martes, 9 de febrero de 2016

The Cult - Hidden City (2016): Crítica del disco Review


by Don Críspulo



Entonces Rick Rubin les dijo que con eso no iban a ningún sitio. Que había que regrabar todo, empezar de cero. El resultado fue “Electric”.


Hidden City es el décimo album de la banda inglesa en más de 30 años de carrera y empieza como deben empezar estas cosas, con la guitarra de Duffy sonando a cuchillo de cortar jamón. Luego “Dark energy”, que así se llama la primera copla, se va adornando, especialmente en su maravilloso estribillo (Every soul alive burns bright in this life (Baby) Make them crawl to you, make them beg for you It'll come to life, let it come to life) y esos serán los ropajes que vestirá el disco.


The Cult es de aquellos grupos en los que cada obra tiene vida propia, no importa el éxito o fracaso de cada uno de ellos, el siguiente será diferente. De todas maneras “No Love Lost”, el segundo tema, empieza con esos arpegios clásicos de Duffy, que nos llevan, aunque solo sea un momento, a Sonic Temple. Quizás en unas primeras escuchas podríamos pensar que este disco es menos arriesgado, desde luego es mucho menos que el de la cabra o el martillo pilón aquel de “Beyond good And evil” (ambos buenísimos), pero cuando el disco va pasando más veces entre tus orejas se muestra diferente, dando paso a canciones como "Birds Of Paradise", envuelta en humo (esta chorrada ha molao, ¿eh?) con un Astbury espectacular. Claro que en seguida nos ponen en la mesa "G O A T", que es Electric revivido y renacido, más poderoso y certero. Dan ganas de comprarse una moto, un camión o algo así, ROCK del de antes que se recomienda oír con el volumen al once. En el universo paralelo de la nostalgia sería la copla que abriría la cara B, aquí diremos segunda parte. Segunda parte donde las cosas no decaen, al contrario. "Avalanche of Light" es eso mismo, una avalancha, de luz y de todo, pandereta incluida y "Lilies" es un medio tiempo lustroso, con acústica incluida. El final del disco es el perfecto resumen, dos coplas, diferentes y perfectas para acabar una obra como Hidden City. "Heathens" es otra bomba rock vacilón mientras que "Sound and Fury" (hola, Faulkner) es una balada triste, parada, con Astbury languideciendo encima de un piano. No es un “grande finale” al estilo circo, pero es una copla perfecta, melancólica que contrasta perfectamente con el resto del disco.

No voy a mentirles, de The Cult, como del cerdo me gustan hasta los andares. Me gusta cada nota que han grabado y pienso que Billy Duffy es un guitarrista único, pero creo que estoy siendo objetivo (he dicho creo) si les digo que Hidden City es un disco de Rock imponente, de los que se editarán pocos este año. Es un clásico, un disco con personalidad propia de una de las últimas bandas clásicas que nos quedan.

Don Críspulo

8 comentarios:

  1. Siempre fueron muy indies para los mas rockeros y demasiados rockeros para los indies.

    ResponderEliminar
  2. A mi me está encantando...the Cult son incapaces de grabar un mal disco ni aunque se lo propongan. Quizás esté un peldaño por debajo de sus grandes anteriores discos, pero es que el nivel estaba muy alto!! Cuanto más lo escucho más me gusta...y esa Birds In Paradise es una maravilla!!

    ResponderEliminar
  3. Poco a poco el disco va llenando y dando vida a nuestro paladar. No entro en más apreciaciones porque ya su anterior trabajo me pareció soberbio y est, como bien dice, tiene vida propia y personalidad. Personalidad que puede tardar más o menos en salir a la luz, pero que está ahí, esperando a que la descubramos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente crítica, me alegra encontrar impresiones hermanas a las mías, este disco es un discarral, para mi un peldaño por arriba de Choice Of Weapon, muy bien visto lo de la personalidad del disco, gana mucho con las escuchas, Birds Of Paradise es mi preferida del lote, la de ahora, puede que mañana sea otra. Saludos

    ResponderEliminar
  5. The Cult es un grupo sencillamente necesario.

    ResponderEliminar
  6. Un disco realmente fantastico, de una banda incombustible y legendaria que agranda aun más su leyenda y la historia del rock y que empequeñece hasta limites liliputienses a esas pseudo-bandas que pululan por la música actual.

    ResponderEliminar
  7. El mejor disco de la banda. Discazo.

    ResponderEliminar