas dejando a un lado, ya en lo más hondo, a grupos y discos que, en ocasiones, son mejores que los dioses a los que se les rinden homenajes multitudinarios o se les regalan películas de presupuesto elevado. Pongamos un ejemplo para sacarle los ojos a cualquiera. ¿Conoce, lector, a Humble Pie? Tienen una discografía tan buena o mejor que “los Rolling”. Claro, que Marriot y sus secuaces aguantaron solo unos pocos años y los muchachos de Richards siguen ahí cinco décadas después, casi seis. Pero, comparando los años en que coincidieron en los escenarios y las tiendas de discos, afirmo que hay el mismo nivel de calidad en Smokin’ o Rock on que en Exile on Main Street o Let it bleed (vaya discazos). ¿Y por qué creo que hoy adoramos a unos y tenemos olvidados a otros? Porque Mick Jagger se comió el mundo, los escenarios, las radios, las televisiones y ninguna otra banda del planeta acumuló una colección de singles como The Rolling Stones. Y porque nos gusta lo fácil y lo popular también. 

Como este ejemplo puedo aportar muchos más. ¿Acaso la discografía de Uriah Heep o Thin Lizzy merecen menos atención que (me atrevo) Deep Purple o Judas Priest? Y eso que la muerte de Lynnot atrajo a los mitógrafos como la miel a los osos yoguis. ¡Qué pasa con Grand Funk o UFO! ¿Cuántas bandas “míticas” aguantan la comparativa disco a disco? ¿De verdad el rock de los ochenta fue peor que el de los setenta? ¿Blackfoot son menos recomendables que Lynnyrd Skynnyrd? Si nos venimos a los años “modernos” pocos grupos con una carrera tan (casi) perfecta como Magnum, Europe o Thunder (ponga usted aquí su grupo olvidado de cabecera). ¿Y quién sale a la calle con una camiseta de Thunder? ¿No están The Police, U2 o Dire Straits un poquito sobrevalorados? Y por terminar de perder la amistad: ¿Mellencamp acumula una discografía menos apetecible que la de Petty? ¿Tanto peor es si miramos la atención que se presta a ambos? No quiero yo pensar que la muerte del artista hace que nos cebemos en idolatrarlos, ¿verdad May-Taylor? De Nirvana y los muertos del rock ya hablamos otro día. 




Esta forma de transmitir el legado musical, que supongo está globalizada, pasa también cuando miramos nuestro despreciado ombligo musical. Aquí queda fatal defender que Ñu fueron mejores que Leño; o que eso llamado “rock radikal vasko” carecía de calidad musical y que, salvo dos o tres gloriosas excepciones, merece el olvido; o que “La Movida” fue un invento donde se metió un montón de basura de la que apenas se salvan unos cuantos melenudos y Radio Futura. Y sí: Ángeles del Infierno fueron mejores que Obús o Barón Rojo. 

Quizá pensará, lector, que estoy creando polémica intencionadamente, y no le falta razón. Quiero más echar vinagre en la llaga purulenta que otra cosa. Sí hay algo de cierto en todo esto: la mitografía en la que vivimos en el rock y el metal los últimos veinte o treinta años ha acabado con cualquier esperanza de regenerar los contenidos musicales y mantener cierta cultura histórica entre nosotros. Solo la muerte de todos y todas las estrellas idolatradas y de sus falsos mitómanos acabará salvándonos del pozo comercial y meritocrático en el que habitan nuestras orejas. 

Eso, y raros como usted y como yo que nos cuestionamos el poder (musical) establecido. Aunque nos pongamos la camiseta de Kiss, Rainbow o Black Sabbath también. 

Larga vida al rock y al metal. Aquí espero sus comentarios escuchando a todo trapo el peor disco posible de Led Zeppelin.

9 comentarios:

  1. Poca sensibilidad vas a herir y pocas llagas vas a abrir si escribes incontestables verdades como puños. Poca polémica vas a generar diciendo cosas que son de cajón jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final el saber ocupa lugar. No puede ser que todos los lectores entendáis esto como "lo que es verdad". Eso significa que la plebe no me lee. Así no voy a ser un influencer en la vida. En peores pastos he jalado. Un abrazo de cajón.

      Eliminar
  2. Pues si todos estamos de acuerdo y no actuamos en consecuencia, no entiendo por qué no va a "correr sangre". ¿O es que somos unos putos cínicos enajenados? jaja.

    ResponderEliminar
  3. Pues oiga, yo no soy periodista ni nada por el estilo, pero estoy de acuerdo (casi) al 100% con lo escrito. Pero luego pasa lo que pasa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que la mayoría de la gente no lee y se compra la camiseta o el disco de moda. Eso va a ser.

      Eliminar
  4. Je, je. Buenas risas me he echado y estoy de acuerdo en muchas de las cosas que has escrito. En lo que a mi respecta recalcar lo poco valorados que están UFO y Grand Funk Raildoad y reivindicar a Marriott como uno de los cantantes con más talento. Espectacular su labor tanto en Small Faces como en Humble Pie.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de haberte sacado unas risas. Todos tenemos bandas que adoramos y no somos capaces de entender cómo el resto del planeta no las admira. ¿Seremos nosotros? En fin. Salud que no falte.

      Eliminar
  5. Te faltó y con el perdón de muchos que son fanáticos de KISS,es el grupo pero más,más,más, sobrevalorado de la historia,cuatro cómicos ,con lo que los éxitos que brindaron fueron lo más comercial y empalagoso del planeta........angeles del infierno totalmente de acuerdo,y de que rolling Stones diré que tiene tres álbumes buenos,ni siquiera obras maestras,y que son más leyenda viva que musical......y por cierto los 70 fueron mucho mejor que los 80

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé ahí. Yo me considero fan fatal de Kiss, ya ves. A cada uno nos gusta nuestra mierda, ja, ja. Gracias por tu comentario.

      Eliminar