martes, 24 de septiembre de 2019

VOLBEAT - Rewind, replay, rebound (2019): Crítica review



Por Esteban Martínez (@EMartineC)




Perdonad que os diga que no hay tu tía con Volbeat, no hay esperanza. Los que continúan esperando un giro hacia un sonido de mayor peso deberán seguir aguardando ya que, en la misma línea de sus anteriores álbumes, los daneses han decidido con su séptimo disco dar continuidad al rock ligero y meloso que vienen desarrollando desde hace varios años. En esa línea en Rewind, replay , rebound vuelven a meter mano a un rock & roll que aspira a ser divertido y contagioso, que por momentos (contados momentos) funciona pero que en el global acaba por entramparse a falta de su evidente falta de ambición.




Hay excepciones por supuesto, que la dinámica partida a cargo de ‘Last day under the sun’ (que bebe claras influencias de los ochenteros Huey Lewis and the News) + ‘Pelvis on fire’ resulta atractiva y logra captar nuestra atención. No durará esta demasiado, sin embargo, ya que rápidamente el mismo disco se encargará de regalar estructuras en extremo sencillas y repetitivas con el medio tiempo ‘Rewind the exit’ y la rocanrolera ‘Die to live’. Ahora, donde definitivamente nos agarraremos los pelos será con ‘When we were kids’, candidata desde ya a la canción más ñoña del año. Desesperante es poco.




La segunda parte del disco volverá a regalar un momento grato en ‘Sorry sack of bones’, otra canción que gracias al buen juego de bombo + guitarras que propone lleva a pensar el que Volbeat, de proponérselo, podrían sacar mejores discos. Sensación que vuelve a dilapidarse con la pasada por ‘Cloud 9’ + ‘Cheapside sloggers’, insustanciales a más no poder. De igual forma toda la recta final (¡que el disco es muy largo además!) está plagada de canciones que rozan el rock adolescente y donde de verdad cuesta seguir ahí, en esos riffs de poco peso y estructuras estrofa/coro que se suceden una tras otra sin dejar absolutamente nada medianamente recordable.

Me sigue ofendiendo la comparación que muchos sitios continúan realizando entre Volbeat y las pasadas de, por ejemplo, Metallica o Megadeth por Load (1995) o Cripting writings (1996). No nos dejemos engañar, que entre aquello y esto existe un mundo de diferencias y, por sobretodo, de ambiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario