domingo, 18 de noviembre de 2018

Las mejores películas de 1964 - Lo mejor del cine de ese año

Por un puñado de dólares.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Mucho cine europeo en su lucha creativa con el cine americano, que se mantendrá en estos 60, algo infravalorados por los historiadores al suponer la década de transición desde el clásico, que mantenía su pujanza. Grandes películas, aunque con nombres quizá no tan afamados. Me sorprende haber incluido tantas porque voy notando desde el año pasado que ese flujo de excelencia ha disminuido un tanto, si bien hay un nutrido grupo de obras notables que terminan por engrosar y completar las listas. Algunas cintas olvidadas verdaderamente curiosas e interesantes (aunque es algo que necesariamente se da todos los años, en este 1964 hay algunas chispeantes). El cine japonés de los 60 es excelente, especialmente con el tema de los samuráis. También el ruso sigue entregando títulos destacados.


El más allá.


---------------------------

Las mejores películas de 1964
(lo mejor del cine de tal año)



ANTES DE LA REVOLUCIÓN, de Bernardo Bertolucci

Un jovencísimo Bertolucci en uno de sus primeros títulos, donde ya se aprecian algunas de sus constantes en esta historia de un joven que se acerca al comunismo y… a su tía.


AYER, HOY Y MAÑANA, de Vittorio de Sica. 

Seguimos con cine italiano en esta comedia de De Sica. Un título que consta de tres episodios que protagonizan Sophia Loren y Marcello Mastroianni.


BANDA APARTE, de Jean-Luc Godard. 

Magnífica cinta del Godard de primera época que homenajea al Cine Negro americano menos reconocido. Un gran tributo cinéfilo del director francés.


BECKET, de Peter Glenville. 

Del cine italiano y francés al británico con este drama histórico que tuvo 12 nominaciones al Oscar. En él se retratan las desavenencias entre el rey Enrique II y el canciller y arzobispo de Canterbury Tomás Becket. Soberbias interpretaciones de Peter O’Toole y Richard Burton… y John Gielgud.





BÉSAME, TONTO, de Billy Wilder. 

Joya de Billy Wilder, despreciada por algunos (hay cosas que no entiendo). Una comedia francamente divertida, de magníficos diálogos y enredos, que merece ser más reivindicada al no valorarse como otras del maestro siendo absolutamente genial. Muy recomendada.


CANCIÓN DE CUNA PARA UN CADÁVER, de Robert Aldrich. 

Siguiendo la estela de la magistral “¿Qué fue de Baby Jane?”, Aldrich factura otra obra de arte del terror psicológico (con sus momentos truculentos), que es un absoluto referente del género. Sí, está por debajo de “Baby Jane”, pero es que casi todas lo están. El hecho es que es soberbia. Todo liderado por esa fuerza de la naturaleza que es Bette Davis. Obtuvo 7 nominaciones al Oscar…





CÓDIGO DEL HAMPA, de Don Siegel. 

Siegel adapta el relato de Hemingway que ya fue llevado al cine en 1946 por Robert Siodmak en “Forajidos”. Sin ser tan buena como aquella, es un grandísimo título de Cine Negro sesentero. Muy recomendable.


DIARIO DE UNA CAMARERA, de Luis Buñuel. 

Efectiva sátira de Buñuel con una buena mezcla de tonos y género que permite al director adentrarse en algunas de sus obsesiones, como sus críticas a la burguesía o la hipocresía religiosa.


DIOS Y EL DIABLO EN LA TIERRA DEL SOL, de Glauber Rocha. 

Exitosa y reputada cinta brasileña en clave de Western, que es un más que recomendable título de una filmografía muy poco conocida. Para los cinéfilos más curiosos y exóticos.


EL ATAQUE DURÓ SIETE DÍAS, de Andrew Marton. 

Muy buen título bélico, poderoso y reflexivo, ambientado en las batallas entre americanos y japoneses en la 2ª Guerra Mundial, en Guadalcanal. Una pequeña joya injustamente olvidada.





EL CASO DE LUCY HARBIN, de William Castle. 

Otro de esos títulos surgidos del éxito de “¿Qué fue de Baby Jane?”, en este caso protagonizado por Joan Crawford (fueron muchas las cintas que se sumaron al éxito de la obra maestra de Aldrich). Es entretenida, eficaz, tramposa, ingeniosa más que brillante, artificial, tópica, tosca, poco sutil y previsible… pero satisface si te gusta el género


EL DESIERTO ROJO, de Michelangelo Antonioni. 

De nuevo el vacío existencial en la sociedad moderna retratado por Antonioni en un gran drama donde se adentra en las angustias del personaje encarnado por Monica Vitti.


EL EXTRAÑO VIAJE, de Fernando Fernán Gómez. 

No llega a ser una obra maestra, pero sin duda se queda realmente cerca. Otra de las destacadas en la historia del cine patrio. Una de las mejores películas de Fernando Fernán Gómez si no la mejor. Un gran legado de uno de nuestros mejores artistas. Recomendadísima.





EL GRAN COMBATE, de John Ford. 

John Ford daba sus últimos pasos en el cine, y lo hacía con joyas de este calibre, donde reivindicaba la figura de los nativos e indios americanos criticando a la caballería… Para que luego digan.


EL MÁS ALLÁ, de Masaki Kobayashi. 

Extensa cinta que cuenta cuatro historias del escritor Lafcadio Hearn y que es una de las grandes obras del cine de fantasmas de todos los tiempos. Un referente absoluto. Cita de obligado cumplimiento cinéfilo.


EL MEJOR HOMBRE, de Franklin J. Schaffner. 

Buen drama político que refleja los entresijos para elegir candidato. Reflexiva, bien interpretada y profunda.


EL NUEVO CASO DEL INSPECTOR CLOUSEAU, de Blake Edwards. 

Más comedia con el detective Clouseau encarnado por el inmortal Peter Seller. Hará pasar un buen rato.





EL PRESTAMISTA, de Sidney Lumet. 

Con una magnífica interpretación de Rod Steiger, este drama sobre las secuelas del holocausto merece reconocimiento y rescate del olvido. Una magnífica película, otra de esas joyitas escondidas.


EL TERCER SECRETO, de Charles Crichton. 

Otra de esas gratas sorpresas con las que nos premia este año. Una gran intriga de toque hitchcokiano que hará gozar a los cinéfilos más exigentes y curiosos.


EL TREN, de John Frankenheimer. 

Obra maestra absoluta. Estamos ante una de las mayores obras maestras de uno de los mejores directores de thrillers y cine de acción que ha dado la historia. Lástima que muchos no conozcan la una y les suene vagamente el otro. Las colaboraciones de Frankenheimer con Burt Lancaster son antología del cine. Un Burt Lancaster que aquí está inconmensurable, como casi siempre.





EL ÚLTIMO HOMBRE SOBRE LA TIERRA (SOY LEYENDA), de Sidney Salkow y Ubaldo Ragona. 

Adaptación de la conocidísima novela de Richard Matheson, que también trabajó en el guión. Con Vincent Price de protagonista.


EL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO, de Pier Paolo Pasolini. 

La mirada de Pasolini a la figura de Jesús de Nazareth en clave minimalista y naturalista, desde una gran sencillez, que fue muy bien recibida.


GERTRUD, de C. T. Dreyer. 

El maestro Dreyer entregando un bello drama de gran intensidad y sutileza, donde vuelven a destacar las agudas reflexiones sobre el idealismo, la pureza y el amor. Una excelsa obra maestra.





HAMLET, de Grigori Kozintsev. 

Una gran versión rusa sobre la tragedia shakespeariana.


JAMES BOND CONTRA GOLDFINGER, de Guy Hamilton. 

Tercera de las entregas del gran agente secreto, que vuelve a encarnar Sean Connery. Un gran título de la saga.





LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO, de Anthony Mann. 

Drama histórico que sin estar, ni mucho menos, a la altura de los grandes Westerns del director, así como de otros de sus clásicos, es una cinta correcta y solvente que narra la sucesión al emperador Marco Aurelio.


LA ESPOSA SOLITARIA, de Satyajit Ray. 

Más de Tagore con Ray. Otro acertado drama del excepcional director indio, que se sumerge con su habitual sensibilidad en el universo femenino.


LA LEYENDA DE VANDORF, de Terence Fisher. 

Otra pequeña joyita del terror con Terence Fisher, la Hammer, Christopher Lee y Peter Cushing. Muy recomendable para los fans.


LA MUJER DE LA ARENA, de Hiroshi Teshigahara. 

Metafórica, realista, extraña, personal, esta cinta japonesa es una experiencia muy recomendable para los cinéfilos más curiosos. Un gran trabajo y muy reputado.





LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA, de Roger Corman. 

Corman con Vincent Price, un clásico. Claustrofóbica y desasosegante, es un estupendo título de terror sobre la degeneración y la decadencia humana.


LA MUJER DE PAJA, de Basil Dearden. 

Una intriga más que simpática y con muchos atractivos. Podemos ver al bueno de Sean Connery, que ya hacía de Bond, y a Gina Lollobrigida. Otra de esas joyas escondidas que tiene este año. Muy recomendable.


LA NOCHE DE LA IGUANA, de John Huston. 

¡Menudo trío! Richard Burton, Deborah Kerr y esa bestia de la naturaleza que era Ava Gardner… Otra extraordinaria obra de John Huston, con un magnífico texto de Tennessee Williams, densa, profunda, intensa, con humor y ritmo y en la que no pesa su carácter teatral. Interpretaciones deslumbrantes, especialmente de las féminas, y talento visual para transmitir la sensualidad, lo tórrido, la perturbación del relato… Notabilísima.





LA PIEL SUAVE, de François Truffaut. 

Una cinta exquisita de Truffaut, sencilla, lírica, profunda, pasional… un gran trabajo de uno de los grandes directores franceses.


LA PUERTA DE LA CARNE, de Seijun Suzuki. 

Arriesgada y provocadora cinta que se adentra en el género erótico con decisión para mostrar degradación moral tras la 2ª Guerra Mundial, las consecuencias de la misma. Un título de gran impacto e influencia en su día.


LA TÍA TULA, de Miguel Picazo. 

Gran adaptación del texto de Unamuno que es, por derecho propio, un clásico de nuestro cine. Una película soberbia.





LILITH, de Robert Rossen. 

Un gran drama que retrata los límites y los matices de la locura, a la que presenta desde distintos puntos de vista, ya sea patológica o emocional.


LOS CORCELES DE FUEGO, de Sergei Parajanov. 

Romanticismo exacerbado para este drama ruso de gran virtuosismo técnico.


LOS FELINOS, de René Clément. 

Correcto thriller con una gran y bella pareja protagonista, Alain Delon y Jane Fonda.


LOS PARAGUAS DE CHERBURGO, de Jacques Demy.

Extraordinario Musical, obra maestra del género, lleno de originalidad, colorido y vivacidad. El gran musical de la Nouvelle Vague. Un referente.


MARNIE, LA LADRONA, de Alfred Hitchcock. 

Magistral cinta de Hitchcock, que se vuelve a adentrar en las misteriosas aguas de los traumas psicológicos. Sean Connery aparece por partida triple este año. Gran uso del color rojo (muy Hitchcock), perfecto uso del suspense y gran desarrollo de los personajes.





MARY POPPINS, de Robert Stevenson. 

Clásico infantil. Película revolucionaria que ahora tendrá secuela (no sé para qué). Una obra maestra que ha dejado canciones, palabras y momentos que siguen recordándose hoy día con la misma frescura. Imposible no caer rendido a su encanto y a su mezcla de animación, música e imagen real.





MATRIMONIO A LA ITALIANA, de Vittorio de Sica. 

Sensacional comedia de De Sica, que además fue un gran éxito en su día. Sophia Loren y Marcello Mastroianni están espléndidos. Recomendada.





MAYOR DUNDEE, de Sam Peckinpah. 

Buen Western de Peckinpah, ambientado en la Guerra de Secesión y con Charlton Heston al frente del reparto. Un título muy recordado.


MY FAIR LADY, de George Cukor. 

Obra maestra de Cukor, un musical esplendoroso donde Audrey Hepburn nos enamora a todos. Su química con Rex Harrison es excelente. Una maravilla de contagiosa vitalidad recreando el mito de Pigmalión.


NO ME MANDES FLORES, de Norman Jewison. 

Perfecta comedia clásica y romántica de los indispensables Rock Hudson y Doris Day, pareja que marcó una época. Agradable y divertida.


ONIBABA, de Kaneto Shindô. 

Clásico del cine japonés, mezcla de terror, fantasía y drama en el Japón feudal. Un clásico de culto imprescindible. Una obra excepcional.





OPERACIÓN WHISKY, de Ralph Nelson. 

Simpática comedia con un desaliñado pero elegante Cary Grant al frente. No es de lo más brillante en la filmografía del actor, pero cumple sobradamente.


PEDRO, EL NEGRO, de Milos Forman. 

Uno de los primeros trabajos de Milos Forman, antes de llegar a Estados Unidos. Un estupendo retrato adolescente. Muy interesante para seguir los pasos de este gran director en Checoslovaquia.


PLAN SINIESTRO, de Bryan Forbes. 

Interesante intriga psicológica británica de extraordinarias interpretaciones y competente dirección, sólo aquejada de algunos bajones de ritmo y de que tarda en arrancar. Es el escalofriante retrato de un matrimonio deshecho emocionalmente por un trauma que les perturba y enloquece ofuscándoles incluso moralmente, un deterioro interior que llega a cotas elevadas por su hastío vital en un intento de hacer su vida algo más llevadera.


POR UN PUÑADO DE DÓLARES, de Sergio Leone. 

Buen Western de Leone que da inicio a su afamada Trilogía del Dólar. Si bien está bastante sobrevalorada (remake encubierto de Yojimbo), su impacto fue brutal y cumple con su cometido.


PUNTO LÍMITE, DE Sidney Lumet. 

Magnífica intriga política sobre un posible holocausto nuclear realizada con un minimalismo sorprendente. Una auténtica joya, perfectamente interpretada y dirigida. Más que recomendada.


QUÉ NOCHE LA DE AQUEL DÍA, de Richard Lester. 

La gran película de los Beatles, con su punto de psicodelia y vitalidad Pop, que se fundía a la perfección con lo que bullía en aquella época y la música del mítico grupo.





REY Y PATRIA, de Joseph Losey. 

Prima hermana de “Senderos de Gloria” de Kubrick, con la que tiene muchos puntos en común, es un efectivo alegato antibélico del siempre estimulante Losey.


RÍO CONCHOS, de Gordon Douglas. 

Un estupendo Westerns de Douglas, director que tiene títulos muy destacados en varios géneros. Un trabajo muy interesante y a reivindicar.


SCORPIO RISING, de Kenneth Anger. 

Film de culto de gran impacto e influencia en cineastas que vendrían posteriormente. Un mediometraje experimental y libertario sobre un grupo de moteros nazis homosexuales. Ahí es nada…





SEIS MUJERES PARA EL ASESINO, de Mario Bava. 

Ración de Mario Bava. Y no es cualquier cinta. Para una gran mayoría es la película que comienza ese mítico subgénero que pegaría con fuerza en los 70: el giallo.


SIEMPRE ESTOY SOLA, de Jack Clayton. 

Buen drama de Clyton indagando en la insatisfacción femenina. Gran trabajo de Anne Bancroft.


SIETE DÍAS DE MAYO, de John Frankenheimer. 

Otro soberbio thriller de Frankenheimer, que este año se salió. De nuevo con Lancaster, pero también con Kirk Douglas y Ava Gardner. Un clásico indudable.


SOY CUBA, de Mikhail Kalatozov. 

Impresionante trabajo de Kalatozov, técnicamente deslumbrante, con algunos planos asombrosos, increíbles, de preguntarse cómo se han realizado. Era un director extraordinario el georgiano.





SU JUEGO FAVORITO, de Howard Hawks. 

Magnífica comedia de Hawks, un título divertidísimo que reinventa “La fiera de mi niña” (1938), y hará disfrutar a todo cinéfilo de bien. Un estupendo Rock Hudson. Muy recomendada.


SU PROPIA VÍCTIMA, de Paul Henreid. 

Más tras el influjo de “¿Qué fue de Baby Jane?”, y esta también con Bette Davis. Un entretenido thriller donde la actriz hace un gran doble trabajo.


¿TELÉFONO ROJO? VOLAMOS HACIA MOSCÚ, de Stanley Kubrick. 

Clásico de Kubrick, sátira sobre la amenaza nuclear, los misiles y el conflicto entre Estados Unidos y Rusia. Un gran trabajo de referencia con estupendo reparto, donde destacan Peter Sellers, Sterling Hayden y George C. Scott.





TOPKAPI, de Jules Dassin. 

Robos y Dassin, una combinación perfecta. No es la mejor muestra de este subgénero, ni de su director, pero cumple con creces y entretiene.


TORMENTO, de MIkio Naruse. 

Obra maestra de Naruse, al que he venido reivindicando en estas listas largo tiempo. Uno de sus trabajos más conocidos y prestigiosos. Director de asombrosa sutileza y profundidad.


TRES SAMURÁIS FUERA DE LA LEY, de Hideo Gosha. 

Estupendo título japonés con samuráis en la época feudal. Es menos conocida que otras, pero desde luego de gran calidad.





UNA LUZ EN EL HAMPA, de Samuel Fuller. 

Redenciones en el género negro, la particular visión del siempre personal Fuller. Cinta con grandes detalles y momentos.


UNA MUJER ATRAPADA, de Walter Grauman. 

Claustrofóbica cinta, otra joyita escondida, con Olivia de Havilland pasándolo realmente mal. Entre el cine de suspense y el terror, es un título más que apreciable, a pesar de haber caído en el olvido.


UNA MUJER CASADA, de Jean-Luc Godard. 

Dentro de la Nouvelle Vague, Godard narrando la problemática cotidiana. Buen drama, transgresor para la época, que rezuma frescura y la buscada libertad del movimiento que él mismo lideraba.





UNA TROMPETA LEJANA, de Raoul Walsh. 

Buen Western del maestro Walsh, con un tono nostálgico que añade a su excelsa narrativa.


YO PASEO POR MOSCÚ, de Georgiy Daneliya. 

Bonita cinta sobre la amistad infantil enmarcada en las calles de Moscú, con todas sus peripecias, alegrías, enfados y reconciliaciones…


ZORBA EL GRIEGO, de Mihalis Kakogiannis. 

Estupenda y vitalista película en la que destaca la enérgica interpretación de Anthony Quinn. Una mirada limpia, pura y que apela a las ganas de vivir.




ZULÚ, de Cy Endfield. 

Una de aventuras bélicas, épicas y heroicas, con la guerra entre los zulús y los británicos en 1879 como contexto. Es uno de los primeros papeles reseñables de Michael Caine.


No hay comentarios:

Publicar un comentario