jueves, 19 de septiembre de 2019

Mis 5 discos favoritos de Extremoduro comentados: Lo mejor de Robe con Extremoduro


por Alberto Iniesta (@Radiorock70)
del blog Discos




La pentatónica de Extremoduro

Segundo capítulo de la serie pentatónicas donde elijo los cinco discos que más me gustan de bandas legendarias. El primer capítulo lo dediqué a uno de mis grupos favoritos, R.E.M., y este se lo dedico a una de las bandas esenciales para entender la música nacional de las últimas tres décadas: Extremoduro.

El procedimiento es simple, y al que no le guste le mando a escuchar en bucle el último disco de Iggy Pop, así que ustedes mismos: el orden no tiene que ver con que unos sean “mejores” que otros, ni por asomo; sencillamente, es el orden en el que me molaría escucharlos en caso de que nunca hubiese llegado una sola nota de ellos a mis oídos. Dicho eso, empecemos:


Yo, Minoría Absoluta

Aparte de contener mi arranque favorito de cualquiera de los discos de los extremeños, ese A Fuego incendiario (nunca un título tuvo un significado más literal), es un LP repleto de himnos. Cerca del Suelo es una canción enorme, cimentada en un riff que encuentra sin dificultad tanto la escalera hacia el cielo como la autopista al infierno; La Vereda de la Puerta de Atrás es un himno en el más estricto sentido de la palabra, y la cruda lírica de Luce La Oscuridad vuelve a recordar que el rock and roll, aparte de un ejercicio de arrogancia, también es algo sumamente transgresor.


Agila

Para muchos, el mejor disco del grupo. Para mí, no, pero cómo negar su capital importancia dentro de la obra de la banda. Grabado en condiciones precarias como después relataría el bueno de Uoho, que por aquel entonces todavía no era miembro fijo en el grupo, cuenta con cañonazos como Prometeo, donde el Robe ya hacía gala de su poesía callejera; El Día de la Bestia, con un cambio de ritmo que rompería la cadera del mejor de los defensas; Sucede, con auras de himno estrechamente ligado a la inmortalidad; o Buscando una Luna, con uno de mis estribillos favoritos del grupo. Un disco para no dejar indiferente a ningún bicho humano.


La Ley Innata

Esto prácticamente no necesita presentación. Una única canción dividida en seis piezas que, juntas, admiten muy pocos rivales por el trono de la música nacional en lo que llevamos de siglo. No es tarea sencilla encontrar discos cuya escucha sea absolutamente imprescindible del primer al último segundo. Este LP es uno de ellos en términos ligados a lo general, además de constituir mi favorito en particular del grupo por razones de algo eternamente relacionado a la música: el factor emocional. Toda una obra maestra.


Deltoya

No recuerdo dónde leí que el tercer disco de los grupos ayudaba a confirmar si estábamos ante una banda de verdad o una del montón. No es necesario decir dónde se encontraba Extremoduro tras este disco. Canciones enormes como Bulerías de la Sangre Caliente ayudaban a seguir puliendo ese sonido transgresor que buscaba Robe disco a disco, mientras que otras como Estado Policial habrían sufrido más en caso de haber sido compuestas a día de hoy por evidentes y lamentables motivos. Por otra parte, himnos como la canción homónima o Ama, Ama y Ensancha el Alma se han ganado la condición de la inmortalidad por derecho propio, convirtiendo este disco en un clásico.



Material Defectuoso

Solo a Robe se le ocurre un título de este calibre para un disco que, no nos vamos a engañar, no iguala la excelencia de La Ley Innata, pero que ofrece varios momentos que podemos situar entre los mayores logros de la discografía del grupo. Palabras mayores. Hablo de canciones como Tango Suicida, excelsa musicalmente y vestida con una letra para la ocasión. Nunca un riff cimentado sobre un acorde disminuido voló tan alto. Pero la cosa no se queda ahí: Desarraigo va mucho más allá de la aparente tristeza del título, y Calle Esperanza S/N le da unas cuantas vueltas de tuerca a la desidia. En esencia, se trata de un disco de sentimientos encontrados, musicalmente maravilloso y líricamente misterioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario