domingo, 1 de septiembre de 2019

Crítica de EL AMERICANO (Anton Corbijn, 2010): Reseña


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)



El americano (The American) es una cinta de Anton Corbjin –fotógrafo al que conocí como realizador de clips y libretos de Depeche Mode, así como responsable del controvertido cambio de imagen de Metallica en la época de Load-, película que nos cuenta cómo un asesino profesional interpretado por George Clooney ve cómo unos desconocidos intentan acabar con su vida en el transcurso de un descanso en Suecia. Su representante le consigue un escondrijo en Italia, donde el asesino se refugia una temporada a la espera que quien haya ordenado su muerte le olvide.






Y aquí os diré que creo que lo más seguro es que el escenario sea una idea de Clooney –un enamorado de ese país- y su tapadera como fotógrafo un guiño al propio realizador. Pero lo que importa y será determinante para el protagonista es que mientras se esconde del mundo acepta un trabajo consistente en conseguirle a una mujer belga un arma de largo alcance y además –en lugar de permanecer totalmente oculto- cultiva una relación amistosa con el cura del pueblo y una amorosa con una bella prostituta. Todo ello pondrá en peligro la vida del asesino.





El americano se trata de una película bella, de gran gusto estético, donde casi cada plano es una bonita instantánea –algo que no es de extrañar dado el origen de Corbjin-, con una música preciosa y que cuenta con una notable interpretación por parte de Clooney. El guion no es nada del otro mundo, pero la historia es amena, algo que hace de esta obra una película –aun siendo en algunos momentos algo lenta- muy indicada para pasar una tarde de domingo en el sofá, con una cerveza y un bol de patatas fritas. Recomendada pues, amiguitos; me gustó. Eso sí, los que han querido ver en esta cinta algo así como un ejercicio artístico zen y la comparan con El silencio de un hombre les quiero decir que El americano puede que –remotamente- recuerda a aquella obra maestra de Jean-Pierre Melville en algunos aspectos, pero como enamorado de dicha película, os aseguro que Clooney con todo su buen hacer no le llega en carisma a Delon ni a la suela del zapato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario